Vivienda

A partir de abril se podrán solicitar las ayudas de los Fondos en Madrid para la rehabilitación

  • La UE ya ha dado a España el primer tramo del fondo de recuperación
  • La rehabilitación en España se centra en la conservación y accesibilidad

El año 2022 será recordado como el año en el que llegaron los Fondos Europeos Next Generation a España para impulsar la rehabilitación de edificios. La Unión Europea desembolsó recientemente a España el primer tramo del fondo de recuperación, que asciende a 10.000 millones de euros.

España fue el primer país de la UE en presentar una petición formal para recibir el primer desembolso y lo pudo hacer tras haber firmado con el Ejecutivo comunitario el documento técnico que estipula cómo se debe verificar el cumplimiento de cada compromiso. Este tramo de 10.000 millones se une así al anticipo de 9.000 millones que el Ejecutivo comunitario adelantó a mediados de agosto y que no estaba sujeto a condiciones.

Los Fondos Next Generation son una gran oportunidad para modernizar y transformar el sector de la rehabilitación. Ha llegado el momento de definir formas de trabajar. El Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto por el que se regulan los programas de ayudas en materia de rehabilitación residencial y vivienda social del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), cuya inversión está dotada con 6.820 millones de euros.

De los 6.820 millones de euros totales, algo más de la mitad (3.420 millones de euros) está destinado a la "rehabilitación para la recuperación económica", distribuidos en 1.994 millones para la rehabilitación integral de edificios, otros 976 millones para la rehabilitación de barrios y otros 450 millones de euros para cubrir las deducciones fiscales previstas. La rehabilitación es una de las partidas más destacadas del Plan de Recuperación, con deducciones fiscales y subvenciones.

Con este plan el Gobierno prevé conseguir varios objetivos, entre ellos llevar a cabo medio millón de rehabilitaciones en viviendas, construir 20.000 nuevos pisos y crear más de 180.000 puestos de trabajo. También que las actuaciones que se lleven a cabo reviertan cerca de 13.500 millones de euros al PIB doméstico.

Las ayudas se van a canalizar a través de las comunidades autónomas, por lo que cada una de ellas se encargará de lanzar las convocatorias, así como las bases. María José Piccio-Marchetti, directora general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid afirma que a la Comunidad de Madrid ya han llegado 161 millones de euros.

"Claramente los Fondos Next Generation son una oportunidad, una palanca de impulso a la economía del país y a la transformación del sector inmobiliario. El sector estaba muy centrado en la obra nueva y ahora se abre una puerta al sector de la rehabilitación. A la Comunidad de Madrid nos acaban de llegar 161 millones y se calcula que en el segundo trimestre de 2022 se pueden solicitar las ayudas", afirma María José Piccio–Marchetti, directora general de Vivienda y Rehabilitación de la Comunidad de Madrid.

Objetivos de los Fondos 

Uno de los objetivos de los Fondos Next Generation es la mejora de la eficiencia energética de viviendas y uno de los requisitos que establece el Real Decreto como criterio técnico energético es conseguir la reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable.

Si analizamos la situación actual de nuestro parqué de vivienda en España, según datos de Tinsa, vemos que cerca del 45% de los edificios es anterior a 1980, tratándose de un porcentaje que se eleva hasta el 50% en el caso de los edificios de uso residencial y una cifra de casi 10 millones de viviendas. A su vez, se estima que alrededor de un millón de viviendas están en estado deficiente. Los edificios que alcanzan la mejor calificación, la letra A, no llegan el 0,3% del total en el caso de las emisiones y se sitúan en el 0,2% en el caso de consumo energético y el 75% de los edificios no son accesibles.

Con estos datos vemos que en muchos casos conseguir esa reducción que exige el Real Decreto será difícil, e incluso imposible en determinados edificios, por lo que es fundamental estudiar el parque residencial en su totalidad.

"Es un reto muy importante porque vamos a poner en marcha con los Fondos Europeos los planes de colaboración pública-privada. Lo que hay que hacer es poner en marcha la ejecución de estos fondos y que empresas y administraciones publicas colaboren para que estos fondos lleguen a su destino final, que es mejorar el parque de vivienda en España", apunta Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Asprima y APCE España y presidente de la promotora Vía Agora.

Las subvenciones se enmarcan dentro del 'Programa de ayuda a las actuaciones de rehabilitación a nivel de edificio' y pretende ayudar a realizar obras de rehabilitación en las que se obtenga una mejora acreditada de la eficiencia energética, con especial atención a la envolvente edificatoria, en edificios de tipología residencial colectiva y en viviendas unifamiliares, debiendo tratarse en todo caso de actuaciones en las que se obtenga una reducción de consumo de energía primaria no renovable del edificio igual o superior al 30%.

A este respecto, José Luis Miró, CEO de Almar Consulting, asegura que Almar Consulting como agente rehabilitador está encontrando que sus clientes se cuestionan si la inversión que se requiere es rentable. "Pienso que se exige una inversión importante para conseguir aumentar la certificación energética por encima del 30%. Los clientes ven que tienen que hacer una inversión muy grande porque se necesita cambiar la envolvente del edificio o cambiar las instalaciones y eso es costoso y no está clara la rentabilidad".

Alberto Valls, socio responsable de Real Estate en EMEA de Deloitte asegura que "los fondos lo que están haciendo es generar la necesidad de rehabilitación que ya teníamos en España y lo que se va a dar es una mejora y una apuesta en valor de regeneración urbana que probablemente no vaya a tener un retorno directo en la factura del consumo de la luz, pero si conseguiremos un impacto en valor de regeneración. De los 3.420 millones para subvenciones casi 1.000 millones van a actuaciones de rehabilitación a nivel de barrio, otros 2.000 millones a rehabilitación a nivel de edificio para mejoras en eficiencia energética y 600 millones para mejorar la eficiencia energética a las viviendas ".

El 90% de la rehabilitación que se hace en España se centra en la conservación y la accesibilidad y uno de los requisitos que establece el Real Decreto está vinculado con la eficiencia energética y lo que establece es conseguir la reducción de al menos un 30% del consumo de energía primaria no renovable. Para ello es fundamental estudiar el parque residencial en su totalidad para identificar aquellos inmuebles con potencial para alcanzar el nivel de mejora exigido.

Según datos de Tinsa, si analizamos el parque de viviendas en Madrid desde 1980, porque anteriormente no existía ninguna norma de construcción que tuviera en cuenta la eficiencia energética, hay 3.500 edificios en la Comunidad de Madrid que no tienen ningún tipo de aislamiento energético.

Está claro que el parque de vivienda español tiene una necesidad de mejora en eficiencia energética y es importante la figura que se incluye en el Real Decreto del agente rehabilitador. "El agente rehabilitador va a ser una figura importante para hacer una gestión integral 360º y ser el interlocutor único desde que se inician las primeras conversaciones con las comunidades de propietarios del inmueble hasta finalizar la obra. El agente va a dinamizar y resolver los problemas de financiación", declara José Luis Miró.

Los expertos del sector recomiendan aprovechar los fondos europeos para mejorar la eficiencia de las viviendas y aumentar su nivel de confort. Además, recuerdan que las reformas aumentan el valor de las viviendas hasta en un 25%, y es una forma de cuidar al medio ambiente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.