Opinión

El fracaso de China con el Covid

Shanghai ha estado en un cierre total durante semanas. Hay pruebas masivas en Pekín, restricciones de viaje, y un cierre total de la capital puede no estar muy lejos. Pronto le seguirán otras megalópolis, a medida que la variante Omicron de Covid-19 vaya arrasando el país.

China parece cada vez más una zona de desastre económico y político. Está comprometida con una loca política de Covid Cero que se cobrará un enorme peaje en su sociedad y economía. Es como Nueva Zelanda, pero amplificada a la potencia de mil. No es de extrañar que los osos de China salgan a la palestra, prediciendo que las debilidades de su sistema centralizado y autocrático están a punto de quedar brutalmente expuestas, y que su ascenso a la preeminencia mundial se detendrá en seco.

Pero agárrense. Es un relato tentador. Y, sin embargo, también es fundamentalmente erróneo. Es cierto que el presidente Xi y su camarilla gobernante han cometido muchos errores en su estrategia de Covid, aunque no son los únicos. Deberían haberse tragado su orgullo y haber comprado antes las mejores vacunas occidentales, y haberlas inyectado en los brazos de la gente mucho más rápido. Aun así, cada vez hay más pruebas de que una dosis triple de la vacuna Sinovac proporciona niveles aceptables de inmunidad. Los bloqueos pueden ser duros, pero garantizarán que el sistema sanitario sea capaz de hacer frente a la situación mientras la vacunación proporciona suficiente inmunidad para hacer frente al virus. Para el otoño, el implacable ascenso de su economía volverá a ponerse en marcha, y hará falta algo más que Covid para hacer descarrilar a China.

Con la guerra en Ucrania haciendo estragos, y los mercados monetarios luchando para hacer frente a una inflación disparada y a la subida de los tipos de interés, es fácil ignorar lo que es, sin duda, una historia mucho más importante para la economía mundial. Mientras el resto del mundo se ha olvidado más o menos de Covid, y se ha reabierto por completo, China está atascada en 2020. Shenzhen empezó a bloquearse en enero. En marzo, Shanghái había entrado en un bloqueo total, con restricciones severas a la entrada y salida de la ciudad, un estricto régimen de cuarentena, pruebas masivas y el cierre de oficinas, escuelas y fábricas. Pekín ya ha comenzado a realizar pruebas masivas y cierres selectivos, y no sería de extrañar que toda la ciudad quedara sellada en las próximas dos semanas. Es posible que muchas otras megaciudades sigan el ejemplo. Después de todo, como ya sabemos, la variante Omicron arrasa con los países a la velocidad del rayo.

No es un asunto menor. Las estrategias de Covid Cero de Nueva Zelanda y Australia fueron experimentos interesantes para los funcionarios de salud pública. Pero ninguno de los dos países influye mucho en la economía mundial de una forma u otra. Por el contrario, China es la segunda economía del mundo, y estaba dispuesta a superar a Estados Unidos esta década. Sus fabricantes son cruciales para las cadenas de suministro a nivel mundial, y con los buques portacontenedores que se atascan en los enormes puertos de Shanghai, éstas ya estaban crujiendo. Su dinero y sus inversiones impulsan los mercados mundiales. Lo que ocurre en China determina lo que ocurre en el resto del mundo.

Su estrategia de Covid Cero ha alertado a los osos con fuerza. Los cierres golpearán a una economía que sigue dependiendo en gran medida de la fabricación; no se pueden fabricar microchips, coches o teléfonos trabajando desde casa. Provocará malestar social. Y pondrá de manifiesto las limitaciones de su gestión controlada y vertical de la sociedad, provocando incluso un desafío al gobierno del presidente Xi (al que no ha ayudado su apoyo a la catastrófica invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin). El índice de referencia de Shanghai ha bajado de 3.600 a 3.000 en lo que va de año, a medida que los inversores huyen, y las encuestas muestran que las empresas extranjeras están sopesando cada vez más si deben retirarse del país.

Es cierto que Covid no se ha manejado bien, y eso incluso antes de entrar en la cuestión de cómo se originó el virus. China ha sido demasiado arrogante para comprar las superiores vacunas occidentales, y demasiado lenta para vacunar, especialmente a los ancianos. Cuando la variante hiperinfecciosa de Omicron llegó, no estaba preparada y no le quedó más remedio que empezar a cerrar ciudades, sea cual sea el coste para su economía. Si se dejaba correr, como demostró Hong Kong, el sistema sanitario podría haberse visto desbordado.

Y, sin embargo, es simplemente ridículo pretender que esto es algo más que un pequeño contratiempo o que los cierres son una locura. Las últimas pruebas sugieren que tres dosis de la vacuna Sinovac, de producción propia, son al menos tan eficaces como las inyecciones de Pfizer y Moderna, y posiblemente incluso mejores para los mayores de 80 años, el sector más crucial de la sociedad que hay que proteger. Una vez que se hayan administrado esas terceras vacunas, la situación será mucho mejor. La experiencia de Australia sugiere que, siendo realistas, los cierres seguidos de una vacunación masiva, son una política eficaz, que controla las tasas de mortalidad a un coste relativamente bajo. Shenzhen, el principal centro tecnológico del país, ha vuelto a abrir sus puertas tras un cierre que duró dos meses. Lo más probable es que en Shanghái ocurra algo parecido. Y es posible que Pekín evite el cierre total. ¿Una locura? En realidad, no. Cuando se haga el recuento final, la tasa de mortalidad de China será probablemente inferior a la de la mayoría de los países, y con un coste mucho menor.

El punto clave es este. El ascenso de China y su potente economía siguen siendo, con mucho, la historia más importante del siglo XXI. Puede que algún día se desmorone. Pero Covid-19, y unas semanas de bloqueo en sus principales ciudades, no serán su perdición. Es demasiado fuerte para eso y tiene demasiado impulso. Para el otoño, los cierres temporales se habrán olvidado, los puertos se habrán reabierto y las restricciones se habrán levantado. La economía china volverá a rugir, mientras que Estados Unidos y Europa volverán a estar en recesión y estarán pensando en cómo pagar el ruinoso coste del cierre de la sociedad en 2020. En realidad, esto no es más que un parpadeo, y el ascenso de China aún tiene un largo camino por recorrer.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Dios mio cuñado, todo el articulo sosteniendo la tesis de que China es un gigante con pies de barro y justo al final del articulo da una carambola, un giro de 180 grados, para concluir que a China le queda mucha cuerda.

Puntuación 6
#1
yomismo
A Favor
En Contra

Yo creo que cuando el chinito de a pie se de cuenta de lo que mangonea el partido comunista/capitalista va a saltar todo por los aires de mala manera. Desaparecera China y apareceran cinco o seis paises decentes.

Ya paso en los ochenta en Tianamen, pero los hijos de perra mantaron a mil estudiantes. Ahora usan los puts moviles para controlar con mas eficacia, pero Morfeo ya tiene preparada la pastilla azul.

Puntuación 6
#2