Economía

El 'otoño negro' desinfla la recuperación y deja a España como el país que menos rebotará este año

  • El avance del PIB desacelera hasta el 5% en los últimos meses
  • La inflación alcanza el 5,5% y amenaza con 'comerse' el rebote
  • España firma la mayor caída en 2020 y recobrará solo la mitad del desplome
Foto: Archivo.

El mal desempeño económico del último trimestre del año ha cristalizado en un otoño negro que desinfla con fuerza la recuperación económica y amenaza incluso la senda de rebote. Según el consenso de analistas, el repunte del PIB desacelerará este año hasta el 5%, lejos del nivel de 6,5% que aún estima el Gobierno. Además, esta pérdida de tracción del crecimiento al 5% para 2021 cuenta con otra amenaza. La elevada inflación, que se sitúa ahora en el entorno del 5,5%, amenaza con comerse gran parte del rebote.

Según los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía española sufrió el año pasado la mayor caída del mundo por la crisis del coronavirus, hasta el 10,8% de su Producto Interior Bruto. Este año, a pesar de que España estará en términos absolutos en la media de crecimiento -el FMI estima un alza del 5,2% para las economías avanzadas-, el país apenas recuperará la mitad de lo perdido en 2020. Esta coyuntura la sitúa como la economía que menos rebotará este año.

La desaceleración en la recuperación afloró tras el fuerte crecimiento registrado hasta el verano. Sin embargo, en los últimos dos trimestres se ha visto seriamente ralentizada. El Instituto Nacional de Estadística (INE) fue el primero en dar la voz de alarma. El servicio de estadística nacional recortó en septiembre a menos de la mitad del rebote del PIB del segundo trimestre. Creció solo un 1,1%.

A partir de ahí, la cascada de revisiones a la baja del PIB se han sucedido sin cesar. BBVA Research, Funcas, el Consejo General de Economistas y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) han recortado drásticamente sus previsiones hasta situarlas entre el 5% y el 5,5%.

Los analistas ya sitúan al PIB un 15% por debajo de la previsión del Gobierno

Hasta el Banco de España (BdE) ha tenido que adelantar ya "una significativa revisión a la baja del crecimiento". El supervisor se vio obligado a intervenir pese a que el Banco de España, en coordinación con el resto del Eurosistema, no publicará nuevas proyecciones macroeconómicas hasta el próximo mes de diciembre.

El gobernador BdE, Pablo Hernández de Cos, desmontó las previsiones de crecimiento del Gobierno y aseguró que en la próxima revisión del supervisor, el próximo mes de diciembre, el BdE firmará este recorte en sus previsiones de crecimiento. Hernández de Cos justifica esta decisión porque, según alerta, "se han producido algunos cambios en el entorno económico global, que se venían fraguando en meses pasados y que en las últimas semanas han cobrado una mayor relevancia". En este sentido, el Gobernador cita "las alteraciones en las cadenas globales de suministros y al encarecimiento de los costes de algunos bienes intermedios utilizados en los procesos productivos y, en particular, de la energía (que, además, constituye un componente muy importante de la cesta de consumo de los hogares)". El Banco de España considera que "en conjunto, estas novedades tienden a apuntar a un empeoramiento del contexto económico global".

Desabastecimiento global

Precisamente, el asunto de las materias primas, la subida de la luz y los fallos en las cadenas de suministro globales son los asuntos que más preocupan a los analistas. La tasa de inflación de la zona euro alcanzó el pasado mes de septiembre el 3,4%, frente al 3% registrado en agosto, lo que supone el mayor incremento interanual de los precios en la región desde septiembre de 2008. Un año antes, la tasa fue -0,3%. Por su parte, la inflación anual de la Unión Europea fue del 3,6% en septiembre de 2021, frente al 3,2% de agosto. El año anterior, la tasa fue del 0,3%. Así lo refleja el último informe de Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea.

En España, la inflación ha dado un paso más hasta situarse en el 5,5% anual en octubre, máximos desde septiembre de 1992, según ha publicado el Instituto Nacional de Estadística. Los precios siguen avanzando ante el encarecimiento de las materias primas, que está provocando un auge de la tarifa energética que pagan los hogares y las empresas, pero también del transporte usado para llevar todos los bienes a sus destinos finales.

A su vez, las interrupciones en las cadenas de suministro globales están generando cierta escasez de algunos inputs que presionan al alza los precios nacionales a través de la importación. Esto ha generado cierta alerta en el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha reducido las previsiones de crecimiento a nivel mundial como consecuencia de estos hechos que están poniendo piedras en el camino de la recuperación global. Desde Deutsche Bank creen que los problemas en la cadena de suministro seguirán siendo inflacionarios hasta la primera parte de 2022 como mínimo. Es el principal desafío mundial ahora.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud