Economía

Las actas de la Fed muestran preocupación con 'pasarse de rosca' con los tipos

  • Se plantean seguir reduciendo el balance después de frenar las alzas de tipos
Jerome Powell, Presidente de la Fed. Foto: Bloomberg

Las actas de la reunión de julio de la Reserva Federal muestran que las 'palomas' del Comité de Mercados Abiertos están empezando a separarse de la 'bandada' y advertir del riesgo que supondría subir los tipos de interés más de lo necesario. Según explican los documentos, "varios miembros" apoyaron mantener los tipos estables en la anterior reunión en vez de subirlos 25 puntos básicos, como defendió la mayoría. Además, a la hora de analizar los riesgos futuros, hubo "un número de participantes" que avisaron de que los riesgos ya tenían "dos caras": es tan peligroso quedarse cortos con el endurecimiento y dejar que la inflación se enquiste como pasarse de frenada y acabar provocando una recesión. De ahí que la Fed dijera que iba a ir "reunión a reunión", analizando los datos en cada momento.

De todo lo debatido en el encuentro de cara al futuro, el dato más destacado fue la intención, expresada también por varios miembros, de seguir reduciendo la hoja de balance incluso cuando termine el ciclo de subida de tipos y empiecen a recortarlos. "No es necesario poner fin a la reducción del balance", afirman. Dado que una de las formas más usadas por los bancos centrales para estimular la economía en los últimos años ha sido, precisamente, el 'quantitative easing' (la compra masiva de bonos y otros activos), inflando el balance hasta el infinito, la reducción de esos activos debería verse como una forma de darse margen de maniobra por si hace falta volver a dar estímulos en el futuro.

Aun así, el documento sigue mostrando la preocupación de la Fed por la resistencia de la inflación y los riesgos de que los precios no se normalicen. Los miembros del Comité recibieron con preocupación los datos que muestran que el mercado laboral en EEUU sigue estando mucho más ajustado de lo esperado y el PIB no se está frenando tanto como esperaban. Si bien eso abre una puerta al deseado "aterrizaje suave", el riesgo de no aterrizar y seguir con la inflación por las nubes sigue preocupando a la mayoría de los directivos del banco central.

Pese a todo ello, los mercados siguen creyendo que la Fed no subirá tipos en lo que queda de año: las últimas apuestas señalan que cerca de un 66% de los inversores creen que los tipos se van a mantener estables hasta final de año (y un 5% creen que incluso van a bajar), mientras que el tercio restante sigue confiando aún en la subida de tipos extra que prometió Jerome Powell en junio pero que 'guardó en el cajón' en su última reunión.

La clave, como recuerdan las actas, está en el hecho de que la mayoría de los directivos de la institución creen que la política monetaria ya es restrictiva, y apuestan por esperar a ver los efectos de los tipos actuales (que tardarán meses en sentirse por completo) antes de decidir si es necesario subirlos más. Lo que está claro es que la Fed ya cree que lo mejor es ir con los pies de plomo antes de aprobar más cambios, lo que de por sí ya indica que el ciclo de endurecimiento no le queda ya mucho: ahora lo que seguirá es "mantener los tipos altos" hasta que la inflación se termine de frenar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud