Vivienda - Inmobiliario

¿Cómo se va a comportar el euríbor en 2024? Ya ha tocado techo y se acercará al 3% a final de ese año

Foto: iStock.

Tras casi dos años de subidas ininterrumpidas, para los analistas, el euríbor ha tocado por fin techo en el actual ciclo restrictivo de los tipos de interés. Con la referencia en máximos de 2008, el mercado ya proyecta su trayectoria descendente y los expertos confirman que 2024 será el año en el que cambie la tendencia para el índice hipotecario. En todo caso, la moderación de las hipotecas será progresiva y las familias no verán las primeras revisiones a la baja hasta primavera.

La cuestión clave es cómo evolucionará el euríbor en 2024 y hasta dónde puede llegar su caída. Tras un periodo de volatilidad por la incertidumbre de los bancos centrales, ahora todo encaja con un escenario de euríbor a la baja. El contexto macroeconómico, los futuros del indicador, el mercado de swaps de tipos de interés y las previsiones de los expertos forman parte de un gran puzzle terminado.

Todo apunta en la misma dirección y el pronóstico es que el euríbor a 12 meses se sitúe en torno al 3% para finales del año que viene. "El euríbor ha tocado techo y se está manteniendo de forma clara en el 4%. En los próximos meses debe verse la confirmación, salvo que haya algún imprevisto con la inflación, ya que ahora mismo el índice está descontando que el Banco Central Europeo (BCE) reducirá los tipos de interés a mediados del año que viene", apunta María Jesús Fernández, economista senior de Funcas.

Ese camino es el que dibujan los futuros del euríbor a tres meses, la referencia que usa el mercado. Primero, el indicador hipotecario frenará y caerá desde sus actuales máximos del ciclo antes de que acabe el curso. Los contratos para este diciembre sitúan al indicador en el 3,97% y rompen con la tendencia sobre el 4% de los últimos cinco meses. De cara a 2024, los futuros ya anticipan un euríbor sobre el 3%, desde el 3,96% de enero hasta el 3,1% de diciembre. Ya habría que esperar hasta 2025 para ver cifras en torno al 2%.

"El euríbor se va a mantener alto en relación con los últimos años, pero la previsión es que vaya moderándose de manera gradual a lo largo de 2024", anticipa Adrià Morron, economista de CaixaBank Research, que también apuesta por una reducción de un punto porcentual en la tasa hipotecaria desde su nivel actual.

Punto de inflexión en el interbancario

Aunque el mercado de futuros es volátil y lo que proyecta puede cambiar con cualquier giro macroeconómico, este punto de inflexión ya se puede ver en el cruce del euríbor a tres y a 12 meses.

Más allá de las previsiones de los expertos y de los futuros del euríbor, algo está pasando en el índice. Sobre el papel, la famosa referencia hipotecaria refleja la evolución del mercado interbancario, donde las entidades financieras se prestan capital a distintos plazos. Y ahora mismo está un poco loco. Los intereses del euríbor a tres meses están a punto de superar a los del euríbor de doce meses. Y hace semanas que el euríbor a seis meses ofrece una tasa superior a doce meses.

"Lo normal es que el diferencial entre el euríbor a tres meses y doce se sitúe históricamente en 30 puntos básicos y cuando se acercan mucho es que los bancos piensan que los tipos van a bajar a largo plazo por la expectativa que tienen los propios agentes del interbancario, que es que primero se frenen los tipos y luego bajen", explica Pau Monserrat, CEO de Futur Finances y Profesor de Economía Financiera de la Universitat de les Illes Balears (UIB). Los bancos se prestan dinero en su propio mercado a distintos plazos, por ello hay muchos euríbor. Desde el euríbor a una semana al euríbor a doce meses, el más conocido por ser la referencia principal de la mayoría de las hipotecas en España.

La clave de este extraño comportamiento de los plazos del índice lo ofrece la experta de Funcas a la hora de explicar la naturaleza del euríbor a doce meses: "Descuenta todos los tipos del BCE en un plazo de doce meses, no solo la referencia del banco a corto plazo". En sí mismo actúa como un indicar de futuro de los tipos del BCE, más una pequeña prima en su interés.

"Al final el euríbor es un tipo privado que compite con los préstamos bancarios oficiales en el BCE", ahonda Monserrat de Futur Finances. En ese sentido, si el euríbor ahora está rozando el 4%, la interpretación teórica es que durante los próximos doce meses su promedio estará en este nivel.

