Marcos Pizarro

Director General de la firma de baño Venus

Transitamos ya por un 2021 lleno de incertidumbres para la moda. Es bien sabido por los expertos y todas las personas que forman parte de este mundo que las rebajas, especialmente las de invierno, son un soplo de aire fresco para el sector textil. Pero, tras un año catastrófico y el inicio de otro que tampoco nos promete mucho, ¿hasta qué punto las rebajas consiguen reflotar las pérdidas que hemos afrontado durante el anterior año?

Por fin decimos adiós a 2020, el año más caótico que hemos vivido, seguramente, en las últimas décadas. La llegada de la Covid-19 hace casi un año nos pilló a todos por sorpresa y todos nuestros planes, tanto a nivel personal como profesional, se truncaron en segundos.

Hace no tantos años, la mayoría de nosotros no sabíamos bien qué era el Black Friday y es que, aunque actualmente está realmente asentado en nuestro país y comercios, la primera vez que se celebró en España fue hace menos de una década.

Ya sabemos que 2020 marcará historia en muchos aspectos de la vida y que, en poco tiempo, los niños estudiarán en los colegios todo lo que durante este año ocurrió: el planeta entero afectado por una pandemia, una crisis sanitaria mundial y una crisis económica de la que parece que tardaremos mucho en levantar cabeza.

En los últimos años, el fast fashion se ha apoderado de las costumbres del consumidor de moda. Las grandes superficies y marcas multinacionales se siguen posicionando como las preferidas a la hora de ir de compras pero últimamente algo está cambiando. En primer lugar, hay un aspecto digno de hacernos reflexionar a todos: La industria textil es la segunda más contaminante para nuestro planeta. Cada vez somos más conscientes de ello y quizás es por ello por lo que la tendencia de los consumidores a hacer compras más responsables y menos frecuentes está en pleno crecimiento. Por supuesto, esto se amplía a todo el sector y se refleja también en la moda baño, ¿por qué no estrenar varios bañadores en un verano, si son baratos, aunque se vayan a estropear pronto? También veremos cambios en esto a partir de ahora. Seguiremos comprando y estrenando bañadores cada verano. Sin embargo, en vez de hacerlo con 4 o 5 modelos, todo apunta a que se comprarán 1 o 2. La calidad gana a la cantidad.

Últimos artículos de Opinión