Vivienda - Inmobiliario

Invertir en vivienda para alquilar, una gran oportunidad en tiempos de inflación

  • Se trata de un valor refugio en tiempos inflacionistas
  • Es una iniciativa de bajo riesgo si se cuenta con asesoramiento profesional

La inversión en vivienda es, sin duda, uno de los principales activos para revitalizar la economía en la actualidad y afrontar muchos de los retos que tenemos como sociedad. Tras dejar atrás la crisis del ladrillo de 2008 y las caídas de precio, que nada tienen que ver con la situación actual del mercado, ha sido en los últimos años cuando este sector se ha consolidado como una oportunidad real de negocio y como una contribución de peso al despegue económico.

En estos momentos de incertidumbre económica e inestabilidad, el dinero que hayamos ahorrado hace por ejemplo un año, vale, por culpa de la inflación, en torno a un 10% menos. Por su parte, el Banco de España en su reciente informe trimestral de la economía española ha anunciado no sólo que la inflación media este año será más alta de lo previsto inicialmente, situándola en un 8,7%; sino que además en 2023 se apuntan previsiones de aumento de un 5,6% y en 2024 un 1,9%.

En estas circunstancias es importante buscar alternativas para sacar el mejor partido a nuestros ahorros. Una forma de hacerlo es invirtiendo en vivienda, que es una opción rentable y segura, y que es el mejor valor refugio en contextos inflacionistas como el que vivimos.

Si bien invertir en vivienda es una decisión acertada, hay una variante muy a tener en cuenta y que cada vez está más presente entre los ahorradores españoles: la inversión en vivienda para alquilar.

Se trata de una iniciativa de bajo riesgo, sobre todo, si se cuenta con un buen asesoramiento profesional que acompaña todas las etapas del proceso, desde la inversión hasta la gestión del propio alquiler. Una vía que va más allá de la mera consideración de la compra, y que forma una perfecta simbiosis con el posterior alquiler, al generar una rentabilidad, un patrimonio y una liquidez para hacer frente a posibles imprevistos como gastos no previstos en el mantenimiento de la vivienda.

Si bien hablar de invertir en vivienda para su posterior alquiler puede parecer que es un "lujo" reservado a unos perfiles muy específicos como grandes fortunas o gente con un elevado poder adquisitivo, la realidad es muy diferente. Es importante desterrar esa idea, y empezar a concienciar a los españoles de que este tipo de inversiones no es algo reservado a unos pocos. Medianos ahorradores e incluso personas que tienen un pequeño capital, y que pese a necesitar algún tipo de financiación por parte de su entidad bancaria, pueden tener a su alcance buenas alternativas de la mano de profesionales con experiencia en este segmento de inversión

La primera consideración a la hora de tomar esta decisión es dejar a un lado la parte emocional y dar protagonismo a la racional

Una vez tomada la decisión de invertir, hay varias consideraciones a tener en cuenta. La primera, es dejar a un lado la parte emocional y dar protagonismo a la racional. Es importante asumir que no es lo mismo comprar una vivienda para nosotros donde la ubicación y las características son los pilares de la decisión, que para alquilar, donde hay que valorar la demanda y la rentabilidad. Es decir, en este tipo de decisiones lo que prima son los números.

Además de plantearnos qué presupuesto tenemos, el modelo de financiación que tengo que acometer si necesito endeudarme, o qué rentabilidad busco, hay que decidir el tipo de alquiler que quiero. No es lo mismo comprar una vivienda para alquilar si la intención es que sea de larga duración, para estudiantes o turístico, porque ni la zona ni el tipo de vivienda serán iguales.

Hacer bien las cuentas es clave. Cabe subrayar que calcular bien la rentabilidad neta y bruta de ese inmueble es una condición ineludible que engloba factores como la necesidad de realizar una reforma o no, qué media de ingresos se pueden obtener, el gasto en el seguro de hogar, los impuestos como el IBI o el de basuras, la cuota de la comunidad… La suma y la resta de todas estas variables nos dará una cifra aproximada de la rentabilidad real.

Por otro lado, entran en juego los llamados aspectos legales y técnicos que son imprescindibles para acometer un proyecto como este, y que van desde la solicitud de pedir la nota simple, donde se registran datos como los metros cuadrados reales de esa vivienda, la información catastral o que no haya pagos pendientes en temas como el IBI, la comunidad o los recibos de energía.

También es una decisión de peso elegir entre la compra de una vivienda nueva o a reformar. Esta última es una opción muy interesante y a valorar por los compradores pese a que pueda parecer un exceso de carga de trabajo o de inversión extra. Una pequeña reforma va a revalorizar mucho el inmueble y el precio del alquiler, lo que nos permitirá recuperar de forma rápida la inversión inicial.

Además, en la mayoría de los casos y con el asesoramiento profesional, no hace falta hacer grandes desembolsos para renovar la imagen de una vivienda. Y es que con estos pequeños cambios el propietario puede facilitar y acelerar con éxito el proceso de alquiler y que el futuro inquilino permanezca por más tiempo en la vivienda.

Sin duda, tomar la decisión de invertir en vivienda para alquiler, exige un buen número de conocimientos y acciones que requieren una importante dedicación de tiempo, con el que no se cuenta en muchas ocasiones. Por ello, si una persona está decidida a invertir en vivienda para alquiler, es importante contar con la ayuda de profesionales en los que apoyarnos en ese emocionante proceso. Esta es la principal misión de Masteos: acompañar al inversor desde el principio y durante todo el proceso, con el objetivo de que ahorre tiempo y, con ello, dinero, consiguiendo que el proyecto de invertir en una vivienda sea fácil y seguro.

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Cayo Diocles
A Favor
En Contra

Publirreportaje

Puntuación 10
#1
Javier
A Favor
En Contra

Sí, es un valor refugio el alquilar una vivienda...hasta que la ocupan o te dejan de pagar. Entonces el desgobierno protegerá a los ocupas y a ti les faltara poco para llamarte fascista...

¿ Les he dicho que en España no existe la seguridad jurídica? Pues eso...

Puntuación 6
#2