Opinión

Lo verde no es gratis

El futuro mundo verde tiene un elevado coste que hay que asumir

A juzgar por lo que se lee en los medios de comunicación todo el mundo piensa que la primera preocupación de Occidente es el llamado "cambio climático", pero a la vez se multiplican las protestas ante el aumento de los precios de la energía causados por esas políticas verdes y en algunos lugares empieza a discutirse la acelerada expansión de las energías renovables. Para muestra internacional baste el botón del resultado negativo del referéndum suizo sobre la ley de cambio climático, que estaba apoyada por casi todas las fuerzas políticas. Pero eso no quiere decir que no se deba hacer nada al respecto.

J. M. Mulet, gran divulgador y catedrático de Biotecnología en la Politécnica de Valencia, sostiene en su último libro (Ecologismo real, Planeta, 2021) que cambio climático es una denominación vacía de contenido, pues el clima siempre está cambiando, pero que nunca como hasta ahora su causa había sido tan específicamente humana. Propone como denominación más aceptable de lo que está pasando en el último siglo "calentamiento global antropológico".

De hecho, el término popular pasó de ser calentamiento global a cambio climático porque un think tank de negacionistas del cambio climático vinculado al Partido Republicano estadounidense, tras un estudio, concluyó que el término cambio climático era neutro y asustaba menos, por lo que ayudaba a las tesis negacionistas. El estratega del partido Republicano Frank Luntz fue de los primeros en proponer su uso, con triunfo indiscutible.

Xabier Labandeira, catedrático en la Universidad de Vigo, escribió lo siguiente:

"Es sorprendente que encontremos estas piedras en el camino precisamente en la salida de la crisis pandémica, que supuestamente iba a ser verde. O no: en este momento se juntan las heridas del coronavirus que, de nuevo, ha afectado más a los que menos tienen, con una intensificación de las políticas climáticas que haga posible el cumplimiento de los ambiciosos objetivos acordados en París en 2015. Estamos, al fin, pasando de las palabras a los hechos y por ello comienzan a manifestarse los problemas asociados a un proceso de cambio estructural".

En cualquier caso, es imprescindible minimizar los costes de la política climática para así reducir también sus costes distributivos, que pueden llegar a ser muy altos.

En otras palabras: no se debe seguir engañando a la ciudadanía. Volviendo a lo escrito por Labandeira, es necesario, en primer lugar, abandonar el relato blando de la transición energética y dejarle claro a la ciudadanía que será un camino lleno de obstáculos.

Labandeira propone lo que él denomina cheque verde: "una cantidad monetaria que sirva para compensar íntegramente sólo a determinados grupos por los costes extra ocasionados por la política climática sin menoscabar los incentivos a la eficiencia energética o al cambio de combustibles. Nos encontramos en este caso ante medidas que deben ser personalizadas, que se deberían implantar lo más pronto posible". El cheque verde de Labandeira serviría para hacer compatible la nueva política climática con la protección económica de aquellos grupos sociales especialmente perjudicados por esa transición.

Porque esta transición energética ni será fácil ni su coste debe caer sobre las capas asalariadas con menos renta. El crecimiento de la desigualdad al que venimos asistiendo no debería verse acrecido por una política climática que es, sin duda, imprescindible, pero cuyos costes no deberían golpear a los más débiles.

comentarios4WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 4

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Facior
A Favor
En Contra

En el siglo XVIII el científico sueco Celsius, ya dedujo que un cambio climático, originado más de cien mil años atrás, que había causado la elevación de la península escandinava por el deshielo. En este artículo

http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.170.941&rep=rep1&type=pdf

publicado en 1995 se afirma que ya hace milenios hubo un mayor densidad de CO2 en la atmósfera de la que hay ahora y ello favoreció el aumento de vegetación y de vida en la Tierra, pues no olvidemos que el CO2 es la única fuente de carbono asimilable por los seres vivos. La química de los seres vivos se llama química del carbono y el CO2 es la única fuente del mismo.

