Opinión

La debilidad del objetivo de inflación media de la Fed

En la revisión de la estrategia de política monetaria de 2020, la Reserva Federal de EEUU ajustó la búsqueda de una tasa de inflación del 2% a una inflación que "promedie el 2% a lo largo del tiempo". A muchos les preocupa que utilizar la inflación media a lo largo del tiempo para decidir la política del futuro sea problemático.

La primera y obvia cuestión es la duración del periodo en el que los responsables políticos promedian la inflación.

La tasa de inflación media de Estados Unidos en los últimos 25 años es del 1,8%. Pero existen importantes diferencias respecto a ese periodo: en la primera mitad la inflación se acerca al 2% y en la segunda al 1,5%. La inflación fue del 1,2% de media en 2020, pero del 3,9% en 2021. ¿Dónde está el sentido de mirar los promedios, sin tener claro sobre qué período se considera este promedio?

En segundo lugar, la explicación de la Fed sobre la justificación de este cambio de estrategia de inflación puede interpretarse como que se preocupa mucho más por tener una inflación por debajo del objetivo que por encima de él:

"... si la inflación se sitúa por debajo del 2% tras las recesiones económicas, pero nunca se mueve por encima del 2% incluso cuando la economía es fuerte, entonces, con el tiempo, la inflación tendrá una media inferior al 2%... Para evitar este resultado ...trataremos de lograr una inflación que promedie el 2% a lo largo del tiempo. Por lo tanto, tras períodos en los que la inflación ha estado por debajo del 2%, la política monetaria adecuada probablemente tendrá como objetivo lograr una inflación moderadamente superior al 2% durante algún tiempo."

También explica que "... si se acumularan presiones inflacionistas excesivas o las expectativas de inflación se dispararan por encima de niveles coherentes con nuestro objetivo, no dudaríamos en actuar".

Hay buenas razones para preocuparse por una inflación muy baja y duradera, pero como demuestran las tasas de inflación actuales, el malestar que puede provocar una inflación muy alta no merece menos preocupación.

¿Puede la Reserva Federal sostener realmente esta asimetría?

El último problema tiene que ver con la interacción entre la inflación y las expectativas de inflación. Las expectativas ancladas en el objetivo de inflación ayudan a los bancos centrales a lograr la estabilidad de precios. Y lo contrario es cierto. Las expectativas que no están ancladas en el objetivo comprometen la capacidad de los bancos centrales para lograr la inflación en el nivel objetivo.

Pero, ¿qué determina que las expectativas estén ancladas? La respuesta es la credibilidad del banco central, pero entonces sólo puede ser cierta una de dos cosas.

O bien el banco central es creíble, en cuyo caso los agentes creen que logrará su objetivo. Por ejemplo, los trabajadores que tienen que negociar los salarios creen que la Fed conseguirá una inflación igual al 2% independientemente de la inflación que observen, y eso es lo que reflejarán sus demandas salariales.

O bien, el banco central no es creíble, en cuyo caso las expectativas se refieren a lo que los agentes ven. Los salarios que negocien reflejarán la inflación que experimenten los trabajadores y cuanto mayor sea la tasa de inflación actual, más relevante será el presente.

Consideremos la coyuntura actual en Estados Unidos. La inflación en 2021 fue del 3,9%, pero las cifras a principios de 2022 superan el 5%. Si los trabajadores no tienen fe en que la Fed pueda reducir la inflación al 2%, es más probable que los trabajadores exijan una compensación más cercana al 5% que al 2% para proteger el poder adquisitivo de sus salarios.

Independientemente de la credibilidad, el promedio de la inflación en el pasado no es útil. Es bastante extraordinario que la Fed haya optado por modernizar su marco de política monetaria y haya introducido tal nivel de opacidad, cuando toda la literatura sugiere que la transparencia y la claridad, en particular en el proceso de decisión política, son necesarias para lograr la credibilidad.

Disponer de un objetivo de inflación explícito, claro y fácil de entender, ayuda a aclarar las intenciones del banco central. Pero hacer que el banco central rinda cuentas, lo que es necesario para construir y mantener la credibilidad, requiere comunicar qué niveles de inflación se toleran y cuáles no.

Por lo tanto, una estrategia que comunique tanto un objetivo como unas bandas de tolerancia en torno a él, es muy clara a la hora de definir cuándo la política del banco central tiene éxito y cuándo no. Esto equivale a decir que se intentará mantener la inflación en una media del 2%, pero realmente entre, digamos, el 1 y el 3%, que es lo que hace el Banco de Inglaterra.

Introducir la media en el tiempo sin definir lo que significa es contraproducente y los actuales niveles de inflación en los Estados Unidos pondrán tarde o temprano de manifiesto esta debilidad en la nueva estrategia de la Fed.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

En marzo deberían subir 100 puntos
A Favor
En Contra

Los tipos de interés en EEUU tenían que estar ya al menos en el 5% y están en cero.

Esperemos que a la FED le dé un raro ataque de cordura y que para final de año hayan subido 300 puntos básicos los tipos de interés.

Puntuación 2
#1