Actualidad

Así es el alcoholímetro antiarranque de la DGT que será obligatorio a partir del verano de 2022

  • El Alcolock comenzará a instalarse en conductores profesionales
  • Antes debe superar el visto bueno con la nueva Ley de Tráfico
  • Este sistema va directamente conectado a la puesta en marcha del vehículo
Foto: Dreamstime.

Con el objetivo de alcanzar las cero víctimas mortales en accidentes de tráfico para 2050, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto mucho hincapié en acabar con una de las mayores lacras en carretera. El consumo de alcohol, uno de los grandes causantes de los siniestros en vehículos, tendrá para 2022 una nueva barrera con un alcoholímetro instalado en los vehículos que bloqueará el arranque en caso de que el conductor sobrepase los límites marcados.

La reforma de la Ley de Tráfico sigue dando los pasos necesarios hacia su completa instalación que será oficial, con mucha seguridad, antes de que finalice 2021. Un moderno texto con grandes novedades que acercan el ordenamiento de las carreteras a las costumbres actuales.

Por ello, en el texto que debe refrendar el Senado se incluyen aspectos vitales para la seguridad vial como es la lucha contra el consumo de alcohol al volante. Una de las infracciones más repetidas cada año, que con la nueva Ley tendrá una gran barrera por delante.

Obligatorio desde el 6 de julio de 2022

Sobre todo en conductores de turismos con pasajeros y profesionales, el sistema del alcoholímetro antiarranque será obligatorio a partir del 6 de julio de 2022. Así lo quiere implantar la DGT, como ya viene siendo una costumbre en toda la Unión Europea, con vistas a que siga implantándose en el futuro en el resto de vehículos.

¿Cómo funciona el alcoholímetro?

Denominado Alcolock, este sistema tiene la capacidad de analizar concentraciones de alcohol en aire respirado. Además, va conectado directamente al arranque del vehículo de forma que no se permite la puesta en marcha si los límites dados superan los marcados legalmente o si el conductor se niega a usarlo.

Los conductores profesionales, al igual que los noveles, no pueden superar los 0,15 miligramos por litro en aire respirado

En la actualidad, los conductores profesionales, al igual que los noveles, no pueden superar los 0,15 miligramos por litro en aire respirado. Un tope que de sobrepasarlo, en cualquiera de los controles que los agentes de la DGT realizan constantemente, está penado desde 500 euros y 4 puntos del carnet hasta considerarse un delito penal con cárcel de tres a seis meses.

Un nuevo aspecto, aupado por una enmienda del Grupo Parlamentario Ciudadanos se establece así una importante ayuda contra el consumo de alcohol al volante en conductores profesionales... pero con vistas a que próximamente sea una realidad en cualquier turismo privado.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en Google+
Antonio Lopez Lopez
A Favor
En Contra

Pues se acabaron los madrugones de copas de carajillo matutinos, los sol y sombra, acompañados de café con churros por la mañana muy temprado antes de trabajar al volatne, en el sector profesional.

Puntuación -1
#1