Banca y finanzas

Mutua compra Centauro, el negocio de alquiler de coches de Portobello, por 130 millones

Mutua Madrileña pisa el acelerador en sus inversiones y acaba de firmar la venta de Centauro, el negocio de alquiler de coches de la gestora española Portobello Capital. El importe de la transacción asciende a 130 millones de euros y supone la compra del 80 por ciento que tenía el fondo español en esta compañía. La operación está sujeta, por el momento, a la aprobación por parte de las autoridades de competencia correspondientes.

Esta adquisición se enmarca en la apuesta de Mutua por la industria de la movilidad que contempla su plan estratégico 2018-2020. De hecho, esta compra se suma a la reciente entrada en el capital de Movo (la startup de patinetes eléctricos) y del agregador Chipi (especializado en ofrecer y desarrollar soluciones de movilidad). El objetivo de la firma presidida por Ignacio Garralda es contribuir a la expansión de estos negocios a la vez que ofrece soluciones de movilidad a sus clientes.

Erik Devesa, actual consejero delegado de Centauro, seguirá al frente de la compañía y la Familia Devesa mantendrá su participación del 20 por ciento. Fundada en 1973, Centauro está entre las siete principales compañías de alquiler de coches sin conductor en España. Cuenta con 33 oficinas en España, Portugal, Grecia e Italia y una flota media de más de 30.000 vehículos. En 2018 alcanzó una facturación de 86,6, millones de euros, un 17 por ciento más que el año anterior, y un ebitda cercano a 15 millones de euros.

Según Ignacio Garralda, presidente de Grupo Mutua, "esta operación de compra es de especial interés para nosotros porque nos permite reforzarnos en un ámbito de negocio, como es el de movilidad, que para nosotros es clave. Además, Centauro es una empresa que está batiendo al mercado año tras año, tanto en crecimientos de facturación como en rentabilidad, lo que encaja con la estrategia de crecimiento de Grupo Mutua para los próximos años".

Momento dorado del fondo

Con el cierre de la transacción, Portobello saldrá de esta compañía poco más de dos años después de entrar en su accionariado, un tiempo muy corto para un fondo de sus características. Además, esta será la tercera desinversión que cierra la gestora controlada por Íñigo Sánchez-Asiaín, Juan Luis Ramírez, Luis Peñarrocha, Ramón Cerdeiras, Carlos Dolz en lo que va de año.

En este sentido, ha cerrado la venta parcial de Iberconsa (la segunda pesquera española) –en la que han vuelto a reinvertir con su último vehículo– y la total de su negocio de helados, The Ice Cream Factory, que ha comprado grupo Ferrero. Además, fuentes del sector apuntan a que la firma va a cerrar más desinversiones en los próximos meses. Respecto a las inversiones, acaban de comprar Elmubas (pienso para mascotas) y puja por hacerse con Nucap (sistemas de freno).

Paralelamente, Portobello está analizando también la posibilidad de lanzar en los próximos meses un nuevo vehículo para invertir en minorías, que podría concretar a lo largo de este año, tal y como adelantó elEconomista. Este nuevo fondo tendrá un tamaño de unos 300 millones de euros e invertirá en torno a 25 millones en cada operación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0