Construcción Inmobiliario

La justicia libra al Gobierno Valenciano de pagar 603 millones a Marina d'Or

  • El TSJCV niega a Jesús Ger la indemnización por 'Marina d'Or Golf'
  • Falla a favor del Consell en una primera causa de 587,6 millones
  • Resta una segunda por 15,3 para la que se espera la misma suerte
A la izquierda, la huella del proyecto anulado Marina d'Or Golf, previsto al interior de Marina d'Or. EE
Valencia

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) libra a la Generalitat de hacer frente a la mayor indemnización a la que se enfrentaba por un conflicto urbanístico. Se trata de los 603 millones de euros que le reclamaba el empresario Jesús Ger, impulsor de Marina d'Or, al culpar a la administración del rechazo en los juzgados de su macroproyecto de 18 millones de metros cuadrados Marina d'Or Golf -previsto al interior de la conocida 'ciudad de vacaciones' ya existente-.

Según confirman fuentes de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, el TSJCV ya ha fallado a su favor en el mayor de los dos litigios iniciados por el empresario, que consistía en la reclamación de 587,6 millones de euros por parte de la sociedad Promociones PAI Golf. La sentencia se produjo el pasado 6 de noviembre, tal y como ha informado este miércoles Castellón Plaza.

Resta otra reclamación presentada por Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi) -en nombre de la extinguida Marina d'Or Loger SA- que asciende a un total de 15,3 millones de euros, si bien la administración estima que discurrirá por la misma senda.

Como informó elEconomista, el rechazo al considerado como el mayor proyecto urbanístico de toda Europa llegó por parte de la justicia. En última instancia fue el Tribunal Supremo quien lo tumbó hace casi cuatro años, en febrero de 2016. La razón fue que el desarrollo no contaba con la Declaración de Impacto Ambiental estatal, la única válida tras un cambio legislativo que tuvo lugar en 2006, a juicio del tribunal. En lugar de adecuarse a esta norma, el impacto ambiental de la iniciativa había sido analizado en función de la Ley 4/2004 de Ordenación del Territorio.

Y fue por esta cuestión por la que las firmas de Jesús Ger reclamaron la abultada indemnización a la administración autonómica que preside el socialista Ximo Puig, al entender que no fue un error suyo sino de la Generalitat -controlada por el Partido Popular en el momento de la tramitación del PAI- que fue, según argumentan, la que les instó a cumplir una normativa incorrecta.

Seis años después

En ambos casos la reclamación se producía en base a la sentencia del TSJCV que tuvo lugar hace seis años -el 29 de noviembre de 2013-, la que anuló inicialmente "la Homologación Sectorial y Plan Parcial Marina d'Or Golf de Cabanes". Tal reclamación, según confirman fuentes del Ejecutivo Valenciano, fue denegada en base a un informe de la Abogacía de la Generalitat.

El grupo de Jesús Ger rehusó a ofrecer detalles sobre la reclamación que realizaba. Dado el volumen, cabe interpretar que Marina d'Or exigió 'lucro cesante', es decir: la hipotética ganancia que habría logrado de haber llegado a buen puerto su iniciativa. Un dato objetivo al respecto es el de la inversión comunicada por las firmas de Jesús Ger sobre el valor de las parcelas en el lugar. Según las cuentas de Promociones PAI Golf en el momento en que se conoció la sentencia, el empresario aglutinaba terrenos en dicho ámbito por valor de 175 millones de euros.

La Generalitat valenciana explicó la pasada legislatura que su rechazo respondió a la "inviabilidad económica" del proyecto, sus dimensiones "por encima de cualquier expectativa razonable" y el abastecimiento hídrico de la gran superficie a urbanizar, que preveía multitud de residenciales, hoteles y hasta tres campos de golf.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.