Presidente EFAA for SMEs y director del Servicio de Estudios CGE. Economista

Desde el año 2007 nuestra economía ha ido evolucionando en una cierta espiral de deuda, déficit, y consecuentemente mayor presión fiscal que, de una u otra manera, nos obligan a realizar un ejercicio de reflexión unido a un cierto diseño de estrategias y acción. Me explico, en ese momento, la deuda pública sobre PIB registró su cota más baja desde el ingreso de España en la UE (35,8%), posteriormente, el endeudamiento del sector público en términos nominales se ha multiplicado por más de 3 veces y ha aumentado en más de 74,1 puntos en términos de PIB (109,9%,1.577 millones) hasta el último trimestre del 2023.

Esta semana, concretamente el 9 de octubre, presentábamos desde el Consejo General de Economistas de España el Observatorio Financiero y Claves Económicas correspondiente al segundo cuatrimestre de 2023, justo dos días después del inicio de los lamentables sucesos ocurridos en Israel y en la franja con Gaza. Siendo, como siempre, lo más importante hacer un llamamiento general y contundente a favor del estricto respeto a los derechos humanos y la vida de las personas; no deja de ser también habitual, que los que nos dedicamos al ámbito de la economía nos preguntemos, y nos pregunten, sobre los efectos que este nuevo conflicto puede suponer para la economía.

El ámbito relativo a la información no financiera o en materia de sostenibilidad, ha experimentado un interés e incremento exponencial. Erróneamente a lo que se pueda pensar, o de quien se lo quiera apropiar, no es un tema de perfil ecologista, ni del ámbito de la discusión ideológica, es algo consustancial a la economía, a las empresas, entidades e instituciones y a la propia sociedad civil, sin más. El revulsivo final que dio lugar a seguir trabajando con más intensidad en esta línea fue el denominado "Pacto Verde" o "Green Deal" que desde la Comisión Europea se anunció en 2019. Por tanto, la información que deben elaborar y publicar las corporaciones, las empresas, las entidades (obligadas o voluntarias), no sólo se restringe a la información financiera tradicional, incluida en sus estados financieros, sino que también incluye la información no financiera o de sostenibilidad.

España, una de las principales economías de la UE, es un gran país y, lógicamente, hay muchos aspectos y situaciones que se abordan bien, pero no en todos se es lo eficiente que sería deseable y, principalmente, según las opiniones e informes manejados, se podría, e incluso, se debería ser.

A veces parece que de mucho repetir un concepto, una idea, o unos datos, se convierten en habituales y, en cierta forma, tienden a pasar desapercibidos. A estas alturas, y en este medio, quizás no sería necesario recordar que la economía juega un papel muy relevante en nuestras vidas. Guste o no, termina condicionando muchas de nuestras actividades actuales y futuras. El acierto a la hora de manejar las cuestiones económicas influirá en que sus efectos sean positivos, o en su caso menos negativos, para la gran mayoría de los ciudadanos.

Últimos artículos de Opinión