Opinión

Sector moda, ¿cómo será el nuevo consumidor tras la crisis sanitaria?

La apuesta por la calidad y la sostenibilidad, además del comercio online, claves en el textil postpandemia

En los últimos años, el fast fashion se ha apoderado de las costumbres del consumidor de moda. Las grandes superficies y marcas multinacionales se siguen posicionando como las preferidas a la hora de ir de compras pero últimamente algo está cambiando. En primer lugar, hay un aspecto digno de hacernos reflexionar a todos: La industria textil es la segunda más contaminante para nuestro planeta. Cada vez somos más conscientes de ello y quizás es por ello por lo que la tendencia de los consumidores a hacer compras más responsables y menos frecuentes está en pleno crecimiento. Por supuesto, esto se amplía a todo el sector y se refleja también en la moda baño, ¿por qué no estrenar varios bañadores en un verano, si son baratos, aunque se vayan a estropear pronto? También veremos cambios en esto a partir de ahora. Seguiremos comprando y estrenando bañadores cada verano. Sin embargo, en vez de hacerlo con 4 o 5 modelos, todo apunta a que se comprarán 1 o 2. La calidad gana a la cantidad.

En 2019, la firma internacional de investigación de mercados y análisis de datos basada en Internet, YouGov, hacía un estudio en el que afirmaba que el 34% de los españoles había reducido el consumo de ropa con respecto a años anteriores. Lo más destacable es el 30% aseguraba que es por querer consumir de una forma más responsable. ¿Se está acabando el "comprar por comprar" prendas más asequibles y, por el contrario, querer apostar por prendas de calidad y en menos cantidad? Es difícil que se acabe el fast fashion, sin embargo, el slow fashion está ganando terreno notablemente. La fabricación en cercanía, los métodos de trabajo responsable, uso de materias lo más eficaces posibles y el acercamiento a la huella de carbono 0… Son aspectos cada día más valorados.

La fabricación en cercanía y los métodos de trabajo responsables son más valorados

Apostar por la moda sostenible ya se está convirtiendo en una realidad y, por suerte, son muchas las firmas que, aunque los costes sean mayores, se suman a ello. Nuestro planeta atraviesa un momento realmente complicado y hay que actuar en consecuencia si queremos cuidarlo. Ya no es difícil conseguir prendas con tejidos ecológicos y, lo que es más importante, firmas españolas que, con el objetivo de convertirse en empresas responsables con el medioambiente, nos los ofrecen. Además, cada vez son más las que tratan de tener unos transportes lo más eficientes posibles o apuestan por fabricar en cercanía.

También cabe destacar que la crisis provocada por el Covid-19 ha cambiado muchas cosas, incluso hábitos y costumbres. Sin duda, la situación que hemos atravesado en los últimos meses con el estado de alarma ha sido un punto de inflexión en este aspecto.

Por un lado, las compras online se han disparado y el e-commerce se convierte en uno de los principales canales de venta. Aquí juega un papel clave el omnicanal, ya que, actualmente, no solo la tienda física es necesaria, el comercio online es ya un indispensable.

Por otro, en cuanto al sector textil se refiere, la necesidad de comprar muchas prendas asequibles y contar con una gran variedad en el armario, ha perdido mucho peso a raíz del confinamiento. Nos hemos dado más cuenta si cabe de que es mucho mejor tener pocas cosas y de calidad, antes que tener muchas que, en la mayoría de ocasiones, acabamos sin darles prácticamente uso.

Otra de las cosas que ha cambiado y cambiará, es apostar por la moda made In Spain. Esta situación y la crisis que ha supuesto, nos ha pillado a todos desprevenidos y nuestro lado más comprometido con el sector empresarial ha cobrado fuerza. Es el momento de apoyar al pequeño comercio y de apostar por todas esas marcas y empresas de nuestro país. Es, quizás, de las pocas cosas positivas que un sector tan afectado como el de la moda, pueda sacar de todo esto.

En conclusión, los datos que veníamos observando en los últimos años con respecto a los cambios de consumo se han incrementado de forma notable en este primer semestre de 2020 y todo apunta a que serán nuevas costumbres que acabarán cambiando y creando nuevos perfiles de consumidor final. Responsabilidad y menos necesidad van a ser, sin duda, sus principales características.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin