Opinión

La inflación, ¿permanente o temporal?

El descubrimiento de la última variante de ómicron de la Covid-19 hizo que los mercados bursátiles cayeran en picado en el famoso Viernes Negro. Sin embargo, los mercados se han recuperado desde entonces y se han desprendido de ómicron. Los economistas también parecen tener mucha fe en la capacidad de adaptación de las economías.

Esto es un poco sorprendente cuando la variante actual, delta, nos está llevando al borde de otro cierre en Europa. Varios países han impuesto cierres a pequeña escala, han ampliado las vacaciones escolares y han impuesto la vuelta al teletrabajo. ¿Son prematuras entonces las optimistas previsiones de crecimiento del mes pasado? En el lado optimista, el hecho más interesante es que la ola de efectos económicos es cada vez menor con cada nueva oleada de la pandemia. En el lado pesimista, la perspectiva de ómicron confirma los grandes niveles de incertidumbre a los que nos seguiremos enfrentando.

En ningún lugar vemos esta incertidumbre más que en las discusiones en torno a la inflación. La tasa anual de inflación que esperamos en la zona euro este año se sitúa en el 2,4%, justo por encima del objetivo del 2% que se ha fijado el Banco Central Europeo (BCE).

Sin embargo, en los últimos meses, la inflación ha aumentado rápidamente debido al aumento de los precios de la energía y a las restricciones de suministro relacionadas con la pandemia. Y la pregunta es: ¿es este aumento temporal o durará lo suficiente como para afianzar la inflación tras un largo periodo de inflación muy baja? Dependiendo de su posición, el BCE tendrá que elegir entre esperar o intervenir.

Mientras el aumento de la inflación se deba a lo que se conoce como razones del lado de la oferta, es decir, la energía y los cuellos de botella en las cadenas de suministro mundiales, el BCE puede hacer muy poco. Eso no significa que el consumidor no vaya a notar la subida de precios en su cartera. De hecho, los gobiernos de toda la Unión Europea (UE) han puesto en marcha medidas para proteger a los consumidores de esta subida de los precios de la energía. Del mismo modo, si ómicron ampliara los cuellos de botella de las cadenas de suministro, volvería a presionar al alza los precios.

En algún momento, el consumidor medio podría no estar satisfecho con la ayuda temporal del gobierno y podría empezar a pedir salarios más altos. Si esto ocurriera a gran escala, tendríamos realmente una espiral ascendente de cambios en los salarios y los precios, una mezcla tóxica para la inflación, conocida como efectos de segunda ronda.

Por el momento no observamos ningún efecto de este tipo, pero las presiones están ciertamente ahí. Y dado que se tarda unos dos años en ver los efectos de cualquier cambio en la política monetaria, hay quienes instan al BCE a "adelantarse" a la inflación y hacer algo justo esta semana, que es cuando se reúne el organismo. Tener opiniones firmes sobre hacia dónde se dirige la inflación en esta conjetura es no reconocer los niveles increíblemente altos de incertidumbre. Las razones estructurales por las que la inflación ha sido tan baja durante tanto tiempo no han desaparecido. Pero, al mismo tiempo, el nerviosismo que observamos actualmente en los movimientos de los precios es real y visible. Desde luego, no es impensable que una mayor inflación se prolongue durante más tiempo y, por tanto, se perciba como "permanente" o incluso se prolongue.

Si los empresarios empiezan a subir los salarios para calmar a unos empleados cada vez más exigentes, el BCE tendrá que actuar. A esto se añade la dificultad real de saber qué hacer. De nuevo, hay que reconocer que el BCE está entre la espada y la pared. Aumentar los tipos de interés para adelantarse a las persistentes presiones inflacionistas podría poner en riesgo lo que el BCE intentaba evitar con su programa de flexibilización cuantitativa relacionado con la pandemia, la fragmentación financiera. Lo último que necesitamos ahora es un aumento de los diferenciales que ponga en peligro la recuperación, o incluso la moneda única. La reducción del programa de flexibilización cuantitativa es entonces la otra cosa que hay que hacer, pero no será sin limitar la capacidad de los países para pedir préstamos. Por otro lado, si la economía crece tan rápido como vemos, puede que no sea mal momento para pensar en reducir el apoyo fiscal, ya que las deudas no pueden aumentar eternamente. Por el momento, el diseño de la política para hacer frente a la incertidumbre extrema es crucial: esto incluye el seguimiento de las cifras con mucho cuidado, evitar la política para la zona del euro basada en "historias pasadas de los países" y emprender acciones que puedan salir bien en un gran número de posibilidades, no sólo en una.

Mientras tanto, la pandemia no ha terminado. Y tampoco lo está la gran incertidumbre que las ondas pandémicas seguirán implicando a medida que pasemos de ómicron a la siguiente variante.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Habría que explicarle a esta señora que todas las medicinas deben aplicarse con cautela y por el tiempo requerido, ya que en caso contrario, pueden se la causa del fallecimiento del paciente.

Puntuación 2
#1
VIO
A Favor
En Contra

La recientemente nombrada ministra de Exteriores alemana, la señora Baerbock, del partido Los Verdes, es firme partidaria de amenazar a Rusia con no autorizar el gasoducto Nord Stream 2. Pensemos por un momento si Putin da un puñetazo sobre la mesa y decide cerrarlo. Y también decide incluir a Rusia en la OPEP como miembro de pleno derecho. El precio del petróleo subiría por lo menos 10 dólares por barril si no más. Alemania y Europa estarían condenadas a pagar el gas ruso más caro lo que provocaría una mayor inflación que pasaría a permanente. Corolario: los ministros estrafalarios como esta señora pueden arrastrar a la economía mundial a un caos imprevisible.

Puntuación 6
#2