Luis Sánchez de Lamadrid

Director general de Pictet WM en España
Blogtrade

Históricamente, los principales activos de la cartera equilibrada han sido renta variable y bonos a largo plazo, 60% renta variable y 40% deuda del Tesoro a diez años. Esta asignación puede parecer muy agresiva en mercados volátiles y muy conservadora en tiempos tranquilos. Ha perdido esplendor ante rentabilidades a vencimiento de los bonos insignificantes, incluso reales negativas. Las personas viven más tiempo y tienen que asumir más riesgo para mantener una misma rentabilidad esperada. De manera que la cartera 60/40 necesita ser reoptimizada con necesidad de alternativas.

La inversión responsable, impulsada por la crisis Covid-19, no es una moda, sino una tendencia hacia la que se dirige la gestión de patrimonios y carteras de clientes, las cuales pueden transformarse en inversiones con criterios ASG (medioambiente, sociedad y gobernanza) y expectativas de mejora de la relación rentabilidad/riesgo.

Últimos artículos de Opinión