Retail

Glovo, Stuart, Dija y Getir, candidatos a aprovechar la marcha de Deliveroo en la última milla

  • Deliveroo ocupaba el sexto puesto entre las plataformas de comida a domicilio
  • Nuevas apps amplían el catálogo de envíos de alimentos en menos de 10 minutos
  • Los recién llegados plantean grandes planes de expansión para 2022

El próximo lunes 29 de noviembre, a las 10 de la mañana, la app de Deliveroo dejará de estar operativa en España después de seis años. El apagón de la plataforma británica dejará sin servicio de envío a domicilio a 10.000 restaurantes de las más de 70 ciudades en las que estaba presente, algunos de los cuales ya habían empezado a dar de baja tras anunciar el pasado mes de julio de su intención de abandonar el mercado español tras la aprobación de la 'Ley Rider'.

Más allá de debate sobre la regulación, la realidad es que los datos del sector relegaban a Deliveroo al sexto puesto del ránking de las principales plataformas de delivery de nuestro país. Así lo confirmaba una encuesta publicada por Statista sobre el uso de proveedores de comida a domicilio en nuestro país en los últimos 12 meses y que indicaba que la plataforma era citada por el 24% de los consultados, muy por debajo de competidores directos como Just Eat (48%) o Glovo (42%) y justo un paso por detrás de Uber Eats (25%). Asimismo, su índice de uso se encontraba muy lejos de aplicaciones propias de marcas como Telepizza (49%) que lideraba el ránking o Domino's (34%).

El vacío de Deliveroo deja al resto de operadores del sector una cartera de miles de potenciales usuarios de los servicios de comida a domicilio que prestaba la firma a través de restaurantes de toda la geografía española y de sus dos hubs de cocinas para marcas de restauración Editions de Madrid y Barcelona.

Público antes de la pandemia

En 2019, justo antes de que la pandemia acelerara el proceso de digitalización y la apuesta por el delivery en el sector de la hostelería española, las plataformas ya gestionaban alrededor de 36,2 millones de pedidos anuales con un público final de 4,7 millones de consumidores, según datos de la Asociación Española de Economía Digital (Adigital). Si en 2019 el número de perfiles de clientes finales de las plataformas de delivery fue 1,4 veces mayor al del año anterior, los datos de 2021 podrían dispararse debido a la incorporación como rutina de los pedidos de comida en más hogares durante la pandemia, con incrementos de hasta el 60% en algunos momentos de 2020, según datos de Kantar.

Y estas buenas perspectivas del negocio digital no se limitan a los platos preparados en restaurantes, sino que se han ampliado a productos frescos y de gran distribución, disparando el crecimiento global de las compras de alimentos online a un 61,5% el año pasado, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Y las cifras no dejan de crecer con la mejora de la situación sanitaria en 2021, a tenor de los resultados de una encuesta realizada por PayPal que indica que un 86% de los españoles ha comprado alimentos online en lo que llevamos de año, un 73% a restaurantes y un 79% a través de otros servicios de entrega a domicilio.

Según Ana Alabau, Head of Strategic Clients en PayPal Iberia: "El comercio electrónico permite que los clientes puedan acceder a una gama más amplia de productos, en el momento que quieran y pagando como prefieran. Estamos viendo cómo el modelo de compra híbrido es cada vez más popular, ya que permite a los consumidores encontrar los productos que mejor se ajustan a sus preferencias concretas".

Reparto ultrarrápido

En este contexto híbrido entre la compra digital y la presencial y con una la feroz competencia entre los grandes agregadores de comida a domicilio que ya se ha cobrado su primera víctima, adquieren cada vez mayor protagonismo las plataformas de reparto ultrarrápido. Esta nueva modalidad de operadores digitales que han iniciado este año su aterrizaje en las calles de algunas de las principales ciudades españolas con un modelo de negocio basado en la rapidez de entrega, apenas 10 minutos, de una cartera de productos fácilmente almacenables en unos establecimientos a los que sólo pueden acceder sus empleados y repartidores.

Este es el modelo implantado por la firma británica Dija a mediados de año en Madrid, que desembarcó en la capital con sus seis primeras dark stores con la intención de alcanzar los 35 establecimientos y llegar a las principales capitales españolas antes de final de año. Bajo el mismo formato, pero procedente de Turquía, en septiembre Getir empezaba a trabajar en Madrid y Barcelona directamente con 19 almacenes tras adquirir la start-up barcelonesa Blok.

Ambas plataformas de compra de alimentos llegan con la intención de diferenciarse de otras iniciativas de la nueva economía digital ofreciendo seguridad laboral a sus empleados e implantando sistemas de reparto de última milla respetuosos con el medio ambiente, con flotas de bicicletas o vehículos eléctricos.

Glovo, en ventaja

Sin embargo, si hay una gran beneficiada por el abandono de Deliveroo es la start up española Glovo, cuyas buenas perspectivas de crecimiento le han llevado a invertir en nuevas sedes corporativas en Madrid y Barcelona con mayor capacidad para absorber nuevas contrataciones. Según un estudio publicado por la app financiera Fintonic el pasado mes de agosto, un 16% del total de clientes de las plataformas de delivery usaba Deliveroo. El informe también revelaba que el 58% de los clientes de la compañía que ahora abandona España lo eran al mismo tiempo de Glovo y que, de estos, el 37% no usaban ninguna otra aplicación.

También mantiene buenas previsiones otro de los actores del reparto de última milla que apareció en el mercado en 2017 y que hasta bien poco decidió operar solo en los dos grandes escaparates de Madrid y Barcelona. Hablamos de Stuart, la plataforma de origen franco español propiedad de francesa GeoPost (La Poste y Seur), que después del verano se ha establecido en otras ciudades como Sevilla, Bilbao, Málaga, Zaragoza y Valencia, ampliando su público objetivo a más de 11 millones de personas. Para el año que viene, la tecnológica ya ha anunciado sus intenciones de seguir expandiendo su radio de acción a Alicante, Granada, Murcia, Palma de Mallorca, San Sebastián y Vigo.

Cadenas de restauración

Otros actores que a buen seguro morderán el pedazo de la tarta que deja de Deliveroo son las cadenas de restauración organizada que en el parón de la pandemia han aprovechado para impulsar sus estrategias de digitalización con aplicaciones propias. Si de momento la mayoría mantiene un mix de venta propia con presencia en las grandes plataformas, con el tiempo la tendencia les lleva a buscar fórmulas que les permitan controlar el valioso big data que proporcionan las herramientas tecnológicas.

En este sentido, el IV Anuario de la Restauración de Marca en España, presentado recientemente por Marcas de Restauración, The NPD Group y KPMG en España, revela que el 79% de las cadenas tiene previsto invertir en digitalización en 2022, un año en el que esperan que la comida a domicilio represente el 20% de su negocio. Este porcentaje casi supone el doble que el año anterior a la pandemia, cuando el delivery y el takeaway de la restauración organizada alcanzaba el 12% de sus ventas

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.