Podcasts

Retos y oportunidades de la crisis del chocolate para los productores de cacao de Latinoamérica

  • Es la materia prima que más sube de precio este año, con una escalada del 135%
  • La producción de Costa de Marfil y Ghana se hunde por la crisis climática y una enfermedad
Madridicon-related

Las materias primas llevan años viviendo un viaje de auténtica locura, que comenzó con la crisis de suministros y la guerra de Ucrania. Subidas de precio meteóricas, seguidas de una normalización, para acabar con ajustes que se han visto en todo tipo de metales o alimentos. Salvo una excepción, el cacao. El precio de la base del chocolate no solo no ha retrocedido, sino que ha vivido el despertar más potente da la historia.

Y la materia prima más alcista del año no deja de batir récords. El precio del cacao sube un 135% en lo que va de año, y ha superado los 10.000 dólares por tonelada por primera vez en la historia.

Para entender este fenómeno, hay que tener en cuenta las malas perspectivas para las cosechas en Costa de Marfil y Ghana, dos países responsables de casi el 60% de la oferta mundial de cacao, que sufren unas condiciones climáticas adversas, además de una enfermedad que está deteriorando la producción.

Una situación que también tiene consecuencias, en este caso positivas, para los productores de América Latina. Fuente de riqueza y sustento para los países de la región, el aumento de los precios genera un escenario optimista.

Sin embargo, este panorama de crecimiento también plantea una serie de desafíos y retos, que requieren atención y acción coordinada, tanto a nivel local como internacional.

Optimismo en Brasil

En el caso de Brasil, uno de los principales productores de cacao de la región, reina la satisfacción, y destacan la importancia de estos precios altos para sus agricultores, ya que cuentan con una cosecha prometedora, con mucho cacao, como señala Vanuza Barroso, presidenta de la patronal del sector, en declaraciones recogidas por EFE.

Esta campaña esperan superar las 300.000 toneladas de cacao producido, un 10% más que hace dos años. Sin embargo, los productores exigen al Gobierno que deje de importar de África, ante el riesgo de que las plagas activas en este continente entren al país, después de que la anterior administración, comandada por Jair Bolsonaro, flexibilizara los controles fitosanitarios.

Cacao en granos y en tableta
Cacao. | Imagen: Dreamstime

Mientras que Colombia, que tiene uno de los mejores cacaos del mundo, cuenta con una producción poco significativa, dedicada casi en exclusiva al mercado interno. Tras la firma del acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, en 2016, el Ejecutivo apostó por impulsar el cultivo del cacao en las zonas en las que hay plantaciones de coca, con programas como "Cacao para la paz". Actualmente se estima que en Colombia hay 60.000 familias productoras de cacao.

Por su parte, Perú está experimentando un crecimiento significativo en las exportaciones, gracias a una combinación de factores, como la diversificación de variedades, el aumento de la demanda global y la implementación de políticas públicas favorables al sector. En 2022 Perú ya exportó más de 65.000 toneladas de grano, casi un 20% más que el ejercicio anterior.

Problemas en Ecuador y República Dominicana

¿Y qué pasa con Ecuador? Para uno de los mayores exportadores de cacao del mundo, el alza de precios ha generado tanto oportunidades como desafíos. Pues si bien los productores se benefician de los precios altos, los exportadores se enfrentan a dificultades por los incumplimientos de contrato y las fluctuaciones del mercado. La situación actual es una burbuja, un espejismo, un globo inflado por la especulación, según declara el presidente de la patronal del sector.

Más complicada es el escenario en República Dominicana, ya que aunque los agricultores ven esto como una oportunidad perfecta para mejorar sus fincas y ser más productivos, atraviesan importantes dificultades por la caída de la producción, muy afectada por la crisis climática, y el aumento de costes operativos.

En resumen, el auge de los precios del cacao presenta tanto oportunidades como desafíos para los países productores de Latinoamérica. Aunque los precios altos ofrecen beneficios inmediatos, hay que abordar los retos relacionados con la producción, la competitividad y la sostenibilidad, para garantizar el éxito de esta industria a largo plazo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud