Opinión

Un par de consejos de inversión que nunca fallan

El otro día, un periodista me pidió que le dijera en pocos minutos donde hay que invertir ahora. Así que tenía que dar prioridad a aquello que tuviera el máximo número de probabilidades de acierto en un entorno de máxima incertidumbre como el actual.

Incluso en un escenario tan difícil hay una recomendación que nunca falla: aprovechar la fuerte caída que han tenido las bolsas para comprar las mejores empresas del mundo a precios rebajados. Es como si las grandes marcas de ropa estuvieran rebajadas (y no suelen estarlo).

Siempre que en los últimos 50 o 100 años se han comprado los "Blue Chips" de cada época aprovechando debacles bursátiles se ha ganado dinero. Y lo de siempre es literal. Ahora, como estamos en una revolución industrial (la digital), Los Blue Chips se dividen en tecnológicos - Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet (Google), etc. -, y el resto, como por ejemplo los mejores bancos globales (especialmente los norteamericanos) y determinadas empresas industriales y de consumo.

Incluso en Europa, pese a su evidente decadencia económica - agravada ahora por sus problemas energéticos - hay Blue Chips interesantes. No son tecnológicos ni tienen gran capacidad de crecimiento, pero son marcas y modelos de negocio muy consolidados, con mercados cautivos y, sobre todo, precios imbatibles como consecuencia de la reciente caída bursátil. Precios que en algunos casos son los más baratos de los últimos 50 años. Parafraseando a Warren Buffett, muchos Blue Chips europeos resultarían atractivos por precio aunque algún día los gestionarán burócratas incompetentes (porque conociendo la casuística europea, acabará ocurriendo).

Lo más gracioso de todo es que esta inversión se puede hacer utilizando cuatro o cincos fondos de inversión bien elegidos y sin necesidad de complicarse mucho la vida. Y si te la complicas es fácil potenciar la rentabilidad, dada la oportunidad que ha generado la tormenta perfecta "inflación más Putin", la oportunidad de comprar barato lo que normalmente suele estar caro.

El problema no es tanto qué comprar. Actualmente las oportunidades salen por las orejas. El problema es cuándo, porque no sabemos cuándo va a levantar el pie del freno la Reserva Federal ni cuáles son los planes de Putin. Ni que tienen en la cabeza los atolondrados "líderes" de la Unión Europea. Porque de estos factores dependerá dónde y cuándo toque suelo el mercado y se pueda entrar de nuevo con garantías de que el cambio de tendencia sea consistente. Pero ese es también el papel del asesor financiero: establecer el timing.

También me preguntó otro periodista por qué recomendaba insistentemente tener liquidez, ya sea en fondos monetarios o directamente en cuenta corriente, cuando ese dinero está perdiendo lo que haga perder la inflación. En primer lugar, aclaré que lo recomiendo desde finales de marzo, cuando se había iniciado la tormenta perfecta tipos - Ucrania. Eso significa que se pierde por la inflación, pero no por 12 meses de inflación. Por no hablar de lo que ha perdido permaneciendo en el mercado. Pero lo importante es qué la rentabilidad de la liquidez no está en sí misma, sino en la revalorización futura de aquello que vamos a poder comprar con un importante descuento. Por ejemplo, si a lo largo de los próximos 12 meses el S&P 500 vuelve a donde estaba al inicio de este año, bien porque se normalice la inflación - lo cual no significa que baje al 2 % sino que baje significativamente - y/o se alcance algún tipo de alto al fuego en Ucrania.

Hacer liquidez cuando los mercados están en máximos para poder comprar cuando están en mínimos es uno de los mejores consejos que se pueden dar. Probablemente por eso pese a ser algo obvio es uno de los más difíciles, tanto de dar como de poner en práctica.

Finalmente, un consejo básico para los inversores conservadores: no se invierte en fondos de renta fija cuando los tipos de los bonos están muy bajos, sino cuando están muy altos. Así se asegura un buen cupón y la posibilidad de obtener una plusvalía si los tipos bajan, porque los precios de los bonos se mueven de forma inversamente proporcional a los tipos de interés. Por eso fue tan mala idea comprar fondos de renta fija en los últimos meses y por eso será buena idea hacerlo cuando haya visibilidad sobre hasta donde pueden subir. Y cada vez hay más.

Que importante es contar con liquidez. La rentabilidad, no ya de los próximos meses, sino de los próximos años, va a depender de haberse preparado hace cuatro meses, cuando las cosas empezaron a complicarse de verdad. Nunca es fácil vender, pero también es cierto que si ves venir a la vez dos "morlacos" del tamaño de la Reserva Federal y Putin, tiene cierta lógica aplicar alguna dosis de prudencia.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel d
A Favor
En Contra

La prudencia siempre es buena consejera aunque el quid de la cuestión es hasta qué punto ha de aplicarse en cada momento. Con los dirigentes europeos nunca sabe uno dónde está, ni cuál será lo siguiente a acontecer.

Excelente artículo.

Puntuación 6
#1
A Favor
En Contra

Bla, bla, bla; lo que tenéis que hacer es saliros de la bolsa europea, ni te cuento del Ibex, y meteros en el S&P500; esta guerra la gana el complejo militar industrial USA, los demás todos perdedores dada la inutilidad manifiesta de la diplomacia alemana y ya Borrell ni te cuento, un completo inútil.

Puntuación 6
#2