Bolsa, mercados y cotizaciones

Los fondos garantizados de renta fija resucitan para captar al inversor conservador

  • La subida de los bonos propicia la reaparición de un producto casi defenestrado
Madridicon-related

Los fondos garantizados de renta fija vuelven a colarse en la oferta comercial de las entidades financieras para intentar retener a los clientes ultraconservadores, aquellos que estaban más acostumbrados a colocar su dinero en los tradicionales depósitos. De momento esta categoría de fondos llevan captados 234 millones de euros netos, con datos del primer semestre de Inverco, y se colocan entre las seis con más flujos netos en el año, por detrás de los fondos de renta fija, los de retorno absoluto, los de bolsa de EEUU y los mixtos de renta variable internacional.

Gescooperativo, la gestora de las cajas rurales, es la que ha propiciado este resurgir, ya que con el lanzamiento este año de su fondo Rural Rendimiento Garantizado ha conseguido captar 425,37 millones de euros. Y otras entidades financieras están tentadas a ayudar en esta resurrección de un producto que fue pionero en la contratación de fondos en España en los años noventa, cuando nadie sabía en que consistía este producto financiero.

Precisamente al garantizar el capital invertido y permitir una pequeña revalorización, en una época en la que los tipos de interés permitían construir estructuras mediante bonos gubernamentales en los productos más conservadores, era fácil convencer a los partícipes para que colocaran su dinero, al igual que los traspasos entre fondos permitían diferir la imposición tributaria.

Pero a partir de la crisis financiera y la rebaja del precio oficial del dinero en la eurozona fue dejando de ser rentable para las gestoras la construcción de la garantía de estos vehículos, puesto que les costaba más su mantenimiento y no lo compensaban con la revalorización, por lo que este tipo de fondos fueron perdiendo paulatinamente patrimonio a favor de los productos con objetivo de rentabilidad, en los que ya no se garantiza el capital invertido y el rendimiento depende de la evolución de los mercados.

La aparición de los fondos de fondos y de las carteras de gestión discrecional desplazó definitivamente a los fondos garantizados. Pero en un momento en que el BCE va a comenzar a subir los tipos de interés y el rendimiento de los bonos está reflejando esta situación, los garantizados de renta fija han vuelto a mostrar su poder de retención de los inversores más defensivos, al actuar como huchas, en un escenario que se presenta complicado para las bolsas a medio plazo.

De hecho, también han aparecido fondos centrados específicamente en deuda española e italiana que intentan capturar el incremento de rentabilidad de estos bonos soberanos de los últimos meses, como han hecho Caixabank e Ibercaja.

En el caso del Rural Rendimiento Garantizado, garantiza un rendimiento neto del 1,18% a vencimiento para aquellos partícipes que mantengan su inversión a vencimiento, en octubre de 2025, según el folleto del fondo, aunque la TAE dependerá del momento de suscripción, para importes a partir de 300 euros, con un coste de gastos corrientes anuales del 0,51%.

Esta mejora relativa del rendimiento de los bonos y la perspectiva de mejora también se está viendo en el lanzamiento de nuevos fondos con un horizonte de inversión para los próximos cuatro o cinco años. Es el caso de los nuevos productos de Cajamar, Caja Laboral y Mapfre. El Trea Cajamar Horizonte 2027 cuenta con una TAE no garantizada mínima del 2,50% para suscripciones hasta el 15 de septiembre que se mantengan a vencimiento, mientras que el Caja Laboral Kutxa 2026 ofrece una TAE no garantizada menor, del 1,5% para participaciones suscritas en septiembre y mantenidas los próximos cuatros años. En el caso del Mapfre Fondo Garantía 2026, garantiza el 5,5% del patrimonio inicial, con un mínimo del 1,35%, según las condiciones de contratación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud