Economía

Biden impulsará la sanidad y la educación en su presupuesto de 1,52 billones de dólares

  • El presidente estadounidense presenta el presupuesto para el año fiscal 2022
Joe Biden. Reuters.
Nueva York

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso este viernes importantes aumentos de la financiación pública para combatir la desigualdad, el cambio climático y mejorar el acceso de los estadounidenses a los servicios de salud como parte de su presupuesto fiscal para 2022.

La factura, que asciende hasta los 1,52 billones de dólares, se suma al paquete de estímulo por valor de 1,9 billones de dólares recientemente aprobado y a la ambiciosa propuesta de inversión en infraestructura y empleo de 2,25 billones de dólares.

Tercer proyecto de ayuda

De esta forma, el primer presupuesto propuesto por el demócrata se postula como su tercer esfuerzo por utilizar la influencia del gobierno federal para incrementar la ayuda a los estadounidenses de bajos ingresos y de clase media. De hecho, el presidente todavía tiene pendiente presentar otro paquete de gasto social a punto de cumplir sus 100 primeros días en la Casa Blanca.

En el presupuesto esbozado por su Administración, Biden aboga por un aumento del 15,9% en el gasto doméstico ordinario no relacionado con la defensa para el año fiscal que comenzará en octubre, con un incremento de más del 40% en el gasto en educación y un aumento del 23% en sanidad. La petición presupuestaria del demócrata supone un aumento del 8,4% respecto al año actual, o 118.000 millones de dólares, si se excluyen los gastos de emergencia para la pandemia.

La propuesta también incluye 14.000 millones de dólares adicionales para hacer frente al cambio climático, 20.000 millones de dólares más para las escuelas con altos índices de pobreza y 6.500 millones de dólares para poner en marcha una nueva agencia de investigación que desarrolle nuevos tratamientos y curas de enfermedades.

Por otro lado, el proyecto destina 753.000 millones de dólares para los programas de defensa durante 2022, lo que representa un aumento de sólo el 1,7%, muy por debajo del aumento del 4% al 5% defendido por republicanos y una ruptura con la tradición reciente de mantener los aumentos tanto en defensa y como los no destinados a estos menesteres en la misma escala.

Tras esta propuesta inicial, está previsto que a finales de primavera, la Administración Biden desvele una propuesta presupuestaria completa que incluirá más detalles sobre las prioridades del presidente, incluidas las propuestas de gasto e impuestos obligatorios, así como el impacto en el déficit, la deuda y la economía durante la próxima década.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Hay que ver, que fácil es DESPILFARRAR, cuando el DINERO QUE SE GASTA, ES DE OTROS!!!

Es que está "tirao".

Puntuación 5
#1
Robespierre
A Favor
En Contra

Sospecho que Biden es el Zapatero estadounidense si sigue gestionando como hasta ahora van a echar de menos al gorila de Trump.

Puntuación 1
#2