Economía

El misterio de los millones de trabajadores desaparecidos en EEUU tras la crisis del covid

  • La tasa de participación laboral parece haberse estabilizado en niveles muy bajos
  • El mal dato de empleo de septiembre ha sido un 'jarro de agua fría' para la economía
  • Se esperaba que millones de americanos se reincorporasen a la fuerza laboral
Un ensamblador de Stellantis se prepara para poner los asientos en un Jeep Grand Cherokee. Reuters

Las empresas en EEUU no encuentran trabajadores pese a que los niveles de ocupación (millones de personas empleadas) están muy por debajo de los registrados antes de la crisis. Esto quiere decir que hay varios millones de trabajadores que han 'desaparecido' del mercado laboral, una tendencia que los economistas intentan explicar sin demasiado éxito. Ni la propia Reserva Federal sabe con certeza si estas personas han salido de la fuerza laboral de forma definitiva o si volverán al mercado en el futuro, lo que dificulta sobremanera la toma de decisiones del banco central de EEUU, cuyo mandato incluye el pleno empleo como objetivo.

Algunos indicadores del mercado laboral son consecuentes con una economía que se encuentra cerca del pleno empleo (un 4,8% de paro) y que incluso corre el riesgo de recalentarse. Los salarios están creciendo a un ritmo mucho más elevado que la tendencia previa a la pandemia, las ofertas de empleo sin cubrir están cerca de máximos históricos, mientras que la tasa de renuncias (personas que dejan su trabajo) es increíblemente alta.

Por ejemplo, en agosto más de 4,2 millones de americanos dejaron su empleo de forma voluntaria para marcharse a otro mejor o por diferentes motivos, lo que evidencia que la confianza de los trabajadores es muy alta. Todo hace indicar que el mercado laboral está muy ajustado y, por tanto, no debería haber apenas recursos ociosos.

El misterio de la participación laboral

Sin embargo, todo lo anterior choca con un indicador clave que, en principio, refleja todo lo contrario:  la participación laboral (personas que están trabajando o buscan empleo de forma activa respecto a la población total) aún está muy lejos de recuperarse. La tasa de participación se encuentra más de dos puntos por debajo (61,6%) respecto a febrero de 2020. En personas esto se traduce en que la economía se encuentra 6,9 millones de puestos de trabajo por debajo de la tendencia previa la pandemia, casi siete millones de trabajadores 'desaparecidos'.

La participación laboral sigue muy por debajo de la tendencia precovid

Esto ha sido un 'jarro de agua fría' para la economía, puesto que el crecimiento potencial de una economía depende la calidad y la cantidad de sus factores de producción. En este caso parece que el factor trabajo no va a alcanzar, por ahora, los niveles previos al covid, algo que por otro lado no es tan extraño, puesto que como señalan desde la Oficina de Empleo de EEUU, en las últimas recesiones (2001 y 2008) el nivel de participación laboral nunca llegó a recuperarse.

Sin embargo, esta vez el descenso de la participación laboral parece demasiado agudo. Analistas, economistas e instituciones financieras esperaban que con la reapertura de los colegios, el fin de las extensiones de la prestación por desempleo (y otros beneficios) y la mejora de la situación sanitaria mejorase la participación de la fuerza laboral en septiembre. Pero la evidencia (el dato de empleo de septiembre) sugiere que estos trabajadores no están llegando, por lo que la escasez de mano de obra podría agravarse.

La tasa de participación laboral sufre en cada crisis y no se recupera del todo

JP Morgan desglosa en su informe semanal lo ocurrido en septiembre en el mercado laboral de EEUU: la tasa de participación laboral se redujo del 61,7% de agosto al 61,6% en septiembre, mientras que la tasa de participación en la edad principal (25-54 años) se redujo del 81,8% al 81,6%. Por otro lado, la cantidad de personas que no buscan trabajo debido al covid aumentó en 107.000 entre agosto y septiembre (hasta los 1,6 millones), el primer aumento mensual que se registra desde enero.

De modo que una parte del misterio se podría resolver rápidamente cuando ese millón y medio de personas que no busca trabajo por el miedo al covid se reincorpore al mercado laboral a medida que la situación vaya mejorando. Sin embargo, aún quedan varios millones de personas que siguen 'desaparecidas' laboralmente hablando.

Una opción es que las prestaciones por desempleo ampliadas y los cheques que se han entregado directamente a las familias durante la crisis hayan generado una bolsa de ahorro que ahora les permite ser pacientes y esperar un trabajo que se ajuste a sus preferencias en lugar de aceptar el primer empleo que sale. También se ha observado que muchos trabajadores han decidido reciclarse y dar un nuevo enfoque a su carrera laboral. Para ello necesitan un periodo de transición en el que no aparecerán en las estadísticas como población activa, según explican en The Wall Street Journal.

Por otro lado, una porción relevante de trabajadores se han prejubilado 'aprovechando' la irrupción de la pandemia y su impacto en el mercado laboral. El número de jubilados se disparó en unos 3,6 millones durante la pandemia, según un informe de la Reserva Federal de Kansas, cuando el ritmo habitual debería haber sido de alrededor de 1,5 millones. No obstante, no se descarta que estos jubilados vuelvan al mercado laboral, puesto que los salarios son más atractivos que las pensiones. "Es posible que un mayor número de jubilados se reincorpore a la fuerza laboral a medida que los riesgos para la salud se desvanece", aunque los economistas de la Fed de Kansas reconocían que este proceso podría ser muy lento.

¿Habrá recuperación total?

¿Y qué pasa con el resto de trabajadores 'desaparecidos'? Pues los expertos creen que terminarán volviendo en gran parte el mercado laboral. Jason Furman, investigado del PIIE, y Wilson Powell, profesor en la Harvard Kennedy School, señalan en un análisis publicado por el propio PIIE que el fin de las prestaciones federales por desempleo suponen un cambio importante, al menos de cara a los próximos meses.

Aunque aún no se puede apreciar su impacto en el mercado laboral, "el fin de estas prestaciones y beneficios puede resultar en un crecimiento adicional del empleo en los próximos meses". No obstante, también pueden afectar para mal al consumo.

El paso del tiempo y la mejora de la situación sanitaria debería ayudar a la recuperación de buena parte de esos millones de empleos 'desaparecidos', aseguran los expertos en el análisis del Peterson Institute for International Economics, "pero sigue siendo incierto si se recuperarán los 7 millones de puestos de trabajo perdidos o solo un subconjunto de ellos y cuánto tiempo llevará este proceso".

Estos expertos creen que la recuperación del empleo continuará a buen ritmo, pero "los últimos millones de puestos de trabajo serán difíciles de recuperar". Dentro de los núcleos familiares que cuentan con varios miembros, probablemente, habrá alguno de ellos que pueda permitirse no volver a trabajar y dedicarse en profundidad a otras cuestiones que han ganando importancia durante la pandemia, como son las labores del hogar, el cuidado de familiares...

"La esperanza y el mejor escenario sería uno en el que se recuperen todos los puestos de trabajo, que la productividad aumente para respaldar los aumentos salariales y que los altos niveles de demanda puedan poner a la economía en una senda mejor de lo que se esperaba antes de la pandemia. Pero el tiempo dirá", sentencian Jason Furman y Wilson Powell.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

En Canadá ha pasado lo mismo y dicen que mucha gente que llegaba al país supuestamente como "turistas", lo que realmente hacían era trabajar.

Puntuación 10
#1
Enrique
A Favor
En Contra

Que suban las condiciones laborales, no sólo los sueldos, y los encontraran....

Puntuación 4
#2