Banca y finanzas

La banca ultima una plataforma para dar liquidez a más pymes con cargo a sus facturas

  • Las empresas pidieron 257.636 millones récord en 2022 con cargo a sus recibos

La banca ultima una plataforma para acercar a las pymes la posibilidad de obtener liquidez a través de la cesión de sus facturas con clientes (servicio conocido como factoring) o anticipar a sus proveedores el cobro de recibos (confirming). Su intención es empezar a rodarlo en fase piloto en el último trimestre del año y abrirlo después a cualquier operador. El sistema, bautizado como Inblock y que utilizará la tecnología blockchain, lo están desarrollando diez entidades (Santander, CaixaBank, BBVA, Sabadell, Unicaja, Kutxabank, Cajamar, Laboral Kutxa, Cesce y la filial de la italiana BFF) con el apoyo tecnológico de EY y en colaboración con la Agencia Tributaria.

Se trata de un proyecto global, abierto a todos los operadores que ofrezcan dichos servicios, aunque el desarrollo lo piloten diez entidades. Para instrumentarlo se creará una sociedad, propiedad de la Asociación Española de Factoring y Confirming (AEF), y que operará bajo un sistema de pago por uso.

En su creación, las entidades comprometerán 1,17 millones de euros y prevén un presupuesto de cinco millones extra en nueve años para su mantenimiento. La presidenta de AEF, Alma María Abad, explicó ayer junto al secretario general de la asociación, Carlos Garcías, que el proyecto simplificará los procesos con la factura electrónica y reducirá la carga documental que se exige para que las compañías de menor tamaño también pueden aprovechar los servicios de factoring y confirming.

Una clave para ello es que el proyecto involucra a la Agencia Tributaria, cuya verificación de las facturas casi en tiempo real ayudará a reducir el soporte documental que hoy se precisa para constatar la autenticidad de esos recibos, y abrirá así mucho más el acceso a las pymes. El proyecto empezó a gestarse años atrás y ha pasado etapas como el visado por parte de la CNMC, que exigió el enganche a la plataforma por parte de cualquier entidad. Los promotores también han hablado con el Banco de España con intención de reducir el consumo de capital asociado a este tipo de financiación si se logra reducir el riesgo en las operaciones, indicó la presidenta de AEF.

El factoring y el confirming se han revelado, de hecho, como una fuente clave para obtener liquidez por parte de las compañías en los últimos años. En 2022, estos servicios facilitaron a las empresas una cifra récord de 257.636 millones de euros, cuantía que equivale al 19,4% del PIB nacional y que aumentó un 29,23% interanual, su mayor empuje también. De esta cuantía, las empresas obtuvieron 130.005 millones, un 29% más, cediendo el cobro de sus facturas con clientes a las entidades financieras y pidieron a sus entidades financieras que anticipasen a sus proveedores otros 130.005 millones (+29,51%). Para 2023, esperan que crezcan de nuevo a un ritmo de "doble dígito".

Aspiran a jugar un rol con los Next Generation

El sector del factoring confía en poder jugar un rol con los proyectos que reciban fondos del Next Generation y así se lo han traslado al ICO y al Tesoro. Serían una palanca para vehicular o adelantar dichos fondos a clientes. Esta actividad ha ganado peso claro en la financiación comercial y a finales de 2022 contaba con un saldo vivo de 50.533 millones financiado (+20,59%) tras facilitar 257.636 millones en diferentes operaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud