Opinión

No hay tiempo que perder ante el cambio climático

Con reducir las emisiones no basta. Bill Gates reclama más esfuerzos ante el reto del cambio climático.

El mundo cambió mucho desde que empecé a estudiar el cambio climático. Ahora sabemos más y hay un mayor consenso sobre el problema, aunque para mucha gente aún es difícil aceptar que solo con reducir las emisiones contaminantes, en vez de procurar eliminarlas, no basta. También es difícil aceptar el grado de innovación necesario para hacerlas desaparecer: básicamente, se requiere reconvertir el sector energético, la mayor industria del mundo. En mi libro Cómo evitar un desastre climático explico los motivos que me convencieron y espero que tengan el mismo efecto en otros. Insto a los ecologistas a continuar con su llamamiento para eliminar las emisiones y para que logremos reducciones significativas en ellas que nos conduzcan a ese punto.

Sin duda, el libro no está dirigido específicamente a los escépticos sobre el cambio climático, pero espero que los convenza de que debemos invertir seriamente en las energías limpias. Los países que más impulsen la innovación en este campo contarán con una nueva generación de empresas revolucionarias, junto con todos los puestos de trabajo y la actividad económica que las acompañarán. Por eso es inteligente invertir en ello, incluso si uno no está convencido plenamente de que los humanos estamos causando cambios en el clima que tendrán consecuencias catastróficas si no les ponemos freno.

Los confinamientos vinculados a la reciente epidemia nos han mostrado que no basta simplemente con la reducción el tráfico aéreo o terrestre: necesitamos una innovación masiva para que la gente pueda volar, conducir sus coches y participar en la economía moderna de forma más sostenible. Este es un desafío aún mayor que el de la producción y distribución de las vacunas contra el Covid (la mayor campaña de salud pública en la historia).

Será necesaria una cooperación semejante a la que la amenaza sanitaria estimuló entre los Gobiernos en todos sus niveles y con el sector privado. Y así como todos tenemos que colaborar usando mascarillas y manteniendo la distancia de seguridad, también debemos hacerlo para reducir las emisiones. El ciudadano medio también puede promover hábitos que aceleren la transición para alcanzar el nivel cero de emisiones a través de la compra de productos con nulas o bajas emisiones de dióxido de carbono, como automóviles eléctricos o incluso hamburguesas elaboradas con vegetales. Así atraerán más competencia hacia esas innovaciones y, en última instancia, llevarán a que producir de forma ecológica resulte más barato.

He visto de primera mano la forma en que las inversiones en I+D pueden cambiar el mundo. Las investigaciones patrocinadas por el Gobierno de EEUU y las empresas de ese país hicieron posibles los chips e Internet, lo que dio lugar a una energía emprendedora sin precedentes para cimentar la industria de los ordenadores personales. Del mismo modo, el esfuerzo del Gobierno de EEUU para mapear el genoma humano produjo avances revolucionarios en el tratamiento del cáncer y otras enfermedades mortales.

En el ámbito de la lucha contra el cambio climático, también he presenciado trabajos sorprendentes. Breakthrough Energy Ventures, el fondo privado que creé con varios socios, ha invertido en más de dos docenas de empresas que trabajan para producir cemento y acero, generar y almacenar grandes cantidades de electricidad limpia, criar animales y cultivar plantas, transportar personas y productos por todo el mundo, y calentar y refrigerar nuestros edificios con emisiones bajas o nulas de dióxido de carbono. Muchas de estas ideas no tendrán éxito, pero las que sí lo tengan podrían cambiar el mundo.

Con reducir las emisiones contaminantes no basta, es preciso que desaparezcan

Insisto en que debemos innovar tanto en las políticas como en la tecnología. Como menciono en el libro, la lucha contra la contaminación atmosférica ya ofrece un excelente ejemplo. La llamada Ley del Aire Limpio de EEUU fue muy eficaz para reducir la emisión de gases venenosos. Ahora tenemos que dedicar todos los esfuerzos a escala mundial, relacionados con las políticas y la tecnología, a la eliminación de esas emisiones. Mi equipo en Breakthrough Energy trabaja duramente para desarrollar y promover políticas audaces que nos permitan alcanzar las metas ecológicas en el mundo.

Estamos hablando de una reconversión de la totalidad del sistema energético mundial a una velocidad sin precedentes. Las inversiones del sector privado por sí solas no tendrán éxito a menos que contemos con condiciones de mercado que premien la innovación y permitan que las tecnologías limpias sean competitivas. Necesitamos que los Gobiernos creen ese entorno.

El reto es la rápida reconversión de la totalidad del sistema energético mundial

También por esto hablo de la innovación no solo en tecnología, sino también en la política y los mercados. Necesitamos que los políticos piensen de forma creativa acerca de la manera correcta de impulsar la innovación en energías limpias, fomentar la igualdad de oportunidades y acelerar la transición energética.

Un reto extremadamente importante lo plantea el hecho de que los países con ingresos bajos y medios demandarán más energía en las próximas décadas, a medida que salgan de la pobreza. Esos países solo usarán energías limpias si son tan baratas como los combustibles fósiles en la actualidad.

Los Gobiernos de los países desarrollados y sus empresas deben preguntarse qué pueden hacer para que la transición a las energías limpias resulte asequible para el mundo en su totalidad. La inversión en I+D y las demás políticas deben orientarse hacia esta meta. Muchas de las empresas en las que estoy invirtiendo trabajan en ideas que serían asequibles en los países con rentas reducidas.

Tenemos aún margen para evitar una catástrofe climática global. Como expongo al final del libro, soy razonablemente optimista porque he visto lo que la tecnología puede lograr... y lo que la gente puede lograr. Lo que necesitamos es dedicar la próxima década a establecer las políticas, tecnologías y estructuras de mercado correctas para que la mayor parte del mundo logre reducir las emisiones a cero para 2050. No hay tiempo que perder.

(Artículo basado en la entrevista de Bill Gates con la excomisaria europea Connie Hedegaard en febrero de 2021)

Project Syndicate

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

Me pregunto por qué Bill Gates no incluye entre sus bestias negras el boom de la natalidad en los países poco desarrollados como son en su mayoría los africanos. Esos nacimientos sin precedentes no solo van a llevar a una desforestación completa y a una extinción de la vida salvaje, sino que movidos por el hambre se van a producir unos enormes flujos migratorios que acabaran destruyendo las sociedades envejecidas como las que hoy hay en Europa. Se espera que en los próximos 30 años, de los 500 millones de personas que nazcan en África, unos 150 emigraran a Europa. Además, en Estados Unidos también habrá una sustitución gradual y constante de la raza blanca dirigente anglosajona por otras de diferentes colores que son mucho más prolíficas. Este sí que va a ser un reto enorme, que puede llevar a acabar con lo que hoy llamamos civilización, que será sustituida paulatinamente por otra diferente y mucho más caótica. Tal como propugna la teoría de la selección natural, al final se imponen las especies que tienen más hijos y están mejor adaptados. Por tanto, Bill Gates, ponte a trabajar para detener el boom de la natalidad o ese número descontrolado de humanos en continuo crecimiento exponencial va a acabar con la vida en el planeta tierra.

Puntuación 8
#1
Alberto Lamata
A Favor
En Contra

De acuerdo con el comentario anterior.

De paso querría añadir un comentario para el señor Bill Gates, aunque muy probablemente no se enterará; y es que lea un poco de historia. Esa historia que no parece conocer cuando dice que la producción y distribución de las vacunas contra el Covid es la mayor campaña de salud pública en la historia.

Si sigue mi consejo, se enterará de que hubo una vez una campaña de vacunación – la llamada Operación Balmis - que fue una extraordinaria odisea, que se prolongó desde el año 1803 hasta el año 1806 y que se desarrolló por todo el mundo; mediante la cual se creó una una organización que fue capaz de vacunar de forma masiva a la población y gracias a la cual se pudo frenar el terrible azote de la mortífera viruela.

Edward Jenner, creador de la vacuna, dijo que no cabía imaginarse que en la memoria de la historia hubiera un ejemplo de filantropía tan extenso y noble como aquel, teniendo además en cuenta que todo se hizo sin ningún móvil económico, según fue dispuesto por el rey Carlos IV.

Puntuación 6
#2
Usuario validado en elEconomista.es
ilegalizacioncomunistasysociatas
A Favor
En Contra

#3

Todo el alarmismo climático se basa en la teoría fundamental inválida del cambio climático de las Naciones Unidas (IPCC):

Las emisiones humanas de CO2 causaron todo el aumento de CO2 atmosférico por encima de 280 ppm y desde 1750.

He aquí por qué la teoría central del IPCC no es válida.

El IPCC afirma que los eventos climáticos brindan "evidencia extensa" de que las emisiones humanas causaron los eventos. Pero los eventos no pueden probar su causa.

El IPCC asume que su propia teoría central es verdadera para argumentar que su teoría central es verdadera. Este es un razonamiento circular inválido.

El IPCC dice que su teoría central es "incontrovertible". Pero el método científico dice que la evidencia no puede probar que una teoría sea verdadera. Al contrario, solo un error puede probar que una teoría es falsa.

La teoría central del IPCC dice que el CO2 humano y el natural actúan DE MANERA DIFERENTE: el CO2 humano "se adhiere" a la atmósfera mientras que el CO2 natural sale de la atmósfera. Esto es imposible porque todas las moléculas de CO2 son IDÉNTICAS.

La correlación entre las emisiones anuales de CO2 humano y los aumentos anuales de CO2 atmosférico es cero, lo que prueba que la teoría central del IPCC es falsa.

Los datos de niveles históricos de CO2 de los estomas de las hojas demuestran que la teoría central del IPCC es falsa.

El ciclo del carbono humano del IPCC no es una deducción científica. Es simplemente una réplica de la teoría central del IPCC y no es compatible con el ciclo del carbono natural del IPCC. Esto prueba que la teoría central del IPCC es falsa.

Además, los datos preliminares sobre la pequeña reducción en 2020 del CO2 atmosférico causada por la reducción de las emisiones humanas en 2020 también demuestran que la teoría central del IPCC es falsa.

Demostración científica:

http://www.sciencepublishinggroup.com/journal/paperinfo?journalid=298&doi=10.11648/j.ijaos.20190301.13

Cuatro trabajos que desmontan la estafa del CO2 humano como perjudicial:

https://drive.google.com/drive/folders/1U5MmvldPsJC2euF4AIwE_XQmzwGktqEG

Puntuación -1
#3
Usuario validado en elEconomista.es
ilegalizacioncomunistasysociatas
A Favor
En Contra

https://drive.google.com/file/d/1O5ddW0y6x7n0GCqNvpZa_HO50tqmVwL0/view?usp=sharing

La eólica y solar son la mayor estafa del siglo a los españoles. En el primer gráfico se constata la correlación descarada entre capacidad instalada de eólica y solar y el precio de la electricidad doméstica.

En el segundo, la subida del precio desde 2007, más de un 70%, cuando el IPC ha subido un 14% (con el agravante de incluir la electricidad, sin la cual sería mucho menor).

Es un crimen impuesto a las clases medias y pobres en nombre de la mayor mentira de la Historia: que el CO2, el gas de la vida, es perjudicial.

Y mientras, cierran las nucleares que emiten CERO CO2, es la electricidad más barata y la más segura y limpia, demostrando esta mentira.

Políticos criminales.

https://drive.google.com/file/d/1E3f5K9LSGuMFF8_gLQ7q6P-3mTjagnwP/view?usp=sharing

Puntuación 3
#4
plenilunio
A Favor
En Contra

Un personaje cada día más repudiado. Se le está poniendo cara de George Soros.

Puntuación 8
#5
forrest gump
A Favor
En Contra

2 D. Alberto Lamata, reciba mi mas cordial enhorabuena por el recordatorio al doctor Don Francisco Javier de Balmis y Berenguer (Alicante 2 diciembre 1753 -- Madrid 12 febrero 1819)

Puntuación 5
#6
Usuario validado en elEconomista.es
jgalesco
A Favor
En Contra

El verdadero peligro para la Humanidad no es el calentamiento global, sino el enfriamiento global que nos pueda llevar a una glaciación. Los aprendices de magos como el Bill Gates este nos pueden llevar a una verdadera hecatombe que nos reenvíe al neolítico.

Puntuación 0
#7