Cataluña

La crisis de ERC y JxCat pone en peligro los Presupuestos catalanes para 2020

  • Por la amenaza de Torra de acabar prematuramente la legislatura
  • Este lunes ya no se pudieron aprobar los Presupuestos del Parlament
El presidente catalán, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès. Luis Moreno

La amenaza del presidente de la Generalitat, Quim Torra, de poner fin prematuramente a la legislatura catalana si el Parlament no le restituye el acta de diputado tiene una importante derivada económica, que es el peligro de no poder aprobar los Presupuestos autonómicos para 2020 y tener que prorrogarlos de nuevo, algo especialmente grave teniendo en cuenta que las Cuentas vigentes actualmente son todavía las de 2017.

El proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2020, fruto del acuerdo entre ERC y Catalunya en Comú Podem con el beneplácito de JxCat –no sin recelos, como tener que aceptar una subida del Impuesto de Sucesiones-, puede quedarse en el cajón si Torra no acepta su inhabilitación como diputado y convoca elecciones autonómicas a corto plazo.

ERC y comuns defienden sostener la legislatura al menos hasta tramitar y aprobar las Cuentas catalanas, que permitirían aumentar el gasto de la administración catalana en más de 3.000 millones y desbloquear inversiones, lo que requeriría unos tres meses, pero la potestad de convocar comicios es exclusiva de Torra, al que solo puede convencer su propio partido.

De hecho, a JxCat tampoco le interesa precipitar los comicios, debido a que actualmente carecen de un candidato fuerte con el que presentarse, pero también es cierto que no contaban con una inhabilitación provisional de Torra como diputado.

Los neoconvergentes confiaban en mantenerlo plenamente activo hasta una sentencia firme del Tribunal Supremo sobre su condena por desobediencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por negarse a retirar los símbolos independentistas de los edificios de la administración catalana durante el periodo electoral de la pasada primavera.

De momento, la primera consecuencia de la ruptura entre ERC y JxCat por la retirada del acta de diputado a Torra ha supuesto que no se hayan podido aprobar los Presupuestos del Parlament, ya que todo el grupo de JxCat se negó a votar en el pleno de este lunes si no podía hacerlo Torra, por lo que las cuentas no contaron con apoyos suficientes –ERC no las apoyaba por discrepancias en algunas partidas de gasto-.

Semana decisiva

La suspensión del pleno del Parlament de este lunes hasta la semana que viene, con el paréntesis de este martes de la comparecencia en la Cámara catalana de los exconsellers presos en la comisión de investigación del 155, permite ganar unos días de margen para intentar reconducir la relación entre los dos socios del Gobierno catalán o para acabar de romperla.

Este lunes, el presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, defendió la retirada del acta a Torra para preservar las instituciones catalanas y la validez de las votaciones del Parlament, que de otra manera serían continuamente impugnadas.

Asimismo, situó como prioridad poder aprobar los Presupuestos de 2020: "No es el momento de elecciones sino de aprobar presupuestos, es la prioridad. O presupuestos o parálisis de las instituciones. Hoy tenemos una mayoría que lo hace posible. Creo que no hacerlo sería una traición", sostuvo.

En cambio, Torra replicó que lo que ponía en riesgo a las instituciones catalanas era la retirada de su condición de diputado: "Espero que este Parlament revierta de manera inmediata esta ilegalidad, si no, pondrán en riesgo la continuidad de las instituciones".

Sabrià abogó por no caer en la estrategia del Estado de dividir al independentismo y dirigió a Torra y JxCat desde el atril del pleno: "No somos su adversario, somos su aliado".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0