Opinión

Hacia el infierno fiscal: Helenización de España

El Gobierno se aleja del cielo y nos conduce de cabeza al infierno fiscal

Anda el respetable con la fatiga pandémica a cuestas y solo nos falta, de remate, que desde el Gobierno nos inoculen angustia vital. El cansancio psicológico de la población, de trabajadores, profesionales, autónomos, empresarios, pensionistas, amas de casa, chavales, adultos, mayores, vamos, de todos nosotros está en situación extrema. El desánimo cunde entre la población. Al presente grisáceo se suman los amenazantes nubarrones de una recuperación económica que se otea a largo plazo. Tengamos en cuenta que el PIB de España en 2020 está casi a la altura del PIB de 2016, pero también muy cerca del volumen de PIB del funesto año 2008. Así que en el mejor de los casos nos quedan tres o cuatro años por delante para que nuestra economía vuelva a los niveles del año pre-pandemia, 2019. Perspectivas realistas indican que hasta 2025 la economía española no retomará su velocidad de crucero. Si hasta ahora la embestida de la crisis económica causada por las medidas adoptadas para intentar paliar la pandemia ha sido tremenda, el camino que tenemos por delante está repleto de espinos que causarán todavía más cicatrices económicas. Todos andamos aturdidos por los golpetazos que soportamos y profundamente preocupados por el horizonte que se divisa.

En esta vida hay que saber un poco de psicología económica y también de psicología fiscal. Éste no es el momento oportuno para que desde el atril los ministros y ministras de turno nos endilguen sermones de más aumentos de impuestos, de reajustes en los tipos de IVA, de eliminación de exenciones, reducciones, deducciones y bonificaciones fiscales, con un garrotazo fiscal que suma varias decenas de miles de millones de euros. Y no es tiempo propicio para ello debido a que nadie en sus cabales ve clara la recuperación de nuestra economía durante 2021 ni en 2022. Acaso en 2023 empecemos a ver algo de luz. Por consiguiente, con ese escenario desgarrador, soltar la matraca de brutales subidas de impuestos zarandea a todo hijo de vecino.

Las desgarradoras cuentas públicas no pueden arreglarse flagelando al sector privado

Según los discursos que nos sueltan parece que las desgarradoras cuentas públicas de España solo tienen una vía de arreglo: que el Estado aumente más y más, y mucho más, sus ingresos a través de colosales subidas de impuestos. Y esto no es así. Lo que hay que podar, no recortar, lo que hay que bajar, y no simplemente retocar, es el voluminoso gasto público que se acerca a los 600.000 millones de euros, habiendo crecido en el último año en 63.000 millones y para más inri sin apenas gasto en políticas fiscales para contrarrestar la crisis derivada de las medidas restrictivas adoptadas por nuestros gobernantes. La tendencia del gasto público en nuestro país durante los últimos años ha sido más bien frívola, ajena a una realidad imperante y los gobiernos de turno han desperdiciado los positivos efluvios que emanaban en tiempos de bonanza económica para ajustar el descalabro de nuestras cuentas públicas. El descosido de las mismas, acumulando un déficit público de 2008 a 2020 de 948.708 millones de euros, equivalente al 85% de PIB de 2020, no ha sido por casualidad ni flor de un día, sino la consecuencia de un proceso degenerativo en la gestión de las finanzas públicas que, ahora, de golpe y porrazo pretende arreglarse flagelando al sector privado, cuando el desmadre está en el sector público y en la irresponsabilidad de quienes tendrían que velar por el bien común y actuar con las cautelas de un buen padre de familia gestionando la hacienda pública.

En definitiva, nos adentramos en un infierno fiscal donde somos nosotros los protagonistas en lugar de Tom Hanks, en un filme que no está dirigido por Steven Spielberg, y que apunta a helenización de nuestra economía en versión dura, es decir, con palos fiscales a discreción, exprimiendo hasta la saciedad a la economía privada. Y eso se anuncia cuando nos estamos arrastrando por un sufrido purgatorio económico, social y sanitario, agravado con siniestros toques políticos.

Por eso sería mejor que llegaran de una vez los "hombres de negro" como hicieron en su día en Grecia y depuren las obscenidades del inmenso gasto público de nuestro país. De no ser así, aquí no habrá recuperación mientras cronifiquemos el estigma de nuestras patéticas finanzas públicas.

comentariosforum14WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 14

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Nicaso
A Favor
En Contra

Estoy de acuerdo con usted pero las finanzas públicas que no intenten solucionarlas machacando a los jubilados que son muchos pero los más indefensos. Mire que hay grasa por limpiar pero me temo que nadie quiera mancharse las manos con ella. Como bien dice usted habrá que llamar a los hombres de negro porque no hay detergente que pueda con tanta suciedad.

Puntuación 57
#1
Usuario validado en Facebook
Pepe Cristiano
A Favor
En Contra

Muy buenas , Prof. de Liébana:

Yo en su día salí disparado de España hacía Suiza, donde estoy ahora, debido a la persecución de Hacienda que me trataba como un criminal, en tiempos aquellos de Montoro. Ahora con los socialcomunistas en el poder el cuadro debe parecerse al infierno de Dante sin maquillaje alguno.

Simplemente, profesor, ud debe saber ya que a los empresarios que nos dedicamos a la tecnología el ROI no nos sale por ningún lado: uds hagan las cuentas como quieran que no les sale abrir una empresa en España, los escenarios más optimistas (el negocio les va como un tiro, no hay más lockdowns, amortizan capital rápido, dan con los trabajadores idóneos en tiempo corto etc) nada ni un aún así, le sale siempre pérdidas y más pérdidas. Simplemente el más terrible problema que tiene España ahora mismo es que NO DEJAN CAPITALIZARSE a empresas de nueva creación por la maraña de regulaciones, controles, barreras , impuestazos etc etc

Por eso en Suiza ahora mismo nos vienen empredendores y startups algo desarrolladas ya escapando del infierno español: aquí estoy entre Zürich y München y el cuentagotas por el covid de españoles se está acelerando ahora.

Puntuación 62
#2
Prof Gay, por fin, ya pide Vd que intervengan la Hacienda española.
A Favor
En Contra

Prof Gay, por fin, ya pide Vd que intervengan la Hacienda española, ahora por favor hágalo con más contundencia; también el colegio de economistas, con Pich al frente, ha dicho que la gestión del desgobierno comunista ha sido nefasta, han tardado pero lo han hecho; unan Vds fuerzas, por favor, envíen una carta conjunta a la Sra Von der Leyen, una carta abierta, que la publique toda la prensa, que el público se entere de que la clase inteligente no está toda vendida a los comunistas; se lo agradeceremos infinitamente.

Puntuación 60
#3
Noooo
A Favor
En Contra

#2 Y que a los emigrantes españoles en Suiza, Alemania, etc no se les ocurra volver y menos repatriar sus ahorros NOOOOOOO, que no lo hagan, que vengan de vacaciones pero que mientras estén estos xxxx xxxxx Comunistas que no vuelvan, si lo hacen se arrepentirán.

Puntuación 38
#4
VIO
A Favor
En Contra

Ahora que la ministra comunista del Paro y vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz Pérez, ha propuesto hacer fijos de un plumazo a todos los funcionarios públicos contratados, les ha dado una gran alegría, pero veremos de donde se saca el dinero para pagarlos. También quiere acabar con los contratos temporales y hacer fijos, o fijos discontinuos, al primero que contrate una Pyme, algo que en una economía que en gran parte depende del turismo, actividad estacional donde las haya, no entra dentro del sentido común. Ya ve usted que hasta la gran empresa farmacéutica Grifols va a instalar su nueva planta en Andorra. El daño que la falta de inversiones productivas está ocasionando en nuestra economía no entra en las previsiones de la ministra del Paro ni en la de Hacienda. Les trae sin cuidado. Ellas siguen con sus mantras comunistas de hacer fijos a todo el mundo y de sangrar a las empresas hasta que mueran o se vayan de este infierno fiscal que usted menciona, pero quedan muy bien de cara a la galería de votantes agradecidos, y eso es lo único que les importa. Coja usted a una abogadilla de tercera fila, hágala por su amistad con Pablito y sus huestes renqueantes, ministra y vicepresidenta, y después veremos hasta donde suben las listas del paro y las colas del hambre. Pero no pasa nada, la propaganda machacona de Iván Redondo consigue que los estómagos agradecidos les sigan votando, aunque, eso sí, la inversión productiva vuele a otros países. España va reculando.

Puntuación 38
#5
FELIX
A Favor
En Contra

Me enseñaron de pequeñito que, cuando llega el momento de la batalla, la infantería siempre es la mayor sacrificada para vencer. La situación actual requiere de sacrificios para todos, lo tengo claro, pero, como me enseñó mi padre, si hay que pedir esfuerzos, tienes que dar ejemplo. No se puede exigir tanto esfuerzo fiscal a la población mayoritariamente sin antes presentar un plan para racionalizar las cuentas públicas y acabar con los despilfarros que invaden y colapsan nuestra economía.

Puntuación 46
#6
Usuario validado en elEconomista.es
Lacalagamur
A Favor
En Contra

Efectivamente, Don José María: "nadie en sus cabales ve clara la recuperación de nuestra economía durante 2021 ni en 2022. Acaso en 2023 empecemos a ver algo de luz". Es que el único que ve esa recuperación y la proclama a los cuatro vientos no está en sus cabales y debería estar encerrado en un frenopático por el bien de todos...

Puntuación 22
#7
Jose
A Favor
En Contra

Ay, ay, José María. Cómo devuelves ahora al redil a quien has dado y hecho votar "fiesta" durante 40 años, mientras sococavabas los cimientos del edificio. Al pensionista bienpagado, al colocado público, al funcionario del estado de su bienestar, al mangante político... Se ha construido un monstruo de sociedad que ha normalizado el vivir por encima de lo que la economía puede producir, con recurso a ingresos ni ordinarios ni sostenibles. Lo han normalizado los políticos para comprarse elecciones, cada cual recurriendo al recurso que prefiriera. A la venta de las fincas heredadas de paquito en la ciudad costera de Ini, a la subida de impuestos, a la deuda. Heredades de paquito ya no quedan. Los tipos ya no pueden bajar más (salvo adentrarse ya explícitamente en el expolio comunista), la deuda toca al techo permitido. Pero el monstruo está ahí, de frente, enormemente alimentado, más adoctrinado que nunca y más voraz que nunca. Entró por la puerta de atrás en 1978, todos rieron las gracias de su bondadosa y generosa sonrisa, disfrutando y conniviendo con la fiesta instaurada, mientras se alimentaba el monstruo que nos iba a comer. No llega ahora el problema José María. Lleva creciendo desde que el padre de familia que nos había defendido de él se acostó a dormir, llevándose con él la mala fama,......y la solvencia de España. Ahora nosotros penaremos la ruina, y conoceremos de frente al monstruo del que nos protegía. Y ya sin recursos ni haciendas que puedan esconder y edulcorar por más tiempo su verdadera naturaleza. Malos tiempos para el capital, José María. Malos tiempos se avecinan en esta tierra.

Puntuación 17
#8
francis
A Favor
En Contra

"Pedro Sánchez" Me pones 3 jamones 5 jotas, 10 botellas de chivas, unos pasteles de mandarina de cava y 50 platos mas que hoy tenemos visita y viene Alberto Fernández de Argentina y somos progresistas y no vamos a comer lo mismo que los fachas.

Puntuación 13
#9
Usuario validado en Google+
Pol Plançon
A Favor
En Contra

Efectivamente, Don José María: "nadie en sus cabales ve clara la recuperación de nuestra economía durante 2021 ni en 2022. Acaso en 2023 empecemos a ver algo de luz". Es que el único que ve esa recuperación y la proclama a los cuatro vientos no está en sus cabales y por el bien de todos debería estar encerrado en un frenopático en vez de (des) gobernando desde La Moncloa...

Puntuación 13
#10
juanillo
A Favor
En Contra

Pues estoy llegando a la conclusión de que el régimen que finalizó en 1975 no lo hacía muy mal en la economía. En 1982 los del TODO PARA EL PUEBLO, bien apoyados por la socialdemocracia alemana, empezaron el desmantelamiento del sector industrial español. Actualmente en USA uno de los estados que peor lo están pasando es el turístico si industria llamado Florida.

Puntuación 6
#11
Javier
A Favor
En Contra

Buenos días, me parece todo muy bien, pero lamento comunicarle que nuestra nobleza (politicos) y sus acólitos o colaboracionistas (funcionarios) no están por la labor, la prioridad de todos ellos, de cualquier color, es que no nos auditen ni nos controlen.

De hecho, recuerda Ud. alguna ley, decreto que vaya en el sentido de controlar las cuentas publicas y sus recursos???

Un saludo, suerte a todos

Puntuación 6
#12
jm
A Favor
En Contra

Los excesos de deuda se solucionan con insolvencias o con inflación. Como quieren limitar las insolvencias con políticas de rentas y crecimiento del balance de los bancos centrales, sólo nos queda la inflación. Esta inflación se concreta con subidas de impuestos para todos, por lo que queda menos renta disponible para consumo e inversión privada. Las mentalidades de izquierda han descubierto que si van subiendo impuestos van pagando sólo los que les va quedando margen para hacerlo, y ellos se lo dan a sus amigos con políticas de sueldos públicos; es en cierto modo, una redistribución de rentas de los que pueden pagar hacia sus electores potenciales. Si para esta mentalidad ser rico es tener una vivienda y un coche pagados, sólo el BCE tendrá la llave de que suba la prima de riesgo y los tipos altos pongan a cada uno en su sitio. Los ajustes o reformas no vendrán hasta entonces. Dicho esto, cuantas más personas dependan de cobrar del Estado, más oiremos rechinar los dientes de estos perceptores porque hay muchos perceptores para tan poco "cash". Qué pereza. Por los empresarios no preocuparse, saben cuál es el juego y si les subes los costes y el margen no es suficiente para mantener la actividad, eliminarán puestos de trabajo y si así no es suficiente, venderán o liquidarán la empresa. Más rechinar de dientes. Tendremos que acabar indexando los sueldos públicos al PIB per cápita mediante un factor, que éste sí puede ser fijo; no tiene sentido financiero que un sueldo público ronde los 30.000 euros al año tanto si el PIB per cápita es de 30.000$ al año como si pasa a 20.000$ al año. Los sueldos fijos "asegurados" sólo tienen sentido en economías cuyo PIB per cápita es creciente. En cuanto a pensiones, no preocuparse, un sistema de reparto no puede quebrar; lo que habrá que indexar es la prestación, que no puede ser asegurada si no sabes cuándo vas a ingresar en cotizaciones si éstas menguan. O sí, pero si a cambio te suben el resto de impuestos (Ibis, Patrimonio, inflaciones en productos y servicios) el efecto es el mismo para el perceptor: lo que me das en una mano, me lo quitas en la otra, bastante absurdo.

Puntuación 1
#13
Me lo expliquen
A Favor
En Contra

Me gustaría que me explicaran por qué el pueblo vota a la izquierda.

Puntuación 1
#14