Desde CaixaBank aseguran que este estrechamiento del interbancario "es típico del punto de inflexión de final de ciclo de política monetaria y se produce cuando se espera un recorte en los tipos de interés", comenta Morron. Hay que tener en cuenta que ahora mismo los tipos del BCE se encuentran en el 4,5% y el euríbor coquetea con bajar del 4%. "El euríbor a doce meses recoge la bajada, pero a tres meses todavía no, produciéndose una pequeña inversión en la curva", dice el analista. Y continúa su explicación: "Esta situación es un buen reflejo del fin del ciclo de subidas, con los inversores mirando ya las primeras bajadas".

El mercado de swaps de tipos de interés también apunta en la misma dirección y anticipa el primer recorte del BCE en julio. Tras abrir la veda, se espera que se acumulen 75 puntos básicos de descensos en la tasa de depósito hasta octubre, lo que dejaría los tipos sobre el 3,1%, hasta donde predice el modelo OIS (Overnight Indexed Swap) actualmente.

Aunque más allá de esta plaza no hay consenso sobre cuándo se producirá el primer recorte, lo que sí se da por hecho es que el próximo movimiento de los bancos centrales será para dar marcha atrás en la restricción monetaria y que se desandará buena parte del ciclo en 2024. Estas expectativas se alinearon, especialmente, tras conocerse el dato de inflación de octubre de Estados Unidos. Aunque la caída del Índice de Precios al Consumo (IPC) de la eurozona se había constatado días antes, en el 2,9%, fue el descenso del 3,2% al otro lado del Atlántico el que terminó de confirmar todas las sospechas. Con un retroceso así de los precios nadie creía después que la Reserva Federal (Fed) tuviera que seguir ajustando y ello dejaba el camino despejado para el BCE, que tiene que mantener el tipo de cambio con EEUU.

Todo depende de la inflación

"Es verdad que con el euríbor puede pasar cualquier cosa, pero con la caída de la inflación en la zona euro, que ha descendido al 2,9%, y la expectativa de frenada de la Fed, al final no deja de marcar el paso al BCE y abre una hipótesis probable del tipo de depóstio al 3% a final de año", dice Monserrat.

Desde la consultora inmobiliaria CBRE creen que Lagarde y su equipo no tocarán los tipos hasta que se confirme esa senda de desinflación, que es lo que guiará su actuación por encima de cómo evolucione la economía. Por eso, la caída del euríbor será progresiva y no cogerá velocidad hasta que quede inaugurado oficialmente el periodo de recortes. "La reducción prevista del euríbor a 12 meses irá de menos a más, acelerándose a medida que se constate un giro de la política de tipos por parte del BCE", explican desde el equipo de Data Science & Forecasting de la firma.

¿Cuándo lo notarán las hipotecas?

Parece claro que más pronto que tarde bajará el euríbor, lo que no significa que las mensualidades de las hipotecas vayan a empezar a bajar ya en las próximas revisiones. Las hipotecas a tipo variable se revisan habitualmente cada doce meses, pero también puede darse el caso de actualización de la cuota cada seis meses. Para notar una rebaja en la cuota el euríbor deberá bajar por debajo del nivel alcanzado el año pasado en el mismo mes o hace seis meses.

Por poner un ejemplo, en noviembre, el euríbor va camino de cerrar en el 4,02%. Va a suponer la segunda caída mensual del actual ciclo alcista del euríbor, pero una hipoteca media (de 140.000 euros, a 30 años y un diferencial del 1%) con revisión anual se encarecerá 67,60 euros. Se debe a que en noviembre del año pasado el euríbor se situó en el 2,828%. Y lo mismo pasará si corresponde una revisión semestral. El pasado mes de mayo, el índice se encontraba en el 3,862%. La cuota se seguirá encareciendo 14,24 euros.

"En los primeros meses del 2024, los hipotecados no notarán la bajada del euríbor", comenta Fernández, de Funcas, y añade que "no será hasta primavera cuando se frene el encarecimiento de las hipotecas". A partir de abril del año pasado es cuando el euríbor empezó a mirar de cerca el 4%. Para ese mes en 2024, la revisión anual saldrá a favor del hipotecado si finalmente el euríbor encara descensos, como anticipan las previsiones.

"A partir de primavera de 2024 es cuando las revisiones de las hipotecas van a ser negativas, las rebajas van a ser más pronunciadas para el verano", coincide Morron de CaixaBank. Si las revisiones son semestrales las rebajas en cuota hipotecarias podrían comenzar ya en los primeros meses. El pasado mes de junio fue cuando el euríbor rompió la barrera del 4%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud