Opinión

La competencia fiscal a la baja nos beneficia a todos

Cuando el Comité de Expertos de Reforma Fiscal le dedicó once propuestas al Impuesto sobre el Patrimonio, algo hacía sospechar que el Gobierno Central trataría de mermar la autonomía financiera de las comunidades autónomas, sin mover una coma del Concierto Foral.

Pero calificar de dumping fiscal al uso de la potestad normativa que les confiere la LOFCA a las regiones es, cuando menos, pueril. Porque si detrás de la descalificación lo que se pretende es una recentralización del ingreso, será necesario abrir previamente el debate de la centralización del gasto en sanidad, educación, justicia, … que fue la causa de la cesión de competencias tributarias.

Y si se teme por la deslocalización de personas y capitales, ¿qué mayor incentivo a la "votación por pies" que mantener un impuesto que, como tal, solo existe en Noruega y Suiza? Por cierto, el llamado Impuesto sobre la Fortuna noruego, recae sobre el 0.15% de los patrimonios superiores a 1,5 millones de coronas noruegas. España, sin embargo, es el "anti paraíso" fiscal para los titulares de un patrimonio, pues ya hasta la vecina Francia eliminó su ímpôt de solidarité sur la fortune el 1 de enero de 2018.

Indudablemente, el sistema fiscal no es neutral e induce a la movilidad de personas físicas, especialmente cuando la carga tributaria se percibe como excesiva. Y, en sentido contrario, cuando las administraciones públicas encienden el botón verde de reducción de impuestos se convierten en territorios atractivos para personas y empresas.

En España el 74,3% de la recaudación patrimonial procede de la titularidad de bienes de capital mobiliario y el 19,77% corresponde a bienes inmuebles. Como el capital es fácilmente movible, a nadie se le escapa que los contribuyentes localizarán sus inversiones allí donde la presión fiscal sea más baja. Y en la actualidad, la movilidad del capital se materializa con una llamada de teléfono o con un simple apunte en cuenta, por lo que la existencia de un impuesto que grava la titularidad del capital es un reclamo para la huida de las inversiones. Y, en cuanto al gravamen de los inmuebles, nada justifica que la posesión de una vivienda se grave, al menos, doblemente por parte de la Comunidad Autónoma en el Impuesto sobre el Patrimonio y, de nuevo, por los ayuntamientos en el IBI.

El gobierno no duda en argumentar la subida de la carga fiscal con razones estériles, silenciando que uno de los motivos por los que se pretende el mantenimiento del impuesto es que en Cataluña la brecha fiscal entre la titularidad de los patrimonios y su recaudación es del 44,43%, según datos de las propias autoridades fiscales catalanas.

Pocos son los principios tributarios que se pueden aducir para justificar su mantenimiento. Ni siquiera la suficiencia financiera, ya que el impuesto no consigue obtener los niveles de recaudación lo suficientemente amplios como para que sea considerado como un pilar básico de la financiación autonómica. Por esto, si los territorios deciden, en el uso de su autonomía financiera y fiscal, eliminarlo o bonificarlo, deberán hacer una gestión eficaz de sus recursos para mantener el nivel de servicios públicos, como expresión de su soberanía fiscal. Sin injerencias del Estado Central y sin críticas de otros territorios, pues la competencia es positiva, y la competencia fiscal a la baja es muy beneficiosa para los ciudadanos, siempre que se haga con transparencia y concediendo el mismo trato a todos los contribuyentes que se encuentren en la misma situación económica, de acuerdo a las normas de equidad tributaria. Como se está haciendo con el Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto sobre Sucesiones

La tributación de la riqueza hoy en día es difícil de justificar, pues en ocasiones el tipo de gravamen soportado excede de la rentabilidad conseguida en las inversiones. El propio Tribunal Constitucional entiende que un impuesto que somete a tributación manifestaciones irreales, ficticias o inexistentes de la capacidad económica es un tributo confiscatorio. La última propuesta de reforma del impuesto evidencia este alejamiento por gravar la capacidad económica real de los ciudadanos, pues se pretende hacer tributar los inmuebles por su "valor de referencia", gravando una capacidad fiscal presunta y no real.

El ejemplo más palmario de confiscatoriedad se da en aquellos contribuyentes que tienen que enajenar parte del patrimonio para hacer frente al pago del impuesto. Además, en algunos casos, la venta del patrimonio se realiza por valores inferiores al de mercado, e incluso la enajenación se realiza a precios inferiores a los valores de tasación empleados por la propia Administración Tributaria.

No hay que olvidar que en los debates previos a la aprobación del Libro Verde de Reforma Fiscal del año 1978, los expertos -que entonces tenía nombres, apellidos, bagaje profesional y se les conocía públicamente- propusieron que el Impuesto sobre el Patrimonio se configurara como un tributo a tipo cero. De esta manera los ciudadanos declararían la realidad de sus patrimonios y se daría cumplimiento a su finalidad que era únicamente el control y no la recaudación. Sin embargo, la voracidad recaudatoria de los hacendistas desvirtuó su finalidad estableciendo una escala progresiva. Y de aquellos polvos, estos lodos.

comentariosicon-menu8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Danif
A Favor
En Contra

Todo el programa de Podemos , que está llevando la iniciativa, tiene una finalidad “ racional” .

En Cataluña , lo hemos vivido con el control de los alquileres . Nuestro gran economista , José García Montalvo, catedrático de Economía Aplicada (Premio de economía Rey Jaime I, 2.019) lo predijo antes : “Los economistas estamos completamente de acuerdo en muy pocas cosas y una de ellas es que el control de alquileres no funciona”, “buscar atajos para arreglar la situación a corto plazo corre el riesgo de empeorar el problema”. Y uno de ellos sería el control de rentas que Podemos ha exigido al Gobierno y que llegó a aprobar la Generalitat. “Donde se ha probado ha empeorado las cosas” *.“A medio plazo, la principal consecuencia es un descenso de la oferta de vivienda en alquiler”

En el editorial del pasado 1 de septiembre de La Vanguardia se dice: “Fracasa el control de los alquileres”: “ Los topes a los incrementos de los alquileres y el resto de las medidas administrativas han reducido el parque de viviendas en alquiler, bien porque se construyen menos o porque los propietarios han optado por tener los pisos vacíos o ponerlos a la venta. Paralelamente, sin embargo, ha crecido la necesidad de alquilar pisos por el aumento de la población y, especialmente, por la recuperación del turismo”

Las propuestas de Podemos tienen una misión: Ramón Tamames : sobre los socios de Sánchez, “ en el fondo lo que quieren es mandar. Quieren mandar empobreciendo el país. Y una vez que lo empobrecen, con una red de mecanismos de clientelismo, controlar el país de una forma definitiva. ¿Cuál es el efecto de Podemos en el Gobierno? Pues sencillamente más subsidios que son necesarios en parte, pero no para todos, porque la gente entonces deja de trabajar.. ellos lo que quieren es cargarse el sistema. Lo ha dicho el jefe de Bildu “Venimos a Madrid a cargarnos el régimen “.

Puntuación 7
#1
gc 0500
A Favor
En Contra

Vamos a ver , la domiciliacion de las fortunas en los paraisos fiscales y la amnistia fiscal NOS perjudican a TODOS

Y no veo articulitos diciendo la ilegalidad de las sociedades offshore y sw los territorios de baja tributacion , ni el delito penal economico de la elusión de capitales

Puntuación 2
#2
gc 0499
A Favor
En Contra

Vamos a ver , la domiciliacion de las fortunas en los paraisos fiscales y la amnistia fiscal NOS perjudican a TODOS

Y no veo articulitos diciendo la ilegalidad de las sociedades offshore y sw los territorios de baja tributacion , ni el delito penal economico de la elusión de capitales

Puntuación 0
#3
javi serrano
A Favor
En Contra

Todo muy bonito pero habrianquenhablar de las desigualdades sociales... la cuadratura del círculo es impsoble, podemos discutir las formas porque sean efectivas o no, pero no sé puede nadar ynguardar la ropa si queremos reuducir las desigualdades sociales habrá que hacer redistribución de rentas... si se suben impuestos mal, si se sube el SMI mal, pero luego nos damos golpes de pecho diciendo que hay desigualdades sociales... Fariseísmo periodístico.

Puntuación -3
#4
Danif
A Favor
En Contra

La gente va entendiendo la diferencia entre la financiación del estado del bienestar , mejorando los servicios públicos y las prestaciones sociales y la de un estado clientelar. El estado clientelar es el estado del bienestar para unos pocos, la clase política dirigente y sus apoyos y el sector cultural, intelectual y mediático que comparten , con ellos, el banquete de los ingresos públicos. El nivel de vida y gasto de los primeros está cada vez más separada de los que “mantienen el sistema”. Y eso cabrea..

Puntuación 5
#5
JonS
A Favor
En Contra

Comentario típico y esperable de elEconomista que pasa sin comentario alguno sobre el hecho evidentísimo que el capital se está concentrando cada vez más en menos manos (lea esta sra. a Piketty, p. ejemplo). Y los casos que presenta en su alegato (gente que tiene que vender parte de su patrimonio para pagar el impuesto no son más que casos anecdóticos). Y, claro, para eludir estos impuestos está claro que hacen falta convenios internacionales de establecimiento de impuestos supraestatales. Claro está. Pero mientras llegan, bienvenidos estis impuestos a escala Estatal. Que molestan a los superricos es buena señal.

Puntuación -4
#6
Danif
A Favor
En Contra

Antes de su fallecimiento ,el gran economista Gay de Liébana nos dejó esta recomendación , que fué publicada en numerosos medios. “ en España se registran ineficacias presupuestarias que podrían resolverse «si somos capaces de eliminar la gigantesca industria política que se ha generado y que consume cerca de 25.000 millones de euros al año». El día que los beneficiarios mediáticos salgan de la mesa del reparto, tendremos una idea más exacta de la corrupción estructural del sistema.

Puntuación 4
#7
A Favor
En Contra

Me hace gracia cuando se acusa a Madrid de dumpling fiscal, mientras en País Vasco tienen un sistema aparte que no vuelca la información fiscal de empresas y particulares en la Agencia Tributaria. Prácticamente imposible hacer comprobaciones fiscales eficaces cuando hay empresas o residentes vascos por medio.

Se llama paraíso fiscal. Y es un secreto para la población en general.

Puntuación 3
#8