Banca y finanzas

La banca encarece un 50% el precio de la hipoteca fija en lo que va de año

  • El interés medio tocó mínimos en diciembre, al 2,11%, frente al 3,26% actual
Imagen de una casa sobre monedas.

La banca ha encarecido el precio de las hipotecas a tipo fijo en 1,15 puntos porcentuales en lo que va de año. El sector financiero, motivado por el avance del euríbor, ha subido de forma precipitada los intereses de estos préstamos inmobiliarios con el objetivo de desincentivar su contratación a favor de los créditos variables, ahora más rentables para las entidades con la escalada del principal índice de referencia hipotecario.

El precio de las hipotecas fijas tocó mínimos el pasado mes de diciembre. Entonces, casi el 68% de los contratos para préstamos inmobiliarios que se contrataron en nuestro país fueron a tipo fijo, según datos del INE. La oferta comercial de los once principales bancos del país (que engloban más del 80% del negocio en España) para las hipotecas a fijo pasaba en diciembre por un TIN medio del 1,15% y una TAE media del 2,11%. Ahora, ocho meses después, la banca promociona de media un TIN medio del 2,47% (1 punto porcentual más) y una TAE del 3,26% (1,15 puntos porcentuales más).

Las entidades han protagonizado en los últimos años una guerra hipotecaria por el tipo fijo, en plena demanda por parte de los clientes, y entonces más rentables que las variables, puesto que el euríbor llevaba en negativo desde 2016. Esta apuesta por el fijo junto con el boom por las hipotecas vivido tras los peores momentos de la pandemia gracias al mayor ahorro generado por las familias, llevó al sector a tirar los precios del tipo fijo. Tanto, que en diciembre algunas entidades daban intereses al 1% y los supervisores ya habían llegado a avisar de que estos préstamos no serían rentables a futuro.

Sin embargo, febrero dio la vuelta al tablero. Entonces, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde dio el primer aviso de una futura subida de tipos en la zona euro para frenar la inflación, hecho que inició la escalada del euríbor, recogiendo de forma anticipada este alza de tipos. El día que Lagarde realizó dicho anuncio (3 de febrero de 2022) el euríbor estaba en negativo al -0,423%. Tan solo un día después ya había avanzado casi un punto: -0,346%.

A día de hoy, con la primera subida de tipos ya ejecutada (el BCE los subió 0,5 puntos porcentuales a finales de julio) y con la segunda apunta de llegar (el mercado espera otro alza de 0,5 puntos para septiembre), el euríbor está al 1,344%, nivel no visto desde abril de 2022. Con este panorama, la banca trata de hacer atractivas las hipotecas variables con el objetivo de que sean más rentables para sus cuentas de resultados. Especialmente, cuando la previsión es que el indicador hipotecario continúe al alza tanto este año como el que viene, superando el 2%.

El tablero se da la vuelta

Del lado contrario, la banca ha ido abaratando los intereses de las hipotecas variables en los últimos meses para hacerlas más atractivas. De hecho, algunas entidades no tenían este producto en sus escaparates al inicio del año y con el alza del euríbor han vuelto a asomarlo.

La comparativa de precios desde el pasado mes de marzo, cuando el euríbor aún estaba en negativo (entró en terreno positivo el mes de abril), hasta agosto ya refleja el abaratamiento de precios. Entonces, el diferencial sobre euríbor más barato que ofrecía la banca era del 0,79%, mientras que el más alto era del 1,95%. Cinco meses más tarde, ya hay euríbor más diferencial del 0,6% y el más alto está al 0,95%. O dicho de otra manera, el diferencial sobre euríbor medio que comercializaban las entidades españolas en marzo era del 1,09% y el actual se sitúa en el 0,79%. Esta bajada se da porque el sector confía que con la subida del indicador hipotecario se compensen los bajos diferenciales.

El Banco de España recoge datos del interés medio al que la banca comercializa las hipotecas mes a mes. No obstante, es una media entre los préstamos a fijo, mixtos y variables. Según el supervisor, a cierre del mes de diciembre, la TAE (tasa anual equivalente, por sus siglas, que incluye intereses más comisiones del préstamo) era del 1,5%, nivel histórico más bajo, y la de junio, último mes del que hay datos, alcanzó el 1,81%. Pese a la subida, las hipotecas aún están más baratas que en 2020, cuando la TAE estaba por encima del 2%, y lejos del pico histórico (el Banco de España recoge datos estadísticamente desde 2003), cuando superó el 6% en el año 2008.

El euríbor, lejos de máximos

El avance del euríbor provoca inquietud entre los clientes con hipotecas variables ante la subida de precio. No obstante, el indicador aún está lejos de alcanzar los niveles históricos más altos. El índice llegó a estar en el 5,526% en octubre de 2008, a las puertas de la crisis, nivel más alto y que no ha vuelto a tocar. La previsión de la banca es que el euríbor llegue al 2,2% en 2023 y baje al 2% en 2024.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud