Banca y finanzas

El sector de recuperación de deuda augura momentos complicados y pide soluciones creativas

  • Abogan por adelantar los procesos para ayudar a las empresas a atender su deuda
  • La tecnología se dibuja como el gran aliado para hacer "más humano" y "amigable" los procesos

La situación macrofinanciera marcada por la presión de una inflación aún de vértigo y el encarecimiento de la financiación por la subida de tipos traerá momentos complicados, sobre todo para las pymes, donde urgirá aplicar "soluciones imaginativas" para evitar su colapso. Es una de las principales conclusiones compartidas por diferentes operadores del sector de recuperación de deuda en unas jornadas sobre "Automatización e Innovación en gestión de deuda" organizadas por elEconomista.es en colaboración con el proveedor internacional de soluciones fintech Qualco.

Entre las soluciones apuestan por facilitar el repago en etapas cada vez más tempranas, valiéndose de la tecnología para hacer "más eficiente" y "más humano" el trato con el cliente en apuros.

No hay indicios de deterioro y la morosidad sigue a raya por debajo del 3,7%, pero avisan de que la realidad cambiarán porque el escenario está "dopado" por las generosas ayudas desplegadas durante la pandemia y afectará a todos los sectores empresariales.

"Yo creo que va a ser transversal, va a afectar a todos los sectores y especialmente a las pymes en general. Los particulares han tenido mucho ahorro durante la época de la pandemia, han tenido ese colchón y creo que están sobreviviendo, por eso nos estamos encontrando con ese nivel de mora. Las pymes han estado ayudadas con créditos ICO, moratorias, etc y también han podido sobrevivir, pero mi opinión es que va a haber un momento en que caiga de golpe. No creo que sea una cosa paulatina", auguró el responsable de Desarrollo de Negocio de Axactor, Pablo Reigadas.

La percepción es que, al igual que ocurrió con la crisis inmobiliaria, que "fue una cosa abrupta" o ha pasado con Silicon Valley o Lehman Brothers "puede ocurrir algo parecido" cuando venzan todos los soportes. "Hay que estar preparados para eso. Tenemos que ser creativos, innovadores y estar muy focalizados en cómo gestionar a las pymes, que es el gran problema y la gran preocupación de los bancos", agregó el experto.

"La realidad es que la economía está un poco dopada con esas ayudas", convino a su vez el responsable de Servicing director de Zolva, Joaquín Baumela. "La situación que vemos un poco más complicada también es en las pymes. Hemos pasado de declarar 3.600 concursos de acreedores en 2022 a 9.600 en 2022. El crecimiento es muy grande también porque muchas de las empresas al final estaban cerrándose directamente sin declarar el concurso", indicó como indicio de las dificultades.

El experto alentó a explorar las alternativas de la nueva ley concursal donde se busca adelantar las soluciones y no dejar que el problema se enquiste, con una participación también más activa del sector. "Tenemos que ser capaces de tener la anticipación e identificar aquellas empresas que tienen un problema de impagos por impagos puntual, de aquellas que tienen un problema estructural que va a llevar al final a un cierre de actividad profesional. Y en ese caso tenemos que buscar soluciones de anticipación, ser capaces de decirle a nuestros clientes, entidades financieras: esta empresa va a tener un problema. Busquemos una solución cuanto antes", expuso.

El head of Front Office de Intrum, Luis Morales, apuntó que junto a la mucha incertidumbre por la mala combinación de la situación creada por la guerra, los tipos al alza y las secuelas de la pandemia hay que imponer la "prudencia". "Es un momento de prudencia de los agentes económicos, tanto en banca como todos los actores", aunque reconoció que a la banca "le pilla en un buen momento", con un sistema "muy fuerte" gracias a las provisiones acopiadas durante la pandemia", pero que no se pueden minusvalorar los riesgos.

"Hay muchos riesgos en cómo va a evolucionar este tema de la gestión de los tipos y cómo va a evolucionar la inflación y por tanto, la subida de la morosidad. Esos dos factores: la elasticidad del factor mora y el factor tipos de interés van a ser claves", avisó.

"Creo que debemos estar preparados, por lo menos en nuestra parte, por lo que puede ocurrir. Hay una realidad, y es la presión en algunas empresas. Los tipos de interés, sobre todo en aquellas empresas que tienen un alto apalancamiento financiero, están sufriendo todos, seguramente por eso el volumen de concursos prácticamente se ha duplicado en los últimos seis meses. Esta es una primera señal", agregó el director de desarrollo de Negocio de Lexer, Juan Francisco Pajuelo.

Para actuar antes y encontrar soluciones, la tecnología se dibuja como el gran aliado por razones de eficiencia, por la posibilidad de dar alternativas o trajes a medida, como canal también de relación y para "hacer más humano" el delicado proceso de recobro.

"Nosotros ofrecemos todo tipo de herramientas para poder facilitar ese contacto con el deudor, que es fundamental para hacerlo más humano y para hacerlo sobre todo, más disponible para el deudor. Ahora mismo hay países en los que el teléfono, que antes era el 100% de la tipología de contacto con el deudor, ahora está casi, no digo el 0%, pero menos de dos dígitos. El cliente no quiere que se le llame, tiene que darles otro tipo de herramientas para poder contactar por tal del deudor, chat, etc", comparte a su vez el country Manager de Qualco España, Jesús Alarcón.

El uso de la tecnología ha pegado, precisamente, un salto brutal en los últimos años como facilitador de los procesos. Los expertos pusieron en valor que no solo ayuda a eficientar los procesos sino que además permite habilitar canales que, incluso, resultan más efectivos con públicos como el ciudadano más joven permitiendo automatizar, incluso, algunos procesos.

"Es cierto que el deudor que está requiriendo otro tipo de contacto, otro tipo de approach, y ahí están las herramientas tecnológicas para poder ofrecerle las mismas a las empresas del sector para que puedan aumentar la eficiencia y sobre todo, hacer más humano y más directo el contacto con el deudor", explico el responsable de Qualco, quien introdujo además en el debate las oportunidades que abre la inteligencia artificial en este campo.

Aquí, el director de Organización y Operaciones y DPO de Ibercaja, Pedro Cervera, subrayó la importancia de "enriquecer los datos" en los procesos para que pueda abordarse cada problema de la forma más eficiente y apostó por una regulación adecuada de la inteligencia artificial de cara a futuros proyectos normativos.

"Creo que es un paso atrás encorsetar la inteligencia artificial. Ahora bien, a cualquiera que utiliza inteligencia artificial nos viene bien que no nos puedan demandar, que no nos puedan poner problemas, que no se nieguen a ser, por ejemplo, perfilados por un modelo que califica a los clientes en base a unas técnicas de inteligencia artificial simplemente porque sean técnicas de inteligencia artificial", señaló.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud