Vivienda

El alquiler revoluciona el SIMA con cerca de 800 pisos

  • La feria destina el 4% de su oferta a la vivienda en alquiler
  • La inversión inmobiliaria en alquiler en Europa alcanzó los 46.000 millones en 2020

El mercado del alquiler residencial está en auge. Promotores, constructores, inversores y otros players del sector están dibujando un nuevo escenario que será fundamental para ampliar el parque de viviendas y satisfacer la demanda actual. No es para menos. España necesita promover más de dos millones de viviendas en alquiler, según las estimaciones de Savills Aguirre Newman.

Además, la consultora inmobiliaria advierte de que una parte importante de las nuevas viviendas deberá ser de renta asequible o tener algún tipo de protección. En este contexto, el alquiler ha llegado por primera vez al SIMA. Lo ha hecho a través del SIMA Otoño Alquiler, un espacio dedicado a la oferta residencial. Esta área es un lugar para la promoción del producto residencial, captar clientes, resaltar la importancia de este segmento para incrementar la cantidad y calidad de la oferta, y, entre otras cosas, aumentar el reconocimiento de las empresas especializadas en alquiler.

En total, SIMA Otoño destina el 4% de su oferta a la vivienda en alquiler tanto de segunda mano -más de cinco años de antigüedad- como de vivienda nueva -cinco años o menos-. Dicho de otra manera, se ofertarán 760 viviendas en alquiler, de las cerca de 19.000 unidades que los expositores han comunicado a la feria. Aunque la representación todavía es pequeña, el objetivo es ir ampliando la oferta.

"Es un mercado muy atomizado donde todavía hay pocas empresas con un porcentaje de oferta significativo. En la medida en que esto está cambiando, y cambiará más a partir de 2022 cuando se empiecen a entregar los proyectos build to rent (BtR) importantes, habrá más empresas con portfolios de centenares o miles de viviendas que estarán más predispuestas que el particular a participar en una iniciativa de estas características. Como altavoces del sector queremos intentar cambiar la imagen que a veces se tiene de las empresas que se dedican al alquiler, donde hay de todo, pero principalmente un producto en muchos casos nuevo, o si es un producto de segunda mano con un buen estado de conservación y con servicios de valor añadido que normalmente, no ofrece un propietario particular", explica Eloy Bohúa, director general de Planner Exhibitions, empresa organizadora de las ferias SIMA a elEconomista.

En el salón inmobiliario participan empresas propietarias, promotoras, agencias, gestores de portfolios de vivienda en alquiler o empresas públicas. También compañías de seguros, de suministros, mobiliario, decoración u otras empresas con productos y servicios relacionados con el alquiler. Algunos de los nombres propios con presencia en la feria son Témpore Homes, a través del gestor de su cartera de activos Básico Homes, la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), Lazora, Gilmar Consulting Inmobiliario, Mundhogar, Immoservice Spain, e Investikal.

El nuevo espacio de alquiler se dirige principalmente hacia el público joven, los más activos en la búsqueda de este tipo de inmuebles. "La edad es la característica diferencial del visitante interesado por el producto de alquiler. En cuanto al tipo de producto que buscan, se inclinan por el alquiler más asequible, es decir, por el que puedan asumir", explica el director general de Planner Exhibitions.

La oferta del SIMA dedicada al alquiler también cuenta con un encuentro profesional bautizado como SIMAPRO Meetings Alquiler. Expertos del sector hablarán sobre el build to rent, la gestión profesional y el papel que juegan las administraciones en el desarrollo de este segmento.

Interés inversor

El interés de los grandes inversores por el mercado del alquiler sigue creciendo, tanto en inversión directa como en proyectos llave en mano. Prueba de ello son los últimos movimientos protagonizados por fondos como Ares, M&G o Hines.

Solo el fondo Ares Management, que opera en España a través de la socimi Avalon Properties, acumula una cartera de 7.000 viviendas en la Comunidad de Madrid y su objetivo es seguir creciendo en la región. Por el momento, la compañía ha resultado adjudicataria junto a la promotora AEDAS Homes de dos lotes del Plan Vive que suman 3.643 viviendas de alquiler asequible sobre suelos públicos. La promotora Culmia ha sido la otra adjudicataria del proyecto regional. En total, invertirá más de 200 millones de euros para construir cerca de 1.700 viviendas, todas ellas industrializadas.

La gestora inmobiliaria Azora también participa de lleno en el mercado residencial del alquiler. Comenzó a invertir en 2003 y actualmente gestiona una de las mayores carteras de unidades residenciales en alquiler de España, con más de 14.000 viviendas. AXA IM Real Assets también ha mostrado gran interés por el mercado residencial. De hecho, en 2020 fue protagonista de una de las mayores transacciones realizadas bajo la modalidad de build to rent (BtR) tras comprar 919 viviendas a Tectum Real Estate por 150 millones de euros.

Vivenio es otro de los protagonistas de este mercado. La socimi de viviendas en alquiler participada por el fondo australiano Aware Super, APG y Renta Corporación, ha anunciado que invertirá 800 millones de euros en unos 3.000 pisos de alquiler en un plazo de dos a tres años. La firma aseguraba recientemente que su objetivo prioritario es crecer mediante producto terminado, pero también están cerrando operaciones de desarrollo, propio o a través de acuerdos llave en mano.

Actualmente, la socimi cuenta con 35 edificios ubicados en Madrid, Barcelona, Valencia y Palma de Mallorca, que suman unas 3.500 viviendas de alquiler.

La inversión inmobiliaria en residencial en alquiler en Europa alcanzó los 46.000 millones de euros en 2020, según el informe European Multifamily elaborado por Savills. El resultado supuso un incremento del 6% interanual y del 17% respecto a la media de los últimos cinco años. Alemania acaparó un 40% de la inversión en alquiler, seguida de los Países Bajos con un 15%, Suecia con el 12%, Dinamarca con el 9% y España y Reino Unido con un 6% cada uno.

El informe explica que aunque el segmento multifamily se está convirtiendo en un tipo de activo más caro para el inversor, "el diferencial de su rentabilidad sobre la tasa libre de riesgo sigue siendo atractivo al situarse en unos 294 puntos básicos, frente a una media a largo plazo de 247 puntos básicos". Los expertos pronostican que la competencia por este tipo de inversión sea fuerte, especialmente en los mercados en los que la oferta de viviendas en alquiler va por detrás de la demanda.

"Existe un elevado interés de inversores institucionales por desarrollar nuevo producto en nuestro país y una firme apuesta de las administraciones públicas, -tanto gobierno central, como autonómicos y locales- por incrementar la oferta de vivienda en alquiler y situarnos al nivel de otros países de Europa", destaca Susana Rodríguez, CCO de Savills Aguirre Newman.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.