Comunidad Valenciana

Hoteles Marina d'Or perdió 23 millones por el Covid antes del cambio de gestor

  • La ciudad de vacaciones de Oropesa redujo un 60% sus ingresos
  • Tras asumir el fondo Farallon casi toda su deuda, ha refinanciado el resto
Hoteles del complejo en Oropesa.
Valencia

La industria turística ha sido una de las grandes víctimas del coronavirus, como en el caso de uno de los principales referentes del sector en Castellón, la Ciudad de Vacaciones Marina d'Or en Oropesa. El grupo que gestiona 5 hoteles y decenas de apartamentos vacacionales vio como sus ingresos se desplomaban un 60,9%, hasta 20,5 millones, y sus pérdidas se elevaban hasta 23,2 millones de euros, frente a los 9 millones del ejercicio anterior.

Unos abultados resultados negativos que explican el giro en la compañía, después de que el fondo estadounidense Farallon asumiese la mayoría de la deuda del grupo y reemplazase a su dueño y fundador, Jesús Ger, en la gestión. El acuerdo incluyó que la firma especializada Gestión de Activos Turísticos (GAT) asumiese la dirección del complejo, con un nuevo equipo directivo. La firma especializada también gestiona otro resort en la Comunidad Valenciana, el hotel Denia Marriott La Sella.

El informe de gestión del último ejercicio publicado de Hoteles Marina d'Or, cerrado en agosto de 2020, responsabiliza de esta caída al cierre obligado por la pandemia y considera que esa situación seguirá afectando a sus cuentas durante 2021 pese a la mejoría en la evolución de la crisis sanitaria.

Refinanciación

La memoria también revela que después de que dos sociedades vinculadas a Farallon hayan asumido la mayoría de su deuda, por importe de 125,3 millones al cierre del ejercicio, en marzo de 2021 la firma turística ha suscrito un nuevo acuerdo de refinanciación. Con la entrada de Farallon a través de su deuda, el resto del pasivo en manos de entidades financieras se ha reducido a 13,2 millones.

"En el ejercicio 2021 la refinanciación ha supuesto un reforzamiento y mejora de la estructura financiera, dando prioridad a la viabilidad de la sociedad, reestructurando la deuda financiera del balance, aplazando los vencimientos de la deuda y generando nuevas líneas de financiación", señala la compañía en las cuentas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.