Telecomunicaciones

Masorange invertirá 4.000 millones en los tres próximos años y abre la puerta a salidas voluntarias

  • La teleco renuncia a repartir dividendos y descarta planes forzosos de empleo 
  • Se renoce líder en clientes, atención al usuario, cobertura, frecuencias, venta de dispositivos, marcas, tienda y talento
  • Sitúa la deuda en 12.500 millones, con el objetivo de alcanzar un ratio de 3,5 veces ebitda y grado de inversión
Meinrad Spenger, consejero delegado de Masorange.
Madridicon-related

Meinrad Spenger, consejero delegado de la nueva Masorange, ha asegurado que la nueva marca (sin acentos ni mayúsculas por medio) invertirá 4.000 millones de euros en los tres próximos años, la mayor parte de ese importe destinado a infraestructuras de telecomunicaciones. Este desembolso supone el despliegue de hasta 6 millones de unidades inmobiliarias de fibra óptica incrementales -que se sumarán a los actuales 29 millones de hogares con servicios-, así como el incremento de la cobertura 5G por encima del 90% de la población española, para así asegurar una conexión ultrarrápida con nueve veces más velocidad que 4G. Además, la teleco se propone emprender nuevas inversiones en otras áreas de crecimiento de la compañía, en nuevos servicios. "Disponemos de financiación, estamos comprometidos y tenemos muy claro dónde invertir, y ahora toca rediseñar el plan estratégico una vez que Orange y MásMóvil hemos dejado de ser competidores".

En la presentación oficial de la nueva identidad corporativa, Spenger ha recordado que las dos compañías que forman Masorange nacieron casi en el mismo espacio, al compartir sus orígenes en una manzana del Barrio Salamanca de Madrid. El primero en la calle Velazquez número 12, como filial española de la entonces France Télécom, mientras que MásMóvil dio sus primeros pasos en Núñez de Balboa número 9, a escasos 50 metros de distancia. La anécdota ayudó a Spenger para enmarcar las prioridades de un grupo que calificó como "con proyecto de crecimiento, en un sector en el que los ingresos han caído el 30% en la última década".

Según Spenger, Masorange tiene la capacidad de "aumentar la facturación en Administraciones Públicas y nuevos servicios", con posibliidad de generar nuevo empleo. "No tenemos previsto ningún plan forzoso u obligatorio de salida de personal", por lo que la compañía dejó la puerta abierta "a los que no estén motivados, no sean proactivos o no compartan los valores, es decir, a personas que no se vean en este proyecto". Según ha apuntado el CEO de Masorange a preguntas de elEconomista.es, "con vistas a los cambios organizativos, analizaremos soluciones dentro del marco de diálogo social".

De esa forma, las sinergias de la joint venture "no se materializarán en salida de personal, sino en evitar solapamientos, como los que pueden surgir en las antenas o estaciones base". Spenger ha añadido que Masorange nace oficialmente con el "objetivo de estrenar el futuro" y con una nueva identidad corporativa. Según ha confirmado, el grupo es el nuevo líder por clientes del mercado en todos los segmentos de negocio y el mayor canal retail de terminales y dispositivos electrónicos, con más de 4,2 millones de dispositivos al año, valorados en mil millones de euros de facturación.

Masorange también dice ser líder en satisfacción al cliente y primero en número de marcas, con nueve enseñas de alcance nacional y cinco marcas regionales, especialmente en norte de España. Asimismo, MásOrange se identifica como "el operador con mayor espectro del mercado, lo que ayudará al grupo a ofrecer el mejor servicio con el menor capex incremental, una vez que la nueva empresa dispone actualmente de cinco meses para solicitar la transferencia del espectro". Junto a todo lo anterior, la joint venture igualmente se reconoce como 'número uno' en retail, con el mayor número de tiendas, así como referencia en talento, con 8.500 profesionales en plantilla y otros 50.000 empleados de forma indirecta.

