Vivienda - Inmobiliario

La inmobiliaria de Marina d'Or 'borra' deuda con Sareb en contra del criterio del auditor

  • La firma de Ger da de baja 43 millones por una dación en pago pactada para 2023
Jesus Ger, fundador de Marina d'Or y due?o de Comervi.
Valenciaicon-related

Aunque el fundador y promotor de la ciudad de vacaciones Marina d'Or, Jesús Ger, ya no controla Hoteles Marina d'Or tras pasar a manos de Farallon, sigue vinculado a la actividad inmobiliaria en esa macroubanización a través de Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi).

Esta sociedad asumió la actividad inmobiliaria del grupo cuando el empresario separó el negocio turístico de la promoción y construcción, antes de que esta división entrase en concurso de acreedores en 2014.

Precisamente una de las claves para superar la suspensión de pagos en 2018 fue el acuerdo con Sareb, uno de sus principales acreedores. En él se establecía que la inmobiliaria de Ger asumía la comercialización de viviendas y terrenos afectos con las garantías hipotecarias de Sareb hasta 2023 y 2027. Una vez vencidos esos plazos y si se cumplían ciertas condiciones Sareb asumiría los activos mediante dación en pago y se cancelaría la deuda.

Sin embargo, Comervi ha decidido reflejar ya en sus cuentas de 2021 ese recorte de deuda al considerar que "se cumplen las condiciones" fijadas en el acuerdo con Sareb. De esa forma, la firma de Ger elimina de su pasivo 43,15 millones de euros, a pesar del criterio en contra de su auditor de cuentas. El informe de auditoría elaborado por la firma Audicas incluye una salvedad porque "se ha procedido a registrar contablemente esta operación sin que la misma se haya realizado".

Tras ella, la deuda a largo plazo con entidades financieras pasa de 52,8 millones a 8,8 millones. También se dan de baja existencias por 30,2 millones. Esos activos estaban valorados inicialmente en 67 millones y se habían deteriorado en más de 37 millones, lo que implica aumentar reservas y patrimonio neto de la firma en 9,7 millones.

El auditor incluye otra salvedad por contabilizar como otras aportaciones de socios 20,5 millones de deudas con empresas vinculadas y sobrevalorar así su patrimonio neto. De hecho, el informe estima que los efectos de las salvedades "dejaría a la sociedad en la necesidad de restituir su situación patrimonial".

Sareb, que llegó a presentar una demanda que retiró tras el acuerdo, no ha querido hacer ningún comentario a elEconomista.es sobre la medida incluida en las cuentas.

Menos deuda concursal y con Hacienda

Comervi, que registra en sus cuentas un resultado neto positivo de 2,6 millones de euros, también redujo el año pasado la deuda procedente del concurso de acreedores y a la que tiene que hacer frente según el convenio de acreedores, que pasó de 82,5 millones a 32,7 millones.

Además, la empresa de Ger pagó a la Agencia Tributaria 5,5 millones de la deuda que aplazó en 2016 por más de 42 millones, de la que aún tiene pendiente otros 8,7 millones.

La compañía de Ger también es la propietaria de las filiales que desarrollaron sus proyectos en Marruecos, por los que mantiene un arbitraje internacional con el Gobierno de ese país. El grupo castellonense reclama 400 millones de euros a ese país al considerar que incumplió sus compromisos y ese fue el motivo de las pérdidas generadas en ellos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud