Opinión

El problema del actual régimen de sanciones a Rusia

Las sanciones no han servido para parar la guerra en Ucrania

Han pasado cinco meses desde que Europa y Estados Unidos impusieron duras sanciones económicas y financieras a Rusia, un país del G20 que era la undécima economía del mundo en vísperas de su invasión de Ucrania. Aunque las sanciones se han ido reforzando gradualmente en los meses transcurridos, el debate sobre su eficacia, las implicaciones más amplias de la guerra para los mercados y la economía mundial, y cuáles deben ser los próximos pasos de Occidente, es intenso.

En cuanto a la primera cuestión, aunque las sanciones han sido menos eficaces de lo que esperaban Europa y Estados Unidos, también están resultando más onerosas de lo que afirma el Kremlin. El Banco Central de Rusia espera que el PIB se contraiga entre un 8 y un 10% este año, mientras que otros pronósticos prevén una caída mayor, junto con un daño más duradero al potencial de crecimiento. Las importaciones y exportaciones se han visto gravemente perturbadas, y la entrada de inversiones extranjeras se ha detenido prácticamente. La escasez se multiplica, empujando la inflación al alza. En este momento, el país ya no tiene un mercado de divisas que funcione correctamente.

Las sanciones habrían sido mucho más duras si Occidente no hubiera optado por un reparto del sector energético ruso, y si muchos más países se hubieran unido a Estados Unidos y Europa en el esfuerzo. Como eso no ocurrió, Rusia no ha sentido tanta presión como la que habría sentido. Además, ha podido seguir comerciando a través de varias puertas laterales y traseras que probablemente serán cada vez más importantes mientras continúe el régimen de sanciones, tal y como está diseñado actualmente.

Sin embargo, es sólo cuestión de tiempo que la economía rusa sufra un golpe más fuerte. Los inventarios de bienes importados -incluyendo muchos insumos tecnológicos e industriales críticos- están disminuyendo rápidamente, y muchos sectores se están volviendo menos resistentes. Los daños acumulados en la economía rusa serán significativos y duraderos, un hecho que aún no ha sido plenamente captado por las previsiones consensuadas a medio plazo.

La segunda cuestión se refiere a los efectos globales de la guerra y el régimen de sanciones. La mayoría de los observadores están de acuerdo en que la invasión rusa ha aumentado no sólo la inseguridad energética, sino también la alimentaria, destacando las consecuencias de la interrupción de las exportaciones agrícolas ucranianas. Sin embargo, sigue habiendo un gran debate sobre el uso por parte de Occidente de la opción de las sanciones económicas nucleares: las restricciones impuestas al banco central ruso y al uso por parte de Rusia del sistema internacional de pagos.

Estos frenos son mucho más intrusivos que la combinación habitual de restricciones al comercio del gobierno y del sector privado sancionados y a las transacciones financieras de los individuos. Sin embargo, al no estar sujetas a normas, directrices o controles acordados internacionalmente, quedan fuera del ámbito de los organismos de gobernanza mundial pertinentes, como el Banco de Pagos Internacionales, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio.

En tiempos de guerra, este tipo de supervisión podría parecer un detalle. Pero a algunos les preocupa que las sanciones puedan reducir significativamente el papel del dólar como moneda de reserva mundial y el papel del sistema financiero estadounidense como principal intermediario mundial para los ahorros e inversiones de otros países. Al fin y al cabo, no cabe duda de que un número creciente de países se siente ahora más vulnerable al alcance de las sanciones estadounidenses.

Pero es imposible reemplazar algo con nada, lo que significa que no se producirá una pérdida significativa del dólar o de la primacía financiera de Estados Unidos en el futuro inmediato. Más bien, las sanciones darán un mayor impulso al proceso gradual de fragmentación económica mundial, que también fue alimentado hace unos años por los aranceles impuestos por la administración Trump. Más países tienen ahora aún más razones para buscar una mayor resistencia financiera y formas intrínsecamente ineficientes de autoseguro.

Esto nos lleva al tercer debate. Sin que se vislumbre el fin de la guerra, ¿qué debe hacer Occidente a continuación? Ante el temor de las implicaciones para los precios de la energía y el suministro de gas a Europa, muchos en Occidente están tentados de pedir una moratoria sobre cualquier nueva sanción, o incluso de hacer más excepciones. Otros, sin embargo, están a favor de medidas adicionales para responsabilizar a Rusia de sus ataques indiscriminados contra la población civil ucraniana.

En cualquier caso, el mantenimiento del actual régimen de sanciones no está exento de problemas, debido al doble objetivo de presionar a Rusia y limitar los trastornos económicos en Europa. Además, como dijo recientemente la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, da la sensación de que Rusia está "chantajeando" a Europa con la amenaza de interrumpir el suministro de gas en cualquier momento. No es de extrañar que la Comisión inste a los países miembros a reducir el consumo en un 15%.

Con el actual régimen de sanciones, Occidente corre el riesgo de caer entre dos caballos. Si bien la flexibilización de las sanciones podría ayudar a aliviar la preocupación por las perspectivas económicas de Europa, esta opción no es viable, dadas las atrocidades que las fuerzas rusas están cometiendo en Ucrania. Pero si Occidente se toma en serio la idea de presionar a Rusia a través de sanciones económicas y financieras verdaderamente paralizantes, tiene que dar un golpe de timón y eliminar los recortes en materia de energía.

Hacerlo tendría, sin duda, un grave impacto económico a corto plazo en las economías europeas y en el resto del mundo, amplificando el síndrome de "pequeños incendios en todas partes" del que advertí en mayo. Por lo tanto, es fundamental que los gobiernos utilicen el espacio fiscal del que disponen para prestar un apoyo específico a los segmentos vulnerables de la población, así como a los países frágiles; y los organismos multilaterales deben apoyar a los países en desarrollo mediante la ayuda y un marco más operativo de alivio de la deuda. Si se hace bien, esta opción daría mejores resultados a medio y largo plazo que la estrategia actual.

Si se sigue adelante, se corre el riesgo de que se produzca el peor de los mundos posibles. No es suficiente para disuadir a Rusia de continuar su guerra ilegal; está alimentando una mayor fragmentación del sistema monetario internacional; y ni siquiera está protegiendo a Europa de una interrupción invernal del gas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud