Telecomunicaciones

Álvarez-Pallete da la bienvenida a Sepi y STC: "Aportan estabilidad accioniarial a Telefónica"

  • "Entendemos el interés que Telefónica suscita entre los inversores, todos quieren formar parte del futuro"
  • La junta aprueba por amplia mayoría todos los acuerdos del orden día
  • La 'teleco' anuncia la creación de una comisión de seguimiento ético de la IA
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, en el inicio de la junta de 2024
Madridicon-related

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, ha reconocido el interés que su compañía suscita entre la comunidad inversora, lo que refleja la confianza de los nuevos inversores en la estrategia del grupo. "Todas las partes quieren estar", ha explicado en la Junta de Accionista, en referencia implícita a Saudi Telecom (STC) y a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi). De esa forma, el primer ejecutivo ha indicado que los nuevos socios "contribuyen a la estabilidad accionarial de Telefonica". Salvo estas dos breves valoraciones, la presencia de los nuevos socios pasó prácticamente silenciada en la junta, sin menciones directas al grupo árabe, que actualmente dispone el 4,99% de las acciones con derecho a voto de la teleco y otro 5% del capital en derivados. Tampoco se ha nombrado a la Sepi, brazo inversor del gobierno que dispone del 3%, con intención de incrementarlo hasta el 10%.

El primer ejecutivo de la multinacional ha dado la bienvenida a los inversores que han decidido "participar en ese futuro", tras agradecer "a los que han recorrido el camino con nosotros, grandes y pequeños porque supieron ver dónde había que estar". Entre los compromisos ofrecidos por Álvarez-Pallete a los accionistas ha destacado la vocación de "crecer y generar valor para los clientes, accionistas, empleados y grupos de interés". Por ese motivo, el presidente se ha referido al pasado Investor Day, donde la teleco "compartió los objetivos a tres años, a pesar del entorno de incertidumbre". En concreto, el grupo prevé crecer en ingresos y en beneficio operativo, así como en generación de caja en un 50% hasta alcanzar los 3.000 millones de euros, al tiempo que continuará reduciendo el endeudamiento hasta un ratio entre 2,5 y 2,2 veces ebitda, todos ellos con reparto de al menos 5.100 millones de euros en dividendos.

Entre las respuestas del presidente a los accionistas, Álvarez-Pallete ha indicado que su grupo "no ha sido inmune a la tendencia bajista del sector en bolsa, también afectado por un impacto regulatorio poco racional y sostenible", para reconocer que el "deber de la teleco consiste en sobreponerse" a esas dificultades. En cuanto a la situación de la deuda, el presidente de Telefónica ha confiado en la fuerte generación de caja de su grupo, ya evidenciado en el último plan estratégico, "con una posición de liquidez que supera cómodamente los vencimientos de los tres próximos años".

En relación con la fusión fusión Orange y MásMóvil, Ángel Vilá, consejero delegado de Telefónica, ha lamentado la "inconsistencia de la Comisión Europea entre su análisis preliminar y su decisión final", para recordar que no existían riesgo en el mercado mayorista, pero sin embargo se fijaron remedios en ese segmento". Al mismo tiempo, Vila ha explicado que el beneficiario de los remedios (Digi) carece de espectro en bajas, lo que exigirá un acuerdo de itinerancia con un operador de red móvil. Ante esa oportunidad, Telefónica se reconoce en condiciones de alcanzar un acuerdo mayorista con Digi: "Nos sentimos muy capaces de competir en un mercado donde ahora existe un operador mucho más fuerte".

En línea con anteriores intervenciones, el presidente de Telefónica ha reiterado su voluntad de "pelear para evitar un uso abusivo de las redes" y "luchar por una regulación justa que nos deje competir en igualdad de condiciones, porque el mundo que dio sentido a esa regulación ha dejado de existir". En esa dirección, la compañía prevé "colaborar con el sector y con el ecosistema tecnológico para que el superordenador que hemos construido se conecte con los de nuestro sector y con la nube". En su opinión, los "reguladores tendrán que abandonar la regulación del siglo pasado y adoptar una visión nueva y más amplia", para indicar que "tendrán que comprender que ya es hora de dejarnos competir en igualdad de condiciones".

Telefónica se reconoce en condiciones de alcanzar un acuerdo mayorista con Digi, beneficiario de los remedios de la fusión de Orange y MásMóvil

En el ámbito de la Inteligencia Artificial (IA), la teleco se ha propuesto "hacer un uso responsable de la tecnología en un mundo sin reglas", voluntad que se refrendará con la creación de una Comisión de Seguimiento Ético de la IA, donde tendrán cabida todos los grupos de interés. El presidente de Telefónica ha precisado que "es el momento de crear un código ético de la IA, tecnología que ayuda en la personalización de la oferta y la reducción de energía".

Sobre la plataforma Open Gateway, Álvarez-Pallete ha indicado que "ya es una realidad comercial", en el inicio de una nueva fase en el sector con la implicación de los principales operadores de telecomunicaciones del mundo.

