Banca y finanzas

El negocio crediticio cae en 2022 tras duplicarse los precios por el euríbor

  • El saldo vivo mengua un 0,2% con retrocesos en hipotecas y préstamos a empresas

La banca encajó una caída del negocio crediticio el pasado año con la subida de tipos de interés. El stock financiado por las entidades se redujo un 0,199% o en 2.339 millones de euros, hasta situarse en 1,17 billones, y el escenario que dibujan banqueros y expertos para el ejercicio actual es de continuidad en la tendencia por las incertidumbres macrofinancieras y la presión que mete en los bolsillos la inflación y el encarecimiento de los préstamos.

Si bien la contracción resulta casi simbólica, rompe con la recuperación que habían logrado experimentar las hipotecas en 2021 tras una década de contracción y con los dos años de expansión en la financiación bancaria que habían disfrutado las empresas.

El saldo hipotecario retrocedió un 0,07%, hasta los 510.994 millones, y en empresas disminuyó un 0,36%, después de haber crecido casi un 9% el bienio previo, de la mano, en buena parte, de la inyección de liquidez propiciada con la financiación avalada por el ICO.

La morosidad sigue a raya

Las estadísticas del Banco de España ponen números al aviso adelantado por las mismas entidades financieras en las últimas encuestas de préstamos bancarios, donde admitieron una pérdida de impulso de la demanda por el endurecimiento en las condiciones de concesión y porque la banca teme un empeoramiento de la solvencia de los prestatarios y cuenta hoy con una menor tolerancia al riesgo. Hay cierta convicción de que 2023 será similar, con una posible nueva disminución de la financiación en cartera.

La morosidad continúa a la baja. Su tasa descendió al 3,7% en noviembre –último dato publicado– frente al 4,3% de cierre de 2021, sin que haya dejado de caer desde el techo del 13,6% en 2013. Y los bancos esperan un repunte, aunque sin sustos.

En las presentaciones de resultados de estos días, sus primeros ejecutivos han descartado que la escalada de precios vaya a provocar una oleada de impagos en hipotecas porque los préstamos más vulnerables son los otorgados a tipo variable en los últimos cinco o seis años y la mayoría de entidades han firmado entre el 50% y 80% de las operaciones a tipo fijo desde entonces.

Sin embargo, la escalada de precios es un hecho y admiten que ejerce de obstáculo para la demanda, junto al menor presupuesto para emprender, por ejemplo, compras de viviendas por el encarecimiento de los productos con el IPC y el enfriamiento de la economía.

El precio aplicado en la nueva concesión para hipotecas escaló desde el 1,50% TAE al 3,12% a lo largo del año (la TAE incluye los gastos asociados a comisiones devengadas en el proceso, por la operación o productos contratados). Se trata de la mayor TAE desde 2013 y más que duplica su referencia en apenas doce meses. En crédito al consumo, el interés se aupó desde el mínimo del 7,30% al 8,44%.

Si en hipotecas el precio aumenta un 108%, en empresas llega a multiplicarse por tres en algunos tramos. La TAE para nueva concesión en operaciones con importes de hasta 250.000 euros subió al 4,41% desde el 2,30% del año anterior; avanzó desde el 1,41% al 3,60% en cuantías entre 250.000 euros y el millón, y se disparó desde el 1,12% mínimo histórico para montantes superiores al millón de euros a un 3,52%.

Su evolución es producto de la traslación parcial a la financiación de un euríbor casi en subida libre desde que el Banco Central Europeo (BCE) empezó a incrementar el precio del dinero para enfriar la economía y poner coto a la inflación. El organismo monetario escaló el tipo de interés desde el 0% al 2,5% durante 2022 –ayer subió otros 50 puntos básicos, hasta el 3%–. En paralelo, el euríbor, indicador que va anticipado sobre la política monetaria, pasó de marcar un -0,502% en diciembre de 2021 a sellar el pasado ejercicio en el 3,018% (en enero su marca alcanzaba ya el 3,337%).

Y la escalada de precios no ha tocado techo. El Banco de España apuntaba en un informe reciente que la banca va atrasada en la traslación de esos movimientos a precios. Mientras el BCE subió en 2,50 puntos porcentuales el interés oficial durante el ejercicio y el euríbor aumentó en 3,52 puntos porcentuales, la TAE en nuevas hipotecas engordó 1,62 puntos y en los préstamos a empresas con mayor encarecimiento el gap al alza es de 2,4 puntos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud