Opinión

Si la economía de EEUU va bien ¿Por qué Joe Biden no deja de perder popularidad?

  • Aunque "las Bidenomics están funcionando", los ciudadanos estadounidenses sólo le dan un 34% de aprobación en esta materia
  • Con una inflación en torno al 3% ¿Recibirá Biden más crédito por sus logros económicos?
Fotografía de Joe Biden, presidente de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su equipo reciben poco reconocimiento por su gestión de la economía estadounidense. Consciente de que las elecciones presidenciales de 2024, como la mayoría, girarán en torno a las condiciones económicas, o a la percepción de las condiciones económicas, el presidente ha salido a la palestra repitiendo su mantra de que "las Bidenomics están funcionando". Pero, aunque esa forma de gestionar la economía funcione, el mensaje no lo hace. Una encuesta de CBS/YouGov realizada entre el 26 y el 28 de julio daba a Biden sólo un 34% de aprobación de los ciudadanos en cuanto a su actuación en esta materia.

La explicación de esta impresión negativa es sencilla: la inflación. La gente percibe con razón la inflación como un impuesto sobre sus ingresos. Cuando el desempleo es bajo y consiguen encontrar trabajo, atribuyen su buena fortuna a la diligencia y la iniciativa individual, no a la gestión de la economía por parte de su gobierno. Pero cuando se enfrentan a precios más altos en el supermercado o en la gasolinera, lo consideran - no sin razón - culpa de otras personas o instituciones.

La cuestión, por supuesto, es de quién. Y esa pregunta se complica por el hecho de que el reciente brote de inflación en Estados Unidos tuvo múltiples causas. Esto no exime de responsabilidad a la administración Biden. Su Plan de Rescate Americano, el paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares anunciado el 20 de enero de 2021, el primer día del presidente en el cargo, proporcionó un vigoroso apoyo al gasto.

En retrospectiva, podemos decir: demasiado vigorosa. Junto con dos paquetes de estímulo aprobados por el Congreso en 2020, la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica (CARES), de 2,2 billones de dólares, firmada por el presidente Donald Trump en marzo, y la Ley de Alivio Económico COVID-19, de 900.000 millones de dólares, firmada por Trump en diciembre, el Congreso y el presidente proporcionaron 200.000 millones de dólares al mes en recortes fiscales y aumentos del gasto para compensar un déficit de ingresos de 30.000 millones de dólares mensuales. El poder adquisitivo adicional del que disfrutaron los hogares fortaleció sus finanzas y evitó las angustias, pero también impulsó la inflación.

Mientras tanto, la escasez relacionada con la Covid-19 y las interrupciones en la cadena de suministro impidieron a las empresas satisfacer ese aumento de la demanda. La escasez de semiconductores obstaculizó la producción de automóviles, por ejemplo, disparando los precios de los coches nuevos y usados.

Y lo que es más importante, la Reserva Federal no supo anticiparse a la presión inflacionista y actuar de forma preventiva. El banco central de Estados Unidos esperó hasta marzo de 2022, cuando la inflación general se acercaba al 8%, para empezar a subir los tipos de interés. Si la Fed hubiera empezado a actuar un año antes, cuando la inflación se aceleró por primera vez, las cosas habrían resultado diferentes.

Es probable que los historiadores del futuro atribuyan el fracaso de la Fed a su tendencia a ver las condiciones económicas a través del espejo retrovisor. El peligro real y presente durante gran parte de la década anterior había sido la deflación, no la inflación. Los responsables de la política monetaria tardaron tiempo -demasiado tiempo- en reconocer que las circunstancias habían cambiado y responder en consecuencia.

Además, la política monetaria es un instrumento contundente para hacer frente a la inflación causada, incluso en parte, por perturbaciones negativas de la oferta. Con las perturbaciones de la cadena de suministro ya generalizadas, estaba justificado que la Reserva Federal temiera que las subidas preventivas de los tipos de interés, aunque evitaran la inflación, empeoraran unas condiciones de oferta ya deficientes y destrozaran una economía aún frágil.

Así pues, puede que Estados Unidos haya atacado la inflación, pero la administración Biden sólo fue responsable de una de esas tres ofensivas. Las interrupciones del suministro relacionadas con la Covid-19 no fueron culpa suya. Tampoco fue responsable de la tardía reacción de la Reserva Federal. De hecho, Biden ejerció moderación al no presionar al banco central para que mantuviera su postura acomodaticia, en contraste con presidentes anteriores como Richard Nixon y Donald Trump.

Ahora que la inflación del gasto en consumo personal ha vuelto a situarse en torno al 3%, casi dos tercios por debajo de su máximo, ¿Recibirá Biden más crédito por sus logros económicos? La respuesta dependerá, en primer lugar, de si existe un reconocimiento público generalizado de que la inflación ha retrocedido. Este reconocimiento no será inmediato. Las perturbaciones de las expectativas de inflación a corto plazo tienden a perdurar. Las preocupaciones pasajeras sobre la inflación pueden tener un impacto mensurable en las esperanzas y temores inflacionistas a largo plazo.

Esta lentitud de las creencias para adaptarse a las condiciones económicas reales es probable que sea aún más pronunciada en una era de noticias falsas, cuando los consumidores y los votantes reciben información a través de las cámaras de eco de los medios de comunicación que les dicen sólo lo que están acostumbrados a escuchar. Si se les dice que la inflación galopante sigue siendo un problema, aunque no lo sea, el llamado desfase perceptivo podría ser indefinido.

Biden debería promocionar sus otros logros. Una tasa de desempleo del 3,5% es un logro. Las tasas de desempleo históricamente bajas de negros e hispanos son un logro. También lo es el hecho de que el crecimiento salarial nominal en 2022 para los estadounidenses de raza negra empleados a tiempo completo fuera del 11,3%, frente al 7,4% de la población activa en general. Estos son signos de que la "economía del goteo" de Biden está funcionando.

Pero el presidente, para no parecer panglosiano, debería reconocer que la inflación ha sido una dolorosa realidad para los estadounidenses. Debe subrayar que la magnitud del problema se ha reducido considerablemente. Debe confiar en que la Reserva Federal así lo haga. Y debe esperar que los mitos políticos no ahoguen las realidades estadísticas durante los próximos 15 meses.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud