Opinión

Preparados, listos... llega el 'QE' inverso

Medios y redes se pusieron de los nervios cuando se empezó a hablar del tapering, pero que la Fed deje de comprar bonos no es algo que afecte tanto a la economía, cuando la economía está creciendo, como es el caso. Piensen ustedes que en el tapering la liquidez inyectada -8,6 billones de dólares- sigue en el sistema, no se retira. Además, el Banco Central Europeo seguirá comprando bonos a mansalva y el de Japón hace tiempo que entró en modo de estímulo monetario eterno (que es el camino que lleva el BCE).

Lo de subir tipos es un poco más duro y es lógico que los mercados se pongan nerviosos -y por supuesto los medios y redes adictos al alarmismo -, teniendo en cuenta que es una auténtica novedad. Pero si lo piensan dos veces, una economía que crece al 4% puede asumir perfectamente que los tipos de interés se sitúen en el 1%, que es donde piensa la mayoría de los miembros de la Fed que estarán a final de año.

Es más, yo creo que no se está valorando el efecto económico recesivo que va a tener el absentismo laboral creado por ómicron. Será temporal y no evitará el proceso de subida de tipos, pero lo retrasará, puesto que afecta a la demanda global y la inflación actual obedece a una situación de exceso de demanda sobre la oferta disponible de bienes y servicios.

Curiosamente, de lo que menos se habla es del párrafo de las actas de la Fed - que confirmó oficialmente Powell el martes - sobre reducir su balance, lo cual, hablando en plata, significa retirar dinero del sistema (o "drenarlo", como se dice en los mercados). Y hay dos formas de hacerlo: no renovar los bonos que tienen en balance cuando venzan, vender bonos en el mercado o ambas cosas a la vez (no son incompatibles).

Imagínense el cambio: de comprar billones en bonos y otros activos financieros para inyectar liquidez en el sistema a venderlos para ir retirándola.

Esto de "drenar" en lugar de inyectar nos suena muy raro porque lo único que ha hecho la Fed en los últimos 12 años es aumentar su balance, pero lo que no es normal es que tenga un balance equivalente al 38% del PIB norteamericano (aunque nada comparado con el BCE, que tiene un 82% del europeo). Hace muy bien Powell en aprovechar la mejoría económica y los programas gubernamentales de estímulo para normalizar la situación, entre otras cosas porque así genera margen para nuevas intervenciones, si fueran necesarias en el futuro.

El problema es cómo pueda afectar esto a los mercados. Si superponemos un gráfico del SP 500 con la evolución del balance de la Fed en los últimos 12 años, la correlación es casi perfecta. Y no les quiero decir si ponemos el Nasdaq (por eso el sector tecnológico está tan asustado con estos cambios). Con lógica o sin ella, la realidad es que si esa correlación se mantuviera, el hecho de que la Fed deje de comprar bonos podría afectar a la revalorización bursátil. Y si redujera el balance podría tener un efecto negativo en los mercados.

Pero hay que matizar, que en los mercados, como en casi todo, el demonio está en los detalles. Esta correlación se ha producido en un periodo de muy bajo crecimiento o incluso recesión. Si la economía crece a los niveles que se esperan para los próximos años, gracias a los programas de estímulo, podría compensar que se reduzcan las compras, al igual que podría compensar una subida del 1 % de los tipos de interés.

Respecto al drenaje de liquidez, todo va a depender del ritmo al que se haga. Les garantizo que si el drenaje - QE inverso - se hiciera rápido, la correlación mencionada anteriormente funcionaría, y la simple perspectiva de que ocurriera generaría un cambio de tendencia en los mercados. La buena noticia es que de momento todo señala a un proceso muy gradual y muy tranquilo (aunque no debemos olvidar que ya es oficial).

Al final, la Fed propone y la inflación dispone. Si se mantiene relativamente controlada, lo cual de momento es lo más probable, la subida de tipos será moderada y la reducción del balance tranquila. Si la inflación se mantiene alta, prepárense para modificar la estructura de sus carteras, especialmente el peso del sector tecnológico y por supuesto el de los fondos de renta fija de medio y largo plazo. Si ahora los bonos no deben de estar en las carteras por qué no aportan nada salvo riesgo de pérdida, en ese escenario serían un auténtico peligro.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

KK cnbmv, Albella cabesón cornupet4 y p.cortas de l@s webs
A Favor
En Contra

Nos van a invertir pero bien estos chupógteros y tuercebotas hdlgp con la bola de deuda y pufos que han creado, unido al ormigón y la abundancia de sus.ministros, colgando de los calzoncillos con una mano delante y otra detrás!! jaja

Puntuación 6
#1
A Favor
En Contra

Se ha sacado ya la carrera o seguimos igual?

Puntuación 2
#2