Economía

Las jubilaciones anticipadas sufrirán fuertes recortes con la nueva reforma

  • Actualmente, el Sistema deja de ingresar 8.200 millones
  • Los retiros prematuros del mercado de trabajo se han incrementado un 66%
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. efe
Madrid

El Gobierno planea el endurecimiento de las jubilaciones anticipadas como vía para sostener las cuentas de la Seguridad Social y mantener una continuidad del empleo en las edades más cercanas al retiro en el marco de la nueva reforma de pensiones en la que ya trabaja el Pacto de Toledo. La vía sería el incremento de los coeficientes reductores aplicados a las pensiones anticipadas, por un lado, e incentivar fiscalmente la permanencia del trabajador en su puesto, por el otro. El resutado, según los expertos consultados por elEconomista, es que por cada año que se le gane a la edad real de retiro de los trabajadores (64 años) se reducirá un 25% el déficit de la Seguridad Social, es decir, se recaudarían 4.500 millones más, que rebajarían el déficit anual de 18.000 millones de euros que registra el Sistema. Dicho de otra forma, el Gobierno está dejando de recaudar actualmente 8.200 millones por no cumplirse con la edad legal.

A día de hoy, de media, los españoles abandonan el mercado de trabajo a los 64,4 años. Esto es, según la legislación actual, algo más de un año y cuatro meses con anterioridad a lo debido. Es decir, gran parte de los ocupados que abandonan el mercado laboral lo hacen prematuramente: se prejubilan (un 66% más en los últimos cinco años). Para 2020 la reforma del Sistema introducida en el 2011 -que recoge un periodo transitorio- sitúa la edad legal en los 65 años y 10 meses.

Reducir este gap, según los expertos puede significar el saneamiento del Sistema público de pensiones. En los últimos años, según explica el profesor del Instituto para la Formación del Trabajo Autónomo, Sebastián Reyna, recuerda que en los últimos cinco años se han incrementado el número de jubilaciones anticipadas "y en total son ya el 16% del total de las jubilaciones reconocidas en el último año" por la Seguridad Social.

Lo pernicioso de la tendencia está en que son los propios beneficiarios del Sistema los que complican su salud financiera con estas anticipaciones que implican dejar de cotizar, muchas veces siendo bases reguladoras elevadas. Por ello, este es uno de los grandes caballos de batalla del ministro José Luis Escrivá, que al comienzo de la Legislatura marcó como reto la eliminación del déficit de la Seguridad Social en los próximos cuatro años. Un objetivo que, si bien ya era complejo pero asumible con un déficit del 1,3% del PIB, tras el esfuerzo de este año para afrontar la pandemia se irá hasta el 5% y podría dar al traste con esta meta.

Coeficiente reductor

La inclusión de coeficientes reductores en los casos de jubilación anticipada pretende compensar el hecho de que aquellos que se jubilan anticipadamente van a percibir (supuestamente, dado que es imposible determinar cuánto va a sobrevivir un individuo) pensión durante un mayor número de años, por lo que la cuantía mensual deberá ajustarse a la baja para hacer equivalente el monto global. Actualmente, la legislación para quienes se jubilan antes de tiempo es la siguiente.

La magnitud de estos coeficientes dependerá por un lado del tipo de jubilación anticipada (la jubilación anticipada por cese voluntario está más penalizada que la jubilación anticipada por cese involuntario) y de la carrera de cotización que acredite el trabajador en el momento de acceder a la jubilación.

Si la jubilación anticipada se da por un cese involuntario por causas objetivas de reestructuración empresarial, acreditar al menos 33 años de cotizaciones y encontrarse inscrito como demandante de empleo desde al menos 6 meses antes de la fecha efectiva de acceso a la jubilación. Si procede de un retiro voluntario se exige encontrarse en situación de alta o asimilada al alta en la Seguridad Social, acreditar al menos 35 años de cotizaciones y que el importe resultante de la pensión no sea inferior a la pensión mínima que por ley le correspondería al trabajador al cumplimiento de la edad ordinaria.

Reyna explica que el endurecimiento de las jubilaciones anticipadas puede llegar por esta vía, ya que es la más efectiva, además de incentivar fiscalmente la permanencia del empleado más allá de la edad legal de jubilación. Por un lado, se estudiaría un incremento de estos coeficientes reductores, pero además se abordaría de forma gradual en función de la base imponible del prejubilado de modo que las más elevadas estuvieran sujetas a una mayor penalización. Asociaciones como Transforma España, llevan años reclamando un plan para el mantenimiento del talento senior en las compañías, en la que parecen necesarios incentivos por ambas partes, también para el empresario. Una reducción para la carga empresarial en aquellos empleados de más de 52 años y la mejora de la cotización para la pensión de los trabajadores que rebasen en activo la edad legal de retiro son medidas que se podrían estudiar en este ámbito.

comentariosicon-menu51WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 51

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Dr. Morgan
A Favor
En Contra

Esto supondrá más paro juvenil.

Puntuación 1
#50
Usuario validado en elEconomista.es
Merche
A Favor
En Contra

Llevo trabajando desde los 18 años y tengo 60, es decir llevo pagando a la seguridad social 42 años. Me quedaría todavía 5 años más para jubilarme, es decir habría cotizado un total de 47 años. ¿Que quieren cambiar? ¿Porqué no me puedo jubilar con un tope de años cotizados sin esperar a los 65? Creo que tendrían que revisar carreras largas de cotización y dejar que trabajen los que no tienen años cotizados y se jubilan con muchos menos.

Puntuación 2
#51
No ha sido posible realizar el purgado