Spenger ha mostrado su vocación de Masorange de convertirse en empresa con propósito con una "cultura de empresa muy clara y firme, que nos permita anticiparnos al futuro y nos ayude a orientarnos a las personas: empleados, clientes y socios". Entre otras magnitudes, Masorange podría situarse entre las 20 mayores empresas del país, incluidas las firmas del Ibex 35, con ingresos de 7.400 millones de euros. A lo anterior se añade un ebitda presinergias de 2.650 millones, así como más de 30,2 millones de líneas de móviles, otros 7,3 millones de banda ancha, 2,3 millones de suscriptores de televisión de pago y 2,1 millones de abonados de todo tipo de servicios ajenas a las telecomunicaciones.

La cuota de mercado conjunta alcanza el 42% en líneas de móvil y el 41% en líneas de fijo, frente al 27% y 33%, respectivamente, de Telefónica España, operador que a su vez defiende su liderazgo en el resto de las principales magnitudes económicas y financieras.

La nueva teleco, que se sitúa entre las 20 mayores empresas del país, nace con ingresos de 7.400 millones de euros, ebitda presinergias de 2.650 millones y más de 30,2 millones de líneas entre fijo y móvil

Tras superar todos los requerimientos regulatorios en Bruselas y España, Spenger ha confirmado su intención de mantener la estrategia multimarca, donde Orange y Yoigo serán las enseñas líderes, mientras que Jazztel y MásMóvil se repartirán en el grupo el negocio de relación calidad-precios ("value for money"), con Pepephone y Simyo como marcas digitales y Lebara, Lycamobile y Llamaya, manteniendo como líderes regionales Euskaltel, R, Telecable, Guuk y Embou. Respecto al resto de las marcas de segundo nivel, como Virgin Telco, el grupo todavía no tiene una decisión en firme. También se mantendrán las fundaciones, Orange, MásMóvil y Euskaltel, cada una de ellas con su propio enfoque.

Spenger también ha precisado que la deuda del grupo se sitúa en 12.500 millones de euros, de los que dos tercios están protegidos frente a la subida de tipos de interés, "lo que arroja un apalancamiento muy estable una vez que este año hemos rebajado los costes de financiación". Según ha apuntado, "tenemos unas sinergias muy relevantes que ayudarán a reducir el apalancamiento, con 3.0000 millones de ebitda, con una política financiera muy clara, comprometida en alcanzar ratios de 3,5 veces deuda sobre ebitda cuanto antes, entre dos o tres años". En ese sentido, la nueva empresa renunciará a distribuir dividendos en los primeros años, al tiempo que prevé alcanzar el grado de inversión, pese a que este último reto "no es un objetivo a corto plazo".

Germán López, director de Operaciones de Masorange, ha explicado que la nueva marca y el logotipo "es sinónimo de colaboración, innovación y representase a todos y todos, con independencia de la empresa de origen. Bajo esta identidad buscamos que identifique a todas las personas de MasOrange, que fuese creíble y con una colaboración única y especial, con el objetivo de servir al cliente. Según explica la compañía a través de un vídeo corporativo, "el signo + de MásMóvil representa la unión, donde cabemos todos, la sociedad, las empresas y el planeta", mientras que la "letra O de Orange representa el mundo, con dos paréntesis que simbolizan vínculo y conexión con los clientes". Queremos que sea una marca premium para todos, así como innovadora y moderna, porque lo de siempre es tratar bien a los clientes, pero utilizando alta tecnología, 5G e Inteligencia Artificial.

Spenger ha aclarado que "Masorange no es una transacción financiera, sino una unión, igual que cuando dos células deciden dejar de competir entre ellas para formar algo nuevo y grande". En su opinión, "más una empresa de telecomunicaciones, somos una empresa de servicios y lo seremos mucho más en los próximos años". También "queremos conectar a las personas poniendo la tecnología al servicio de la mejor experiencia, hacer la vida fácil a los clientes, con una apuesta elevada por la calidad". De la misma forma, el CEO de Masorange mostró la vocación de su grupo por consolidarse como "líder en satisfacción de cliente, en talento e en impacto positivo". También definió a su grupo como "una empresa con alma, lo que representa un valor que nos ayudará a conectar con nuestros clientes, con una actitud positiva".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud