Opinión

Desafíos y riesgos tras un año de crisis

La esperanza que el mundo necesita

Actualmente nos enfrentamos a tres desafíos globales: una crisis de COVID, una crisis climática y una crisis de cooperación internacional. La crisis del coronavirus ha llevado a todos los gobiernos del mundo a afrontar este desafío global, cerrando voluntariamente sus economías y reduciendo la actividad económica para detener la propagación del virus.

Por poner solo un ejemplo, los gobiernos prohibieron todos los viajes internacionales no esenciales. El número de pasajeros de Ryanair cayó un 80% durante el último año. El próximo verano, Ryanair espera volar hasta el 70% del número de pasajeros de 2019 debido a las vacunas COVID-19. Estos números son muy optimistas, ya que el proceso de implementación de la vacunación ha sido muy lento y las vacunas actuales pueden no ser efectivas para todos los tipos de coronavirus. Una nueva ola de infecciones podría estallar en cualquier momento durante los próximos años.

El mundo se encuentra actualmente en una profunda recesión y el FMI prevé que la economía mundial no se recuperará por completo hasta después de 2023. Históricamente, podríamos comparar esta emergencia económica con una guerra militar. Los gobiernos están movilizando todos sus recursos y utilizando todos sus poderes para luchar contra la pandemia. A diferencia de una guerra, la pandemia de coronavirus no destruye el capital físico.

En contraposición de la crisis financiera, la del coronavirus no es una crisis de deuda y, por lo tanto, no tendremos que gastar cantidades excesivas de dinero público para rescatar a los bancos. Para enfrentar el desafío del coronavirus, los legisladores deben evitar repetir el error de la crisis financiera de 2008, retirando el apoyo fiscal a la economía antes de que se haya recuperado por completo.

El daño económico de esta crisis del coronavirus recae sobre personas y empresas. Los costes económicos han sido mayores para los jóvenes, los no cualificados, los desempleados y los trabajadores de primera línea, ya que los planes de empleo, educación y formación se han visto gravemente alterados. Incluso los graduados con un alto nivel educativo tienen dificultades para encontrar un trabajo.

Como dijo Mario Draghi en su primer discurso como líder del nuevo gobierno de unidad nacional de Italia, el desafío es "Cuidar a los que están sufriendo ahora, a los que están perdiendo sus trabajos o se verán obligados a cerrar sus negocios". En estas traumáticas condiciones económicas, los gobiernos son los únicos actores económicos que pueden brindar una seguridad social efectiva y generar demanda a través de políticas de estímulo fiscal. Según el FMI, tendremos que aplicar diferentes políticas durante las tres fases de la crisis del coronavirus.

En la fase de confinamiento, la crisis del coronavirus es una crisis de liquidez. Los gobiernos deben brindar apoyo económico para garantizar que las personas y las empresas tengan suficiente efectivo durante el período de confinamiento. Transferencias de efectivo, ayudas al trabajo de corta duración, prestaciones por desempleo, tipos de interés bajos y diferimiento temporal de impuestos y pagos de la seguridad social. Estas políticas fiscales son las herramientas más efectivas a corto plazo para combatir la pandemia.

Durante la fase de reapertura, las políticas fiscales deberán ser más específicas y proporcionar incentivos para que la gente vuelva a trabajar. Esto incluye financiación para la educación y formación de los trabajadores y apoyo financiero para las empresas que se recuperarán tras la crisis del coronavirus. Durante la fase posterior al COVID, necesitamos una inversión pública masiva, ya que los inversores privados dudan en invertir en tiempos de gran incertidumbre económica. Cuando las economías no invierten, se quedan atrás y pierden su capacidad de innovar.

Silicón Valley tiene la capacidad de alterar las industrias antiguas y crear otras nuevas. China tiene la capacidad de transformar productos y servicios costosos y hacerlos más asequibles. Europa necesita inversiones públicas para que las empresas puedan aprovechar oportunidades tecnológicas específicas, especialmente la tecnología verde.

Los gobiernos de la UE han aprobado 750.000 millones de euros para el llamado programa de recuperación Next Generation EU para luchar contra la crisis del coronavirus. España, una de las economías más afectadas por la crisis del coronavirus, con una caída del PIB del 11% en 2020, planea usar 140 mil millones de euros en fondos de recuperación del coronavirus de la UE para transformar su economía.

La tarea del gobierno es utilizar las palancas del gasto en investigación y desarrollo, educación y formación, regulación, incentivos e impuestos para ayudar a las empresas españolas a digitalizar y reducir las emisiones de carbono.

El FMI advierte a los gobiernos que deben reducir las emisiones netas de carbono a cero para 2050 y este objetivo requiere una combinación de inversiones ecológicas anticipadas, una financiación agresiva de la investigación y el desarrollo y un compromiso creíble a largo plazo con el aumento de los precios del carbono. El desafío de los gobiernos para enfrentar la industria de los combustibles fósiles y los puristas ecológicos, que abogan por el fin de los mercados, el capitalismo y el crecimiento económico.

La administración Biden en los EEUU. aprobó un paquete fiscal de 1,9 billones de dólares para abordar la crisis del coronavirus y construir una economía más sostenible. Una economía mundial sostenible se basa en una combinación de tecnologías de resolución de problemas y políticas cooperativas. Sin la cooperación entre los cinco principales actores económicos: China, Estados Unidos, la UE, India y Japón, no es posible una economía mundial sostenible.

La esperanza pasa por la tecnología productiva y la cooperación internacional

China no es la Unión Soviética porque es una superpotencia económica y militar mundial. Estados Unidos no puede aislar a China ni puede aplicar una estrategia de contención. En 2050, la economía china podría ser más grande que la combinación de la economía de EE. UU. y la UE. Estados Unidos y la UE deben competir con China y cooperar con China.

Para detener la COVID, todos los países necesitan una vacuna. No es el momento de la propaganda nacionalista, ya que el nacionalismo de las vacunas daña a todos y no protege a nadie. Estados Unidos, la UE y China deben cooperar para garantizar que todos reciban una vacuna y prevenir aún más virus mortales en el futuro.

Todos estos desafíos implican graves riesgos. Si Estados Unidos y China se niegan a cooperar, podrían caer en la trampa de Tucídides. Históricamente, cuando una potencia en ascenso (China) desafía a la potencia establecida (EE. UU.), tiende a terminar en conflicto. Tanto Estados Unidos como China requieren una cooperación profunda y compromisos dolorosos para evitar una guerra futura entre estas orgullosas superpotencias.

También existe un riesgo económico cuando los gobiernos piden préstamos masivos, pero no usan esos fondos de manera productiva. El estancamiento económico conduce al desempleo y al populismo. Los partidos políticos de extrema izquierda y extrema derecha llegan al poder y culpan a la globalización, el comercio internacional, las élites corruptas y los extranjeros. Los trágicos errores económicos tienden a remontarnos a los problemas económicos y políticos de los años treinta.

El apoyo fiscal a la economía debe mantenerse hasta su total recuperación

Por último, pero no menos importante, existen riesgos financieros. Ya estamos viendo una rotación en las preferencias de los inversores en los mercados financieros. Las tasas de interés muy bajas y la liquidez excesiva han llevado a los inversores a vender bonos estadounidenses y comprar acciones para proteger sus carteras contra el aumento de la inflación. Los inversores están preocupados por la excesiva impresión de dólares por parte de la Reserva Federal, y están vendiendo dólares y comprando criptomonedas como bitcoin.

El temor es que la combinación actual de política monetaria laxa y política fiscal generosa promueva la asunción de riesgos excesivos y provoque burbujas en los precios de los activos. Las burbujas financieras finalmente estallan y desaceleran el crecimiento y el progreso económicos durante años. La única esperanza real para el mundo son las soluciones tecnológicas productivas y las políticas cooperativas internacionales.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin