Banca y finanzas

La banca podrá ofrecer en cuestión de días las ayudas directas al alquiler por el coronavirus

  • La burocracia retrasó la luz verde a la medida, aprobada a finales de marzo
  • Los bancos podrán conceder créditos de un máximo de 5.400 euros en seis meses
Foto: eE.

La banca confía en poder ofrecer en los próximos días los microcréditos con aval del Estado para que los clientes más afectados por la crisis del coronavirus puedan hacer frente al pago de su alquiler, después de que la burocracia haya retrasado casi dos meses la puesta en marcha de este sistema de ayudas directas.

Las entidades financieras estaban a la espera de que el ICO, el Instituto de Crédito Oficial, que es quien aporta el aval de los minipréstamos, publicara las características finales de este sistema y, por lo tanto, se aclararan algunas cuestiones de procedimiento.

Las dudas planteadas por la banca, especialmente por las entidades más representativas, según fuentes del sector, buscaban agilizar el proceso de concesión de los créditos de hasta 5.400 euros, pues el máximo son 900 euros durante 6 meses.

El ICO ha trasladado ya las condiciones de la línea de avales y destaca que tiene preparado el sistema para que las entidades puedan operar, aunque por el momento sólo han suscrito el acuerdo entidades pequeñas como Abanca, Unicaja Banco, Liberbank, Kutxabank, Cajamar y las cajas de ahorros de Ontinyent y Pollença.

Ese listado irá aumentando a medida que las entidades y el ICO suscriban los correspondientes convenios y, aclaradas las dudas entre ambas partes, se espera que "en los próximos días" se firme con las grandes entidades, lo que será un paso clave para que las ayudas puedan llegar realmente a los afectados.

Los préstamos se deben solicitar antes del 30 de septiembre: el banco pagará mes a mes, incluidas las mensualidades pendientes

Los préstamos deberán ser solicitados por el inquilino en la entidad antes del 30 de septiembre y el banco será el encargado de pagar mes a mes al propietario del inmueble, con un pago inicial, si corresponde, de las mensualidades no pagadas desde el 1 de abril hasta la firma del crédito.

Y es que con independencia de cuándo se solicite el microcrédito, la financiación tendrá carácter retroactivo por lo que el propietario del inmueble recibirá la renta que dejó de cobrar desde el 1 de abril o más tarde en el caso de que su inquilino entrara después en situación vulnerable, al estar en paro, afectado por un ERTE o ser un autónomo con una buena caída de sus ingresos.

El principal problema es que la medida, tras ser aprobada por el Consejo de Ministros a finales de marzo, tuvo primero un desarrollo normativo que duró más de un mes, con lo que la publicación de la orden ministerial no llegó hasta principios de mayo.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) afinó luego algunos detalles y después de eso quedaba todavía la firma con los bancos del convenio, que recoja los pasos a seguir para que la medida sea una realidad y los interesados puedan solicitarla.

La burocracia ha retrasado tanto la puesta en marcha de las ayudas directas que la medida ha ido perdiendo poco a poco interés ya que cada día se cierran acuerdos privados de forma voluntaria entre inquilinos y dueños de las viviendas, explican fuentes financieras al tanto de las decisiones de muchos de sus clientes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.