Pero ahora veamos hechos relacionados.

1) Los que más contaminan como China no aceptan imposiciones de nadie.

2) Los rusos están muy ilusionados por poder cultivar plátanos en Siberia el día de mañana.

4) Francia basó todo su avance en la energía nuclear y ha invertido millones en propaganda a favor de esa energía y demonizando el CO2.

5) El CO2 lo produce la combustión de petróleo, pero lo elimina la vegetación. Se castiga a quien lo produce, pero no se premia ni se tiene en cuenta a quien lo elimina cuidando los bosques.

6) El método más eficaz para imponerse a la sociedad es inventado un fin del Mundo y afirmando tener la solución. Hay que evitar que se maneje el cambio climático para justificar una dictadura económica.

7) Cuando se logra resolver los problemas en el lenguaje, se puede hacer todo lo contrario en la realidad y condenar al que lo denuncie. Por ejemplo, predicando que antes entraría un camello en el cielo que un rico, se pudo fingir ser pobre acumulando más riquezas que los faraones. Diciendo todos y todas, miembros y miembras se puede fingir ser feminista y así poder actuar como macho alfa.

8) Los coches híbridos, el CO2 que evitan cuando usan el motor eléctrico, lo producen cuando cargan las baterías usando el de gasolina.

9) Mientras no haya un gobierno mundial, todos firmarán acuerdos para no contaminar y nadie hará caso. Si hay un gobierno mundial, con uno solo que no haga caso estará involucrado todo el mundo.

Puntuación 15
#1
Herminio Ballesteros
A Favor
En Contra

Estimado Joaquín: ya lo sabemos por lo ocurrido con la política de Carmena: la prohibición de negar la entrada en el Anillo Central madrileño de vehículos sin etiqueta verde, sólo ha supuesto unas mejoras para los Más Ricos de la capital. Los pobres trabajadores -ahora con la bajada real de su sueldos o en paro- no podían comprar un nuevo vehículo "ecológico"; sólo pueden acceder al Centro de Madrid en medios públicos. Los ricos, que viven aquí o tienen sus negocios, podrán recibir las "mejoras ecologistas" en sus personas y bienes.

Carmena, ¿una "izquierdista"? sólo ha sido como la perfecta colaboradora de los Más Ricos.

Puntuación 14
#2
Heriberto AA
A Favor
En Contra

Los grandes negacionistas son los defensores de las "energías verdes". Lo mejor es la reducción al absurdo suponemos que se realizan todos sus planes. Entonces ¿qué sucederá con el clima? ¿Se detendrá por primera vez en 4500 millones de años y viviremos en una primavera eterna? ¿o seguirá variando como siempre lo ha hecho?

El cambió climático es una escusa para empresas que no son capaces de sacar nuevos productos y de políticos que necesitan salvar algo por razón de ser, y después de fracasar con el proletariado este es otra buena escusa.

Y para terminar como gimnasia mental es bueno colocar una foto con el cartel de Madrid Central con sus multas por entrar y los carteles que delimitaban la zona de solo blancos en Sudáfrica. O las pegatinas de los coches contaminantes con las Estrella de David que los judíos debía coser en sus abrigos.

Puntuación 13
#3
VIO
A Favor
En Contra

Es conocido que los que defienden los embalses de agua como reguladores del caudal de los ríos que reducen las inundaciones, aumentan la cantidad de tierras de regadío y, además, producen energía hidroeléctrica absolutamente limpia son franquistas, ya que el general Francisco Franco construyó muchísimos pantanos durante su larga etapa como gobernante de España. Pero realmente no acabo de entender el odio desmedido de los ecologistas por los pantanos, que pese a su descredito político no cabe duda que regulan el caudal de los ríos eliminando el riesgo inundaciones, aumentan la cantidad de tierras de regadío y, además, producen energía hidroeléctrica absolutamente limpia. En este punto y en otros da la sensación de que los ecologistas están paranoicos o carecen de cualquier tipo de formación.

Puntuación 19
#4