También el centenario de la multinacional ha gozado de especial relevancia en un encuentro precedido por la reciente "lealtad" manifestada por el Gobierno hacia su operador estratégico de telecomunicaciones. En primera instancia, la compañía ha cerrado el registro de asistencia remota y de tarjetas de accionistas, tanto presenciales como a distancia, con un quorum formado por 23.358 accionistas, titulares de 3.572 millones de accionistas, equivalentes al 62,13% del capital. De todos ellos, los accionistas presentes sumaron 5.356 personas, titulares del 5,95% del capital.

En su discurso, el presidente de Telefónica se comprometió a "seguir construyendo una Telefónica de la que, cuando se mire hacia atrás, dentro de 100 años, se pueda sentir un orgullo similar al que sentimos hoy". En ese sentido, Álvarez-Pallete ha recalcado que la "Inteligencia Artificial, la capacidad de computación, la Web3 y las redes de última generación", capaces de generar "una ola de cambio mucho más profunda que la irrupción de la máquina de vapor, la electricidad, el ordenador personal o Internet", para remarcar que "la tecnología lo va a cambiar todo una vez más".

Álvarez-Pallete ha reconocido que "la tecnología irrumpe en un mundo donde la geopolítica, la desinformación, la desigualdad y la polarización nos añaden incertidumbre e inquietud", para apuntar que vivimos "la mayor época de cambio tecnológico de la historia de la humanidad", donde "el hombre ha creado por primera vez máquinas con capacidad de emular inteligencia".

Respecto a los logros cosechados por la teleco en los últimos años, el presidente de la compañía ha recordado que su grupo ha desmantelado 126.000 toneladas de cobre, ha cerrado 4.000 centrales, así como más de 1.000 sistemas legados, y ha apagado el 44% de las redes 2G y 3G. La inversión acumulada ha superado los 71.500 millones de euros, con una reducción de deuda de 22.000, la generación acumulada de beneficio neto de 21.000 millones, con una caja de casi 40.000 millones". Además, el primer ejecutivo de la compañía ha señalado que su grupo "ha destinado 19.000 millones de euros a retribuir a los accionistas, ha aumentado el patrimonio neto en más de 6.000 millones y ha realizado operaciones corporativas por valor de 95.000 millones de euros".

Agradecimiento a Fainé

La Junta de accionistas de Telefónica ha merecido la consideración de "histórica" por un doble motivo: primero, por tratarse de la primera de una compañía ya centenaria; y segundo, por el respaldo abrumador de la práctica totalidad de los puntos del orden del día, con un porcentaje superior al 99%. De hecho, al término del encuentro con los accionistas, José María Álvarez-Pallete dedicó una mención especial a Isidro Fainé, consejero desde hace 30 años y vicepresidente del grupo: "Permítanme que les exprese el orgullo por presidir este consejo de administración y el orgullo que siento por todos los miembros que son parte de este consejo. Y de forma muy especial por Isidro Fainé, que lleva tantos años dedicado a esta casa y del que tanto hemos aprendido".

Preguntas de los accionistas

Entre los accionistas que han hecho uso de la palabra públicamente ha destacado la propuesta de medidas para la revalorización de la acción y del dividendo, además de la reducción de una deuda superior a los 27.000 millones de euros. Otro accionista ha solicitado al presidente de la compañía que renuncie al incremento de las retribuciones hasta que los títulos del grupo alcancen los 10 euros. También se ha cuestionado sobre la cancelación de cargos indebidos a los clientes por parte de la teleco, para que Telefónica responda ante "semejantes abusos". Otro accionista solicitó al presidente de la compañía que renuncie al incremento de las retribuciones hasta que los títulos del grupo alcancen los 10 euros, otro pequeño inversor mostró su voluntad de "impugnar las cuentas" y un tercero solicitó a la junta el cese del consejero Ángel Vilá, también consejero delegado de Telefónica, petición que fue rechazada por más del 99% del capital social de la teleco.

La junta aprobó con un respaldo completo a todos los puntos del orden del día, entre ellos la renovación de la mayor parte del consejo de administración (Isidro Fainé, Verónica María Pascual Boé, José Javier Echenique Landiríbar, Peter Löscher y Claudia Sender), así como ratificación de los nombramientos por cooptación de Solange Sobral y Alejandro Reynal. Asimismo, la junta ha aprobado la puesta en marcha de un plan de incentivos de directivos y consejeros por valor de 200 millones de euros, así como la reducción de capital social de Telefónica en la cifra de 80,2 millones de euros, mediante la amortización de 80.296.591 acciones propias actualmente en autocartera, equivalentes al 1,40% del capital social actual de la sociedad. Esta reducción, que deberá ser ejecutada en el plazo de un año, no implicará la devolución de aportaciones a los accionistas por ser la propia sociedad la titular de las acciones.

La teleco ha dado el visto bueno al reparto de un dividendo en efectivo por 0,30 euros, pagadera en dos tramos, el primero de 0,15 euros el 20 de junio y el segundo, de 0,15 euros, el 19 de diciembre de 2024. Entre los puntos del día más relevantes destacaron el correspondiente al Plan de Incentivo a Largo Plazo de la multinacional, consistente en la entrega de acciones de Telefónica a Directivos del Grupo Telefónica, incluyendo a los consejeros ejecutivos. Dicho programa consiste en la entrega a los partícipes de un determinado número de acciones de Telefónica en concepto de retribución variable y en función del cumplimiento de los objetivos establecidos para cada uno de los ciclos en los que se dividirá el referido plan.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud