Comunidad Valenciana

La inmobiliaria del grupo Marina d'Or entra en concurso de acreedores

Jesús Ger, fundador y presidente de Marina d'Or. Foto: archivo

La empresa Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comevi), inmobiliaria del grupo Marina d'Or, ha sido declarada en concurso de acreedores tras solicitarlo voluntariamente, según han confirmado a elEconomista fuentes de la propia compañía y del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Según fuentes de la empresa, el concurso se ha presentado con todas las nóminas pagadas -tiene unos 80 trabajadores- y las cuentas con los proveedores saldadas, "excepto dos o tres con los que hay asuntos en los tribunales", por lo que la deuda afectada por el concurso es financiera y con las Administraciones públicas.

Las deudas del grupo al acabar 2012 -últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil- ascendían a 680 millones de euros, de los que 515 eran a corto plazo, aunque es previsible que la deuda ahora sea inferior, ya que la compañía reconocía estar negociando daciones en pago con los bancos.

Los fondos propios al acabar 2012 eran negativos en 152 millones. Ese ejercicio finalizó con unas pérdidas atribuidas de 19,73 millones, con una facturación de 74,63 millones, buena parte de ella por las daciones en pago.

Fuentes de la empresa han recalcado que el concurso afecta a la actividad constructora e inmobiliaria, no a la explotación hotelera y turística del complejo Ciudad de Vacaciones de Oropesa del Mar (Castellón).

Cambió de nombre

Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comevi) es la antigua Marina d'Or-Loger, que cambió de nombre en octubre de 2013 para que no se vinculara la empresa inmobiliaria, que ya pasaba dificultades, con la marca turística.

La promotora de Jesús Ger había sobrevivido a la crisis inmobiliaria gracias a la cesión de inmuebles a los bancos, sobre todo a la CAM, absorbida por el Sabadell, que vendió apartamentos a muy bajo precio en la Ciudad de Vacaciones.

Además de todos los pisos construidos y no vendidos, el grupo se vió afectado por la paralización del proyecto Marina d'Or Golf, una segunda fase de la Ciudad de Vacaciones presupuestada en 6.000 millones de euros cuyo plan urbanístico fue anulado por el TSJCV.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud