Bolsa, mercados y cotizaciones

Goldman Sachs advierte: si la Fed se pasa subiendo tipos, la bolsa de EEUU puede caer un 11%

  • El escenario central es una subida del 11%, pero con riesgo de que salga mal
Foto: Dreamstime

El miedo se huele en las bolsas. El contexto geopolítico, con el riesgo de una invasión inminente de Ucrania, se une a las tensiones económicas, producidas por la alta inflación y la preocupación por la respuesta que dé la Reserva Federal. Con el bono estadounidense a 10 años al 2% y voces en la Fed que piden subir los tipos un punto entero de aquí a junio, Goldman Sachs lanzó una advertencia este fin de semana: si el banco central estadounidense se pasa con el endurecimiento de la política monetaria, el S&P 500 podría caer un 11%.

Por el momento, el escenario central del banco de inversión es que la Fed logre moderar la inflación, pero sin hacerla desaparecer del todo, lo que obligaría a aumentar tipos varias veces este año y planificar varias alzas más para el año que viene, aunque sin excesivas prisas ni daños al crecimiento de EEUU. Si eso ocurre, el índice estadounidense cerrará en los 4.900 puntos, 200 más que en su anterior previsión y un 11% más que su apertura de este lunes.

"El contexto macro este año es considerablemente más desafiante que en 2021. Sin embargo, seguimos esperando que los precios de las acciones aumenten junto con las ganancias y alcancen un nuevo máximo histórico en 2022", asegura el informe dirigido por el estratega jefe del banco para EEUU, David Kostin.

Durante los últimos 50 años, un entorno "goldilocks" de subida del PIB y de rentabilidad real de la deuda estable ha supuesto subidas del 16% en el S&P 500, señala Goldman. Pero cuando el crecimiento se desacelera y los intereses de la deuda suben, esas ganancias se reducen al 8%. El nuevo pronóstico del equipo implica que la bolsa suba un 4% durante 2022, "modestamente por debajo del promedio histórico".

Sin embargo, el equipo advierte de que "hay demasiada incertidumbre con respecto a la evolución de la inflación y la política de la Fed". Y apuntan a tres posibles escenarios alternativos: uno más probable y dos extremos. El primero es que los precios se frenen menos de lo esperado, obligando a la Fed a acelerar la subida de tipos por encima de lo que prevé el mercado y superando lo que pueden digerir los inversores. Si eso ocurre, "el coste de las acciones aumentaría en términos netos y el S&P 500 caería un 12%, a los 3900".

El escenario más positivo es que la inflación remita de forma drástica después del verano, cumpliendo las previsiones más optimistas de la Fed, lo que permitiría escalonar la normalización de los tipos de forma más lenta y digestible. Si el mercado se despierta con bastante menos subidas de las que se temían a corto plazo, las acciones reaccionarían con fuertes subidas y el S&P podría llegar a los 5.500, un 24% más que este lunes.

Y, por último, está la situación más temida: la mezcla de una inflación persistente, unas fuertes subidas de tipos y una crisis geopolítica mundial, que empeore las cadenas de suministro y el precio de la energía, podría llevar a EEUU a una recesión. En ese caso, lo típico es una contracción bursátil de otro 24%, advierte Goldman. Y no son los únicos que lo temen: Chris Iggo, CIO Core Investments en AXA IM, también ve un escenario similar en el peor de los casos.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Intruso
A Favor
En Contra

No te jo.de, toda la vida van a estar los bancos centrales manteniendo la bolsa de manera artificial a cargo de los demás, ¡Pero si está inflada un 50% o más por los bancos centrales! Tiene un burbujón de coj0n3s, asi que, ¿De que co.ño avisas Goldman Sachs si lo único que puede hacer es caer? ¿De tus lentejas? ¿Qué pasa, os parece poco los últimos13 años que os han regalado los bancos centrales?

Puntuación 8
#1