Tecnología

La inteligencia artificial revaloriza casi el 50% a las tecnológicas en doce meses

  • Google y Apple esperan repuntes en cuanto se confirme la presencia de 'Gemini' en los 'iPhones'
  • Nvidia eleva su cotización un 239% en un año y atempera su euforia durante el primer trimestre 
  • El consenso del mercado estima que existe un potencial de mejora de dos dígitos
Imagen de recurso sobre Inteligencia Artificial.
Madridicon-related

Las cotizadas tecnológicas más estrechamente ligadas con la inteligencia artificial generativa han aumentado su valor en el parqué una media del 48% a lo largo de los 12 últimos meses. La evolución de las mismas compañías ha desacelerado su trayectoria desde principio de año, pero con repuntes medios de dos dígitos, del 13,2%. Los analistas tienen claro que la IA se ha convertido en un vector de éxito para todos aquellos que participan en la tecnología, como fabricantes de dispositivos y equipamientos, proveedores de servicios, empresas de software, servicios en la nube, dueños de centros de datos o creadores de software y propietarios de grandes conjuntos de datos exclusivos.

El fenómeno de Nvidia, fabricante de chips utilizados en IA, marca la estela a seguir. Su valor en bolsa se incrementó el 238% en los doce últimos meses y el 87% desde el pasado 1 de enero. Si la mirada se remonta a la primavera de 2015, la inversión de mil dólares en Nvidia hubiera reportado más de 577.000 dólares. La fiabilidad, prestaciones y gama de precios de los chips específicos para la Inteligencia Artificial Generativa de Nvidia catapultaron no solo el valor de la compañía en bolsa, sino también los ingresos y beneficios. No obstante, el consenso de los analistas estima que la compañía se aproxima a su techo, con un precio objetivo medio de la acción de 970 dólares, frente a los 925 dólares actuales.

Parece claro que la adopción de la IA formará parte de la normalidad de todas las grandes empresas del mundo durante los próximos años. Seis de los siete magníficos, todos menos Apple (Microsoft, Alphabet, Amazon, Meta, Nvidia y Tesla) han aumentado su valor en bolsa desde finales de marzo hasta la fecha por encima del 45%. La estrecha vinculación de la nube de Amazon (AWS) con la IA ha animado el valor de la compañía, con una mejora de casi el 82% durante el periodo de referencia, y con un repunte del 20% desde el inicio de 2024. Además, el potencial de crecimiento del gigante del comercio electrónico se fija en el 16,5%, según el consenso de los analistas de Facset.

También, gracias a la visionaria apuesta por la IA y la comercialización de Copilot, Microsoft ha defendido su trono como compañía más valiosa del mundo con un incremento de su cotización del 52% en los doce últimos meses y del casi 12% desde el pasado 1 de enero. Según un estudio interno de Microsoft, para una empresa de cerca de 10.000 empleados, los usuarios de Copilot pueden ahorrar más de 2,3 horas a la semana, lo que se traduce en un retorno de la inversión del 285%. A modo de ejemplo, Accenture logró un ahorro de 400.000 horas al año gracias a la implementación de Copilot en la plataforma Microsoft 365.

La aparente desafección de Apple por incorporar la Inteligencia Artificial Generativa en sus dispositivos dejó a la compañía sin la recompensa bursátil de otras compañías. En su caso, los títulos de la compañía de la manzana se han revalorizado los doce últimos meses el 9%, cinco veces menos que el resto de las Big Tech. En la comparativa desde el 1 de enero hasta la fecha, la acción de Apple ya ha cedido el 11%.

Por su parte, Alphabet se ha revalorizado el 45% en los doce últimos meses por el compromiso de la matriz de Google por la inteligencia artificial generativa de Gemini, con repuntes del 7,64 en el primer trimestre del año y con un potencial de mejora de casi el 10%.

Tras las grandes tecnológicas, ahora llega el turno de decenas de multinacionales que pondrán en valor los casos de uso de la IA en sus negocios verticales. El procesamiento de imágenes en ultra alta definición, los asistentes especializados en habla natural, los diseños específicos para la industria de la automoción, la seguridad, sanidad o el entretenimiento son algunos de los verticales que prometen prolongar la euforia bursátil de las empresas que vinculen su futura a la inteligencia artificial.

El negocio de la IA se presume tan sólido como el que más, debido a las ventajas que la tecnología aporta al tejido empresarial: mejora de la eficiencia operativa, ahorro de costes, bienestar en el puesto de trabajo y mayor la agilidad y seguridad en los procesos. Según datos de la consultora IDC, el 62% de las grandes empresas y organizaciones públicas en Europa ya utiliza la IA generativa y una de cada cuatro empresas planean hacerlo en los próximos meses.

Los analistas consultados se cuestionan qué podemos esperar tras un año de euforia, con más preguntas que respuestas: ¿Se ha acabado la fiesta en el parqué? ¿Existe margen de beneficio en bolsa para las empresas íntimamente relacionadas con los algoritmos? Al mismo tiempo, los inversores especializados en valores tecnológicos debaten sobre una posible desaceleración respecto al vértigo del año pasado o, por el contrario, sobre la llegada de nuevos rebotes en el parqué, según vayan anunciado las compañías la adopción de estas tecnologías cognitivas.

A modo de ejemplo, el posible interés de Apple por incorporar en sus futuras actualizaciones de software de los iPhones la tecnología Gemini -el motor de inteligencia artificial generativa de Google-, propinó mejoras puntuales en la cotización de las dos sociedades.

Apple prevé subirse al carro el 10 de junio

Apple planea desvelar su estrategia en Inteligencia artificial durante su próxima conferencia mundial de desarrolladores (WWDC24). Como es costumbre en la compañía estadounidense, la multinacional concentrará el grueso de sus anuncios en este gran foro, de casi una semana de duración. La plena integración de la inteligencia artificial generativa en el ecosistema de la compañía de la manzana no debería dilatarse durante más tiempo, ante el avance de sus principales competidores.

Esta distinta velocidad en la adopción de las tecnologías cognitivas ha impactado en el valor de Apple, especialmente en comparación con la fuerza expansiva de Nvidia, ya acomodada en el podio de las tres mayores compañías por capitalización bursátil y con muchas posibilidades de ascender al segundo puesto, en detrimento de Apple. Al cierre de esta edición, la capitalización del fabricante de iPhone alcanza los 2,62 billones de dólares, frente a los 2,31 billones del gigante de los chips y tarjetas gráficas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud