Economía

¿Está el BCE a punto de cometer un error? Los fantasmas de 2011 vuelven a sobrevolar el cielo de la Eurozona

  • JP Morgan: "Una retirada de estímulos más rápida abre la puerta a subir tipos en septiembre"
  • El mercado descuenta hasta cinco subidas de tipos del BCE en este 2022
  • Unicredit: "El BCE parece cegado por la inflación y se acerca a cometer un error"
Christine Lagarde, presidenta del BCE. Foto: Reuters

El Banco Central Europeo (BCE) anunció un cambio de rumbo en su reunión de diciembre que ni la guerra de Ucrania ha logrado modificar. Christine Lagarde, presidenta del instituto monetario, recalcó en varias ocasiones el jueves pasado que el BCE seguirá adelante con su hoja de ruta (o incluso la endurece) pese a la incertidumbre económica que genera la guerra.

Tras años de un control acérrimo de las palomas (defensores de los bajos tipos de interés y de los estímulos extraordinarios), la resurrección de la inflación parece haber devuelto el timón del BCE a los halcones (prefieren una política monetaria más estricta y son menos tolerante a los desvíos al alza de la inflación). Ahora, tras este cambio de mando, los mercados descuentan hasta cinco subidas de tipos en la zona euro este año. ¿Está el BCE a punto de cometer un nuevo error?

Número de subidas de tipos en la zona euro que descuenta el mercado. Bloomberg
Número de subidas de tipos en la zona euro que descuenta el mercado. Bloomberg

En la reunión de diciembre el BCE cambió el tono y anunció las fechas para poner fin a las compras netas de bonos. En febrero, en una nueva reunión de política monetaria, el Consejo de Gobierno confirmó lo anunciado en diciembre y abrió incluso la puerta a una subida de tipos en 2022, pero entonces la guerra entre Rusia y Ucrania era solo un escenario posible, pero no probable. No obstante, la gran sorpresa llegó la semana pasada.

Pese al fuerte impacto de la guerra en los mercados y, previsiblemente, en los principales indicadores económicos, el BCE siguió endureciendo su mensaje, adelantando el fin de las compras netas de bonos y abriendo la puerta a iniciar las subidas de tipos en unos pocos meses. El mercado ya descuenta hasta cinco subidas en la Eurozona para este 2022, lo que dejaría el precio del dinero (tasa sobre la facilidad de depósito) en el 0% a finales de este año.

Más hawkish de lo esperado

Los analistas de JP Morgan reconocen en una nota para clientes que el BCE está siendo sorprendentemente hawkish (el estilo de los halcones) anunciando el fin del programa de estímulos para finales del segundo trimestre. Si no hay sorpresas, junio será el último mes en el que el BCE siga ampliando su balance (compras netas de bonos). Después de junio, si se cumple lo anterior, la subida de tipos podría llegar en cualquier momento, aunque el BCE recalcó en su comunicado que la primera subida del precio del dinero llegaría "tiempo después" del fin de las compras netas. Pero, ¿qué quiere decir tiempo después? Nadie lo sabe con certeza.

"Los halcones del Consejo de Gobierno mantienen el control y la normalización de la política del BCE continuará. A pesar de la escalada de incertidumbre provocada por el conflicto en Ucrania, el banco central ha confirmado su giro agresivo y anunció un plan para acelerar la reducción de las compras netas de activos... esto le da al BCE la opción de finalizar el QE relativamente rápido y después esperar el tiempo que sea necesario antes de activar la palanca de los tipos", comentan en Unicredit en una nota.

Analizando los datos fríamente, los halcones parecen tener razón. La inflación en la zona euro está en máximos de toda su historia (5,8% en febrero) y todavía no ha tocado techo. El objetivo del banco central es mantener los precios con una tasa de variación anual del 2% en el medio plazo, por lo que ahora mismo estaría casi triplicando ese objetivo. Esta evidencia ha puesto en bandeja el control del BCE a los halcones, liderados por los banqueros centrales de Países Bajos, Alemania y Austria. Sin embargo, pese a todo lo anterior hay quien cree que el BCE podría estar a punto de cometer un nuevo error como el que prendió la mecha en 2011 de la crisis de deuda europea.

¿Qué mueve la inflación?

Los que advierten de este peligro sostienen que la inflación está impulsada principalmente por la energía y que aún no se ha trasladado a los salarios, por lo que su autonomía para retroalimentarse es todavía limitada. A ello hay que añadir que la economía se está desacelerando y la incertidumbre se encuentra en niveles muy altas. Una subida de tipos en medio de la desaceleración de la actividad y de las turbulencias en los mercados puede ser un palo que en la rueda que nos conduce a la recuperación económica, además de incrementar los intereses (y la prima de riesgo) de la deuda de los países más vulnerables (España, Italia o Portugal).

"Desde la perspectiva del fin de las compras, una reducción más rápida abre la puerta a una subida de tipos de interés ya en septiembre (e incluso en julio)", aseguran desde JP Morgan. Ahora mismo, los mercados descuentan una subida en julio, otra en septiembre, otra en octubre y una última en diciembre. El mercado está descontando que incluso uno de estos movimientos podría ser de más de 10 puntos básicos para llevar a los tipos de interés al 0% a finales de este año.

Erik F. Nielsen, economista jefe de Unicredit habla claro y alerta de un error histórico por parte del BCE si finalmente se termina llevando a cabo la primera subida de tipos más pronto que tarde. "El BCE parece cegado por la inflación actual y un profundo deseo de poner fin al QE (por razones que nunca se explican adecuadamente), mientras niega las principales interrupciones que ahora se están produciendo en la economía".

Este experto cree que el camino que se abrió el pasado jueves "corre el riesgo de ser una repetición de lo ocurrido en 2011"... "El punto es, simplemente, este: la inflación ahora está impulsada abrumadoramente por los precios de algunos insumos (problemas de oferta), no por una demanda excesiva. El BCE no puede hacer nada con respecto a los precios de los inputs, pero si retira los estímulos reducirá la demanda, que ya está bajo la presión de unos precios más altos", asegura este experto.

Las expectativas de inflación a 10 años suben con fuerza en la zona euro
Las expectativas de inflación a 10 años suben con fuerza en la zona euro

Lo cierto es que las expectativas de inflación en la zona euro siguen al alza, lo que deja entrever que los agentes esperan que los salarios comiencen a subir ante el auge de la inflación y este fenómeno se retroalimente a sí mismo. Sin embargo, Nielsen cree que "el crecimiento de los salarios no es un problema en Europa, y ahora que los beneficios de las empresas se están viendo reducidos por los precios más altos de los insumos, dudo seriamente que se conviertan en un problema en los próximos trimestres".

"Si tengo algo de razón en esto, el BCE acaba de anunciar una política que se convertirá en un error. Entonces, más adelante tendrán que revertir la hoja de ruta (con algún coste para la credibilidad del BCE), o caer en un crecimiento e inflación considerablemente más bajos (sujeto a shocks de oferta) en 2023-24 de lo deseable, con una mayor mella en la credibilidad", sentencia el experto del banco italiano.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud