Opinión

Se acabó el boom tecnológico: Buffet vende Apple y Bezos parte de Amazon

  • Buffet vendió las acciones de Apple a pesar de cumplir todos sus requisitos de inversión clave
  • Por otro lado, Bezos también disminuyó su participación en su propia empresa a menos del 10%

Warren Buffet ha vendido acciones de Apple por valor de casi 2.000 millones de dólares. Jeff Bezos ha vendido acciones de Amazon por valor de 4.000 millones de dólares. Es cierto, podría tratarse simplemente de una coincidencia. Y, sin embargo, dos de los magnates más inteligentes del mundo también podrían estar llamando a la cima del boom tecnológico, y otros inversores deben prestar atención. Al fin y al cabo, tanto Buffet como Bezos aciertan en los grandes juicios más a menudo que la mayoría de nosotros, y sería arriesgado ignorar sus últimas decisiones.

Hubo diferentes razones para las dos grandes ventas de acciones. El conglomerado Berkshire Hathaway de Warren Buffet ha sido un gran accionista de Apple durante muchos años. Incluso después de las últimas ventas, sigue poseyendo acciones por valor de más de 170.000 millones de dólares. La empresa cumple todos los criterios clave de inversión de Buffett, como unos márgenes generosos y una posición en el mercado tan fuerte que es casi imposible que sus rivales la desafíen. Le ha hecho ganar enormes cantidades de dinero desde que empezó a acumular la posición en los últimos 20 años, al igual que Apple ha hecho con cualquiera que invirtiera en ella. Sin embargo, el legendario inversor está empezando a recapacitar. La semana pasada se supo que ha recortado su participación, vendiendo acciones por valor de 2.000 millones de dólares de su cartera. Es cierto que podría tratarse de una simple reorganización de sus participaciones. Aun así, es una señal de que puede estar perdiendo la confianza en la empresa.

Asimismo, Jeff Bezos ha vendido en el último mes acciones de Amazon valoradas en casi 4.000 millones de dólares, con lo que su participación en la empresa que fundó hace casi treinta años se reduce al 9,6%, porcentaje que le sigue bastando para convertirse en uno de los hombres más ricos del mundo. El movimiento puede estar relacionado con su reciente traslado a Florida. En Florida no existe el impuesto estatal sobre las plusvalías, por lo que se ahorrará el impuesto del 7% sobre las ventas que habría tenido que pagar en Washington (aunque seguirá teniendo que pagar el impuesto federal sobre las plusvalías). Aun así, difícilmente es un voto de confianza a largo plazo en la empresa. Después de todo, es difícil creer que Bezos ande escaso de dinero para los gastos cotidianos, o que lo necesite con urgencia.

En realidad, ambas ventas pueden ser una señal de que la cima del boom tecnológico ya ha llegado. Las grandes empresas de informática e Internet han protagonizado una enorme carrera alcista en los últimos diez años, superando fácilmente a cualquier otra inversión. Las acciones de Apple se han multiplicado por diez en la última década, y están cerca de sus máximos históricos, mientras que las de Amazon se han multiplicado por 8 en los últimos diez años, y también están cerca del punto más alto que han alcanzado nunca. Lo mismo ocurre con todos los demás gigantes tecnológicos. Incluso Meta, la propietaria de Facebook y WhatsApp, que se desplomó tras una turbia incursión en la realidad virtual, está ahora de nuevo en alza.

A pesar de ello, no es difícil afirmar que nos encontramos en la cima del mercado. Para empezar, los valores son estratosféricos. Apple y Amazon cotizan a más de 20 veces sus beneficios anuales, partiendo de la base de que pueden mantener el crecimiento turbo de la última década. Y, sin embargo, será muy difícil mantener ese tipo de expansión rápida, y aún más difícil para ellos empujar sus valoraciones más alto. A continuación, la Inteligencia Artificial está haciendo progresos increíbles. ChatGPT, líder mundial hasta la fecha, ya tiene 180 millones de clientes, con 1.600 millones de visitas mensuales a finales del año pasado, y ha lanzado nuevas funciones a un ritmo acelerado. Hay docenas de nuevas start-ups basadas en IA, que se lanzan al mercado con generosa financiación de fondos de capital riesgo. ¿Necesitará alguien un iPhone cuando lo que más le interesa es hablar con un chatbot, y tendrá algún sentido Amazon cuando un asistente inteligente pueda encontrarle el producto más barato y organizar su entrega? Posiblemente no. De hecho, los nuevos actores basados en la IA pueden estar a punto de perturbar el mercado tanto como lo hicieron Google, Amazon y Meta hace un cuarto de siglo.

Por fin, la mayoría de las grandes empresas tecnológicas han empezado a pagar grandes dividendos. Meta acaba de anunciar que pagará el primer dividendo de su historia. Apple está recibiendo presiones para que aumente su pequeño dividendo y eche mano de su pila de 166.000 millones de dólares en efectivo para encontrar una forma de distribuir más dinero a sus accionistas. Amazon aún no ha repartido dividendos, pero Wall Street le presiona para que empiece a devolver una fracción de sus beneficios a los accionistas. Los gigantes tecnológicos están iniciando su lenta transformación de valores de crecimiento a valores de rendimiento, y aunque esto puede generar beneficios a medio plazo, casi siempre es una señal de que los años de rápido crecimiento están llegando a su fin. En realidad, todas ellas son empresas maduras, más interesadas en defender su cuota de mercado que en expandirse a nuevos mercados.

Es posible que Warren Buffett y Jeff Bezos sólo estén ordenando sus carteras y poniendo en orden sus asuntos fiscales. Ninguno de los dos inversores se retira por completo, y ambos seguirán teniendo grandes posiciones en Apple y Amazon, respectivamente. Aun así, no había ninguna presión real sobre ellos para vender, y si pensaban que sus acciones probablemente se quintuplicarían o más en la próxima década, probablemente las habrían conservado. En realidad, están empezando a sospechar claramente que la épica carrera alcista de los grandes gigantes tecnológicos está llegando a su fin, y valdría la pena que los inversores ordinarios tomaran nota de ese veredicto. Ambos suelen tener razón.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud