Opinión

Preocupación política, inquietud económica

La actuación de los políticos añade más incertidumbre y dudas a la crisis del Covid

Para muchos economistas la gran preocupación es la actual situación política, más que la propia crisis y las aristas peliagudas que presenta el mercado laboral, con el paro oficial a la cabeza y el real en mente, porque entre desempleados que efectivamente computan, personas en Erte, autónomos sin actividad y personas que necesitan un empleo que no pueden buscar dada la inactividad del mercado, sumamos una cifra considerable de españoles sin trabajar que eleva la tasa de paro por encima del 20%. Además, se constata como los odiosos, aunque forzosos, expedientes de regulación de empleo (ERE) se empiezan a disparar y compañías gigantes de diferentes sectores, desde el financiero al industrial pasando por servicios y comercio, están acometiendo un ajuste de sus plantillas. Las consecuencias económicas de la plaga vírica nos están llevando a un escenario inimaginable hace doce meses que, además, obliga a un sinfín de empresas a redimensionar sus estructuras, prescindiendo de efectivos, ante lo que es y será un remodelado contexto operativo.

Las ayudas estatales son una birria, lo del dinero de Europa para la reconstrucción está muy verde – el propio Banco de España difiere sus efectos para 2022 y presume que en 2021 apenas serán perceptibles -, de exoneraciones fiscales y cotizaciones sociales, nada de nada y, repetimos otra vez, lo de la vacunación no funciona como sería deseable.

No obstante, todos confiamos en que durante los próximos meses veremos atisbos de reanimación y que, si las previsiones se confirman, el segundo semestre de 2021 será el de la esperanza. Ojalá que al doblar la primera mitad del año veamos las cosas de otro color.

Ahora bien, para que un halo de optimismo entre en nuestras vidas hay algo imprescindible: que el panorama político denote estabilidad, una cierta paz, y, sobre todo, ver a nuestros políticos enfrascados en la tarea y responsabilidad de que nuestro país salga de estos fangos en los que estamos metidos.

La clase política debe dejar la palabrería y las ensoñaciones y pasar a la acción

Si los economistas e incluyo también a empresarios, directivos, ejecutivos, profesionales, autónomos y, en suma, a todos quienes trabajamos, vamos, los currantes de este país, observamos que el desasosiego principal es la situación política y la falta de empatía de la clase política con el mundo real y empresarial, recuperarnos será mucho más difícil. Porque la economía no solo es cuestión de números, de sumas y de restas, sino también de desenvolverse en un marco de plena confianza, de estabilidad, de comprensión y hasta de estado de ánimo, de multiplicar y no de dividir, de empatizar y no generar rencores. Y el dinero del Estado y de Europa no solo tiene que servir para digitalizar y ecologizar este país; también para viabilizar a nuestras empresas que hoy están zozobrando.

Las ayudas a las empresas son una birria y el dinero de Europa está aún muy verde

Y en estas, nos hemos de preguntar si tanto terremoto político a nivel estatal y regional, ¿suma o resta en favor de la economía? Si a España la observan con lupa desde Bruselas, Frankfurt, Washington, mientras cunde la preocupación por el inquietante rumbo que sigue nuestro país y que empece el acontecer económico, planteando serias dudas, solo faltaba, de remate, más inestabilidad autonómica. Flaco favor el de nuestra clase política que agita aún más nuestra fragilidad económica.

En 2020, España fue el país avanzado con mayor caída de su PIB (-11%), más que Argentina. Esa caída, obviamente, sacude al tejido empresarial. Y así, el desastroso 2020 ha golpeado las cuentas de las grandes compañías españolas del Ibex que, si en 2019 ganaron en conjunto 28.140 millones de euros, en 2020 perdieron 8.061 millones. Las compañías vinculadas al turismo, o sea, aerolíneas, hoteles y viajes han sufrido un mazazo. Algunos bancos, primordialmente a causa de las dotaciones para provisionar los efectos de la crisis y por el reflejo de deterioros de inversiones en filiales en países extranjeros, saldaron 2020 con pérdidas. En cambio, y entre otras, empresas del sector energético, como Iberdrola y Endesa, han cerrado 2020 con beneficios, también Telefónica y CaixaBank. E Inditex ha logrado sortear el horrible 2020 ganando 1.104 millones de euros, con ventas de 20.402 millones e incrementar en un 77% su negocio online que representa ahora un tercio de sus ingresos. Y mensaje subliminal y contundente de Pablo Isla, presidente de Inditex: España no se puede quedar solo en los fondos europeos, sino que somos nosotros los que debemos hacer las transformaciones internas necesarias para hacer de nuestro país una economía competitiva del siglo XXI. Desde marzo de 2020 a hoy, ¿hemos hecho algo en este sentido o solo hablar del maná europeo que lloverá o igual no llueve? Así que menos política y más economía, menos palabrería y ensoñaciones y más pasar a la acción.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manolo
A Favor
En Contra

Admirado profesor, como siempre, absolutamente de acuerdo.

En esa generalidad de "...más economía y menos política...", puntualizaría lo que nadie quiere escuchar ni por supuesto practicar (y que a mí me ha dado un resultado excelente en lo personal): más austeridad para poder disfrutar del bienestar.

Pero no podemos pretender cosechar sin haber sembrado, queremos bienestar pero no somos ricos. El gobierno habla de subvencionar (con deuda) lo insubvencionable y a cambio crea estómagos agradecidos que sustentan este "sin Dios". Se consigue enmascarar al productor y se compite deslealmente con empresas zombies dopadas injustamente por el Estado (con el dinero de empresas rentables competidoras de éstas) y que al final son más carga con deuda ya contraída.... no puedo ser optimista con esta mala e inevitable gestión. ¿Qué cerebros o técnicos están decidiendo tan trascendentes y malas acciones? Estamos en manos de lo que votó la mayoría, que volverá a votar (desmemoriada como es) y lo sufriremos todos. Desesperante.

Necesitamos adoptar posturas de austeridad y decisiones dolorosas, para hacernos fuertes y poder generar en consecuencia un bienestar duradero. ¿Quién será ese gobierno valiente?

Puntuación 22
#1
Nicaso
A Favor
En Contra

Espere usted con los brazos cruzados D. José María si espera que todos estos se unan para sacar a flote este barco que cada vez se hunde más. Aquí se vende humo a precio de oro y se pretendo convencer al ciudadanito que es el mejor humo del mundo.

Más vale que me equivoque pero esto se encamina a un default a medio plazo porque el país está desarmado para afrontar tanto gasto con un déficit crónico y una deuda que asusta. Los impuestos desgraciadamente no pueden aumentar más. La doble imposición se está imponiendo y uno ya no sabe si sus ingresos le darán para satisfacer tanto pago fiscal. En fin, que nos estamos muriendo de tanto éxito.

Un saludo virtual caballero.

Puntuación 10
#2
Usuario validado en elEconomista.es
Norlingen
A Favor
En Contra

Que viene el lobo......pero la realidad es que la jauria ya esta haciendo estragos

Muy en desacuerdo cin el diagnostico poruqe lo veo en una linea con unos tintes quimericos alarmantes....en la linea de ese bucolico bucle atemporal que volveran los viejos tiempos....y claro todos a los bares de turno, con sol y playa para la borrachera.....

Eso se ha ido para no volver......el desmadrado sector servicios se ha caido con todo el equipo.....toca reinvertarse y crear un modelo economico nuevo porque este que fue parido por los tecnocratas de su Excelencia al alimon con FMI y OCDE en los mediados del siglo pasado se ha ido al GARETE......por no renovarlo poco a poco

Y sin reforma de lo publico....eliminacion CCAA, 75% o mas aytos, desaparicion de dobles o triples organismos duplicados, entes, sociedades publicas, asesores, pagas, subvenciones, casa por la cara y todo lo que se me olvida......el default es INEVITABLE.....si no lo es ya...Si no lo hacemos nosotros ordenamente con cabeza vendran los de negro con las motosierras ( ver Grecia).....

Y ojala estuviera equivocado...ojala

Puntuación 6
#3
Ansón
A Favor
En Contra

La pandemia Covid-19 ha enmascarado la realidad de lo que ha supuesto para España la pésima gestión económica. La nación se tambalea y cuando desembarque la ayuda europea solo será un parche circunstancial. Al mejor estilo del frentepopulismo, el Estado y algunas Comunidades Autónomas han incrementado de forma disparatada el gasto público sin el menor síntoma de reconocimiento de los errores cometidos. En medio siglo no se había conocido un derrumbamiento similar al que ha presidido el César monclovita, el cual continúa despilfarrando los impuestos que sangran a los españoles, con un gasto público inacabable y sin límites.

Puntuación 2
#4
Prof Gay, por favor, dígalo.
A Favor
En Contra

Prof Gay, por favor pida que la Comisión Europea ponga en marcha YA el rescate de España, que la gente sepa que ya hay un plan de desconectar Moncloa, diga por favor que estos comunistas están arruinando España adrede, siguiendo los designios de su amo, Soros, que quiere dinamitar el Euro. Francamente, a sus artículos les falta un enfoque proactivo, qué le pasa ? también Vd tiene miedo a los comunistas ?.

Puntuación 1
#5
gifcovidverdepaseando
A Favor
En Contra

¿y que es de la ciencia? pregunta reportero ¿la ciencia puede librarnos de la contaminaciona tomosferica calentamiento global coronavirus, explosiondemografica y crisisenergetica? respondepor supuesto con tiempo y dinero resolveremos cualquier cosa ¿cuanto tiempo? de 25 a 300 años upa¿quedabastantetiempo?

Puntuación 0
#6