Salud Bienestar

El ejercicio japonés para conseguir un vientre plano y eliminar líquidos fácilmente

Primer plano del estómago de una mujer. Firma: iStock

La grasa se tiende a acumular en los abdominales y es importante reducirla para tener menos riesgo cardiovascular. Además, tener los abdominales ejercitados ayudan a mejorar la postura y mejorar el equilibrio. Las personas suelen hacer ejercicios aeróbicos, abdominales o burpees para entrenarlos pero hay unos estiramientos que contribuyen a tonificarlos.

Este estiramiento japonés pertenece al método Fukutsudzi. Su objetivo es mejorar la postura corporal y la movilidad de la columna pero gracias a esto se aplana el vientre. Con este método, se estira todo el cuerpo y se ayuda a reducir la grasa abdominal aunque no fue creado con esa intención.

Este efecto se consigue practicando este estiramiento a diario gracias a que se mejora la postura corporal y eso se ve reflejado en el vientre. Con una columna estable no se comprime la caja torácica, en cambio si el abdomen se comprime, parece que tengamos grasa acumulada en ese lugar al dar la sensación de que vamos caídos hacia abajo.

Beneficios de este estiramiento japonés

El ejercicio japonés no tiene efectos inmediatos pero sí se es constante si los dará a la larga. Estos son sus beneficios:

  • Movilidad en la columna, en la caja torácica y el músculo diafragma.
  • Mejora el movimiento de las articulaciones de los hombros.
  • Mejora la posición en horizontal de la pelvis.
  • Disminuye la sensación de barriga al no estar comprimida, quedando más aplanada.

Cómo hacer este ejercicio japonés

Para realizar este estiramiento:

  • Hay que ponerse acostado boca arriba sobre una colchoneta y con una toalla enrollada bajo las lumbares.
  • Estirar las piernas, separándolas lo ancho de las caderas y después los pies, llevándolos hacia dentro hasta que se junten los dedos gordos.
  • Estirar los brazos por encima de la cabeza y con las palmas mirando hacia el suelo y que se junten los meñiques.
  • Con las manos y los pies en esa posición, aguantar cinco minutos, separando y juntando los dedos de los pies al ritmo de la respiración, la cual se hace por la nariz. Las manos no se mueven.
  • Al terminar el estiramiento, coloca las extremidades relajadas. Se repite dos veces más como si fuera una serie.
  • Al levantarse, hay que hacerlo de lado, pasando de estar tumbado a sentado y luego de pie.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud