Opinión

Empobrecidos y esquilmados

Mientras la clase política y la opinión pública se entretienen con las bufonadas del inane ministro Garzón, el Gobierno ultima con premeditación y alevosía un nuevo hachazo fiscal, contrario a las rebajas impositivas de nuestros socios y competidores europeos, a las recomendaciones de la Comisión Europea y a lo que dicta la lógica económica para salir del furgón de cola de la recuperación.

Recordar que, añadido al anuncio de la arbitraria y abusiva subida de las cuotas de autónomos, el Gobierno ha encargado a un presunto comité de expertos la elaboración de un libro blanco sobe el futuro del sistema tributario español que, disfrazado bajo el concepto de armonización esconde una auténtica multiplicación de la presión impositiva que a partir de 2023 afectara a la fiscalidad medioambiental, sobre el patrimonio y a sucesiones y donaciones, fundamentalmente y con el objetivo espurio de castigar a Madrid y a Andalucía, las comunidades que con una política fiscal de rebajas de la carga impositiva se han convertido en las locomotoras económicas de España.

Expertos que, por otra parte, y según hemos podido saber esta semana en su mayoría están relacionados con Hacienda, bien por ser altos cargos del Departamento, por haberlo sido con el PSOE o por tener cargos o vinculaciones remuneradas con el Ministerio que dirige María Jesús Montero, y que son quienes han recibido el encargo de perpetrar una tramposa armonización tributaria -ahora la llaman así- que bajo el disfraz de un pretendido ecologismo vuelve a golpear a los trabajadores y a las rentas más desfavorecidas. Y lo hace en país con más de cuatro millones reales de desempleados, asfixiado por una inflación galopante que ha venido para quedarse, al menos en el medio plazo y que ha provocado la mayor pérdida de poder adquisitivo prácticamente desde el inicio de este siglo. O, lo que es lo mismo, que nunca en los 20 últimos años ha habido tanta diferencia entre el aumento medio de los precios y la subida de los sueldos.

Los números, que como el algodón no engañan, al contrario que las interpretaciones que de ellos hacen los políticos, muestran que el IPC cerró el ejercicio de 2021 con una inflación del 6,5%, frente a una subida de los salarios en convenio de sólo el 1,47%, que se reduce al 0,9% en el caso de los empleados públicos, el mismo 0,9% que suben las pensiones más la paga del 1,6% que se aplica por última vez, la misma subida. A la vista de estos resultados, y como se pregunta José Luis Fernández, director de estudios de USO, ¿dónde está el escudo social?

Pero si descendemos al desglose por partidas, vemos que las mayores subidas de los precios se concentran en las de agua gas y electricidad con un incremento del 23,3%, Transporte con un 10% y en alimentos y bebidas no alcohólicas que suben un 5%. Como es fácil concluir va ser muy difícil no pasar frío, desplazarse o comprar alimentos este invierno.

"No vamos a dejar a nadie atrás", clamaba Pedro Sánchez en su patético discurso de marzo de 2020, pero a la vista de lo que está pasando parece que cuando hablaba de "nadie" se estaba refiriendo a ellos, a esa macrogranja en que ha convertido el Consejo de Ministros, el gobierno con más carteras de la democracia y de la Unión Europea, a sus amigos y socios parlamentarios de la "Frankestein", y al Ministerio de Hacienda que como consecuencia del rebote que la inflación ha producido en la recaudación del IVA va a ver incrementados los ingresos en una cifra que los expertos estiman en torno a 2.500 millones de euros más, lo que les permitiría alcanzar ese objetivo de 222.000 millones de recaudación total. Y los demás, pues eso, engañados, empobrecidos y esquilmados.

comentarios7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Pero todo eso da igual, sr. Triper. Mientras sigan habiendo paguitas, bares y tanto vividor e ignorante/a supino/a los habrá a montones que les seguirán votando.

Puntuación 18
#1
VIO
A Favor
En Contra

Cuando una persona se decide por hacer una oposición a Hacienda ya de por sí es una mala persona. Nuestro Miguel de Cervantes en un momento de su vida lo hizo por necesidad y con remordimientos, pero los modernos inspectores se pueden definir como auténticos terroristas económicos encubiertos. Fundamentalmente gracias a ellos España tiene uno de los tejidos empresariales más raquíticos de Europa. Aunque aseguran que actúan por el bien común o por el principio de obediencia debida, no es verdad, lo hacen fundamentalmente por codicia, ya que por Navidad cobran un plus extra en función de la recaudación que consiguen y que se reparten de forma equitativa en función del cargo que ocupan en el escalafón. Esto es bastante fácil de demostrar. Basta para ello con fijarse en que fechas se jubilan al acercarse a los 70 años, ya que los funcionarios de Hacienda tardan mucho en jubilarse. Y, ¿Cuándo lo hacen? Como la paga extra la cobran por Navidad, se jubilan mayoritariamente pasadas esas fechas, ya que no les vale la pena seguir en activo unos meses hasta pongamos julio, agosto o septiembre, o más allá, ya que no van a poder cobrar esta paguita extra en la siguiente Navidad. Por otra parte, hay que destacar que este año el Gobierno Central Valenciano que preside Chimo Puig ha subido el valor de los inmuebles a partir del uno de enero un 100%, hecho con nocturnidad y alevosía, de modo que como los impuestos son progresivos, por vender o donar un inmueble el impuesto se ha multiplicado por 3, ya que se pasa a otra categoría superior. Un nuevo robo legal sobre la economía alicantina, razón por la que Alicante se debe declarar como una autonomía soberana, y libre de las garras fiscales implacables del señor Chimo Puig, al que en estas tierras se le conoce como un buen ladrón y un buen socialista. Efectivamente, como reza la cabecera de este artículo acabaremos empobrecidos, esquilmados y burlados. Es lo que hay.

Puntuación 16
#2
Hay que subir los impuestos al que NO paga
A Favor
En Contra

Los autónomos apenas pagan impuestos, y encima muchos cobran en B. Hace falta más inspección fiscal centrada en los autónomos.

Con las protestas de los taxistas cuando surgieron las VTC trascendió que apenas pagan impuestos tampoco. Pagan un módulo que es de risa, un chollo fiscal. Cualquiera paga más que ellos.

Por ahí tienen que ir los tiros... para variar, subir los impuestos al que NO paga.

Puntuación -16
#3
Derry
A Favor
En Contra

Así estamos por culpa de millones de españoles analfabetos, resentidos, ignorantes fácilmente manipulables , con ínfimo cociente intelectual, que votan con el estómago, con la vesícula biliar o con las pezuñas.

Puntuación 10
#4
El comentario te lo hago en A o en B?
A Favor
En Contra

Los autonomos suelen defraudar bastante a Hacienda, sobre todo los fontaneros, electricistas, y demás profesiones que se desplazan a los domicilios .

Por eso nos sorprendemos muchas veces al ver como unos padres autonomos a los que conceden ayudas para la guardería de sus niños, o para pagar sus libros, viven en un chalet y conducen un BMW que cuesta más de 60.000 euros y que cambian a los cuatro o cinco años.

En fin, que voy a decir del comentario número 2, que compara a los funcionarios de Hacienda con terroristas y que roza lo delictivo. Primero, banaliza el terrorismo y despues denigra a un colectivo imprescindible para que exista al Estado, ya no el Estado del Bienestar, el Estado Liberal más reducido necesita también funcionarios de Hacienda, pues cero ingresos, cero Estado. Si se quiere vivir sin Estado, hay que ir a vivir a la selva.

Puntuación -5
#5
eu
A Favor
En Contra

Cuando los politicos, sobremanera los de Psoe y Podemos, hablan de sostener el Estado del Bienestar a toda costa, se refieren, obvio es, a su propio y exclusivo bienestar, que para eso el dinero publico no es de nadie, solo de ellos. Asco.

Puntuación 6
#6
vio
A Favor
En Contra

al #5. Los funcionarios de Hacienda son necesarios, no cabe duda, pero en España se está produciendo continuamente un robo legal auspiciado por ellos. Por ejemplo, se acaba de tumbar por un magistrado del supremo el robo legal de la Plusvalía municipal, sobradamente conocido durante años y años, y la ministra de Hacienda no ha sido capaz de dimitir por su propia dignidad y, sobre todo, por la del propio ministerio que preside. Ninguno de los funcionarios de este ministerio se ha manifestado al respecto. Ni un solo funcionario de ese ministerio protesta por la doble imposición que ocurre con los beneficios de una Pyme cuando se reparten entre sus socios. Aquí no pasa nada. Todo impuesto que supere el 10% se puede considerar confiscatorio, y la prueba está en que aquel que puede traslada su residencia a un lugar con sentido común desde el punto de vista recaudatorio. Es muy fácil grabar a los demás, llevarte un plus de recaudación y considerar que cumples con tu deber, cuando estás arruinando la economía de muchas empresas. España lleva camino de convertirse en un infierno fiscal, que acaba produciendo pobreza y miseria para todos. No es casualidad que Venezuela en 20 años de política bolivariana haya pasado de 20.000,00 dólares de renta por cabeza a 1.000,00, y la pobreza sigue en aumento. Además, ese plus de recaudación es un agravio comparativo en relación al resto de funcionarios que no cobra ningún tipo de plus de productividad. Por otra parte es imposible comparar la seguridad de un funcionario para toda la vida, ni su nivel de trabajo y de stress con la de un autónomo, no tiene color.

Puntuación 2
#7