Branded Content

¿Camellos o unicornios? Los inversores eligen ante la incertidumbre

  • Ofrecido por Urbanitae
  • La compañía de financiación participativa suma más de 24.000 inversiones
Madrid

En 2013, Aileen Lee, una inversora de capital riesgo, realizó un estudio del mercado de las start-ups. Lee buscaba un término para "eso que todos estamos intentando hacer, que es trabajar o invertir en una empresa ganadora entre las ganadoras". De repente, lo encontró: unicornio, una palabra que resumía las cualidades de las start-ups más exitosas en una principal: tener una valoración superior a los 1.000 millones de dólares.

Por entonces, Lee solo encontró 39 unicornios. Hoy, según la empresa de análisis de negocio CB Insights hay en todo el mundo más de 1.100. La estadounidense aeroespacial SpaceX, el banco digital alemán N26, la compañía estonia de movilidad Bolt, el marketplace de ropa de segunda mano Vinted, de origen lituano, o la firma americana de videojuegos Epìc Games, son algunos ejemplos.

Alcanzar la condición de unicornio no es fácil. Suele requerir contratar el mejor talento, acumular gran cantidad de usuarios, gastar mucho dinero y acudir al venture capital para propulsar el crecimiento. En resumen, hay que demostrar en pocos meses lo que la compañía podría lograr en años. Engordar hasta los 1.000 millones de valoración es aún más difícil si el contexto económico no es óptimo.

Las virtudes del camello

Por eso, en épocas de mayor incertidumbre, muchos unicornios sufren y los inversores se repliegan. Aunque las cifras del venture capital son positivas en España, la situación en Europa y, sobre todo, en Estados Unidos anticipa dificultades en los próximos meses. Así, algunas start-ups aparentemente sólidas reducen plantilla, las valoraciones caen y, en general, hay menos operaciones. Y son otras las empresas que empiezan a brillar.

La pandemia ya subrayó el interés de los camellos, así llamados por su providencial resistencia. Como explican en la Harvard Business Review, estas compañías "ofrecen valiosas lecciones sobre cómo sobrevivir durante las crisis y mantener el crecimiento en condiciones adversas, aunque la metáfora no sea tan vistosa". ¿Cómo? Con un crecimiento equilibrado, una visión a largo plazo y una estrategia diversificada.

"Tuvimos claro desde el principio que queríamos crear una compañía sostenible y no depender de rondas de inversión durante más tiempo del necesario", explica Diego Bestard, CEO de la plataforma de inversión inmobiliaria Urbanitae. Dicho esto, los fondos de capital riesgo nos han ayudado a crecer lo suficiente como para valernos por nosotros mismos en un plazo relativamente corto de tiempo".

Urbanitae es un buen ejemplo de la estrategia del camello. Esta plataforma de financiación participativa (PFP) se fundó en 2017 con el objetivo de democratizar la inversión inmobiliaria. Su actividad es doble: por un lado, es una fuente de financiación para promotores, que traen a la plataforma proyectos inmobiliarios de hasta 5 millones de euros, el máximo permitido por ley. Por otro lado, ofrece a cualquier ahorrador la posibilidad de invertir en el sector inmobiliario como lo haría un profesional, desde solo 500 euros.

Un refugio para la inversión

Urbanitae logró la licencia del regulador –la CNMV– en junio de 2019. Desde entonces ha financiado cerca de 60 proyectos inmobiliarios, por un importe superior a los 75 millones de euros, convirtiéndose en el referente del sector en España. En lo que va de año, Urbanitae ha levantado 7 de cada 10 euros del total de las plataformas de crowdfunding inmobiliario en España.

La compañía no ha dejado de anteponer la calidad del producto al crecimiento rápido. Urbanitae es muy selectiva tanto con los promotores como con los proyectos que decide financiar, a los que somete a una due diligence exhaustiva. El resultado es que, incluso en los proyectos afectados por la pandemia, los resultados son positivos. Hasta la fecha, Urbanitae ha devuelto la inversión en 11 proyectos, con un total de 5,1 millones de euros, y con una rentabilidad media anualizada superior al 18%.

Al aval de sus usuarios, ya que Urbanitae suma más de 24.000 inversiones, se añade el espaldarazo de promotores como Gestilar, Q21, Caledonian o Inmobiliaria Espacio, que ya han financiado proyectos con la plataforma.

"Hemos alcanzado la rentabilidad en solo dos años y medio, y lo hemos logrado manteniendo un nivel de crecimiento de más del 300% este año", explica Bestard. La compañía ha acudido al capital riesgo en dos ocasiones. A mediados de 2018 levantó una cifra cercana al millón de euros y en mayo de 2021 realizó una ampliación de capital de 2,5 millones de euros. "Dicho esto, no descartamos levantar dinero en un futuro, siempre y cuando tenga sentido para seguir creciendo", concluye el CEO de Urbanitae.

REALIZADO POR ECOBRANDS

Este contenido ha sido elaborado por EcoBrands, unidad de Branded Content de elEconomista.